11 de abril de 2011

Mantis

En vista del éxito final de nuestra ooteca y de las pequeñas ninfas de mantis que surgieron de su interior, voy a mostraros su interesante mundo y ciclo vital; creerme, no os decepcionarán estas pequeñas.

Primeramente decir que el término "mantis" se aplica a todo insecto mantodeo de la familia Mantidae y que incluye 15 especies diferentes, cada una de ellas con varias subespecies, algunas más curiosas de lo que cabe imaginar. De modo que su clasificación en el reino animal según Linneo es la siguiente:

Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Mantodea
Familia: Mantidae
Subfamilia: Mantinae
Tribu: Mantini
Género: Mantis

Como todos hemos oído hablar de las Mantis Religiosas (las dos imágenes inferiores) y son las que se encuentran por excelencia en nuestra Península Ibérica (y en Europa en general) serán las elegidas para generalizar un poco este amplio abanico de posibilidades, citando algunos otros tipos de mantis también muy conocidas, aunque fuera de nuestras fronteras.

Características y comportamientos de las mantis Características físicas
Son insectos de tamaño variable dependiendo de la especie, pero por lo general son de un tamaño mediano, de tórax alargado y largas patas, siendo las delanteras algo más gruesas y especializadas para la caza (aserradas) que el resto. Sus dos ojos son grandes en comparación con el tamaño de su cabeza, compuestos, con otros tres ojos simples entre medias; su visión es excelente. La movilidad de su cabeza es parecida a la nuestra, pudiendo girar hasta 180º. Como curiosidad, decir que es el único animal que cuenta con un único oído, el cual está situado en su tórax.

El color de su cuerpo viene determinado por su hábitat, de ahí que podamos encontrar mantis del mismo tipo pero de diferente color. Algunas van más allá, llegando a imitar o simular texturas y colores del suelo o flores (Mantis Orquídea) que, junto con una gran inmovilidad, pueden hacer que pasen desapercibidas de sus depredadores y de sus presas.
Comportamiento y alimentación
Son animales solitarios, excepto en la época reproductiva, en la que los machos pueden pelearse con otros por los favores de la hembra (la cual emite feromonas para atraerles), más grande en tamaño que cualquiera de ellos. Es también muy conocida la ferocidad de las mantis incluso en plena cópula, en la que el macho es devorado por la hembra (empezando por la cabeza) y, a pesar de ello, éste sigue inoculándole su esperma. Pero no todo ocurre porque sí, y es porque la hembra necesitará una alta cantidad de nutrientes para poder poner sus huevos.

Suelen vivir alrededor de un año (el macho muere tras la cópula a manos de la hembra y ésta un tiempo después de poner sus huevos) y mudan de piel unas 6 veces antes de convertirse en adulto; para ello, suelen colgarse de una ramita u hoja, quedando inmóviles y a merced de los depredadores.

El que las hembras devoren a los machos hace ver que pueden llegar a ser caníbales, devorando incluso a otras mantis más pequeñas o más jóvenes. Su principal dieta pues, son otros insectos, pero dependiendo de la subespecie, su menú incluye algunos reptiles y anfibios como lagartijas o ranas e, incluso, colibríes y pequeños roedores. Sus presas son cazadas al acecho y devoradas vivas; la mantis permanecerá inmóvil cuando quiera cazar e irá acercándose a su víctima con movimientos pausados y rígidos para, por último, atraparla en un movimiento super veloz con sus patitas delanteras.

Ooteca
Las hembras ponen sus huevos junto con una masa espumosa (ooteca) que se irá endureciendo conforme se seque para proteger a los huevos y que va atada en una ramita. Dependiendo de la especie, el número de huevos puede ir de unos pocos a unos 300, de los cuales sólo unos pocos eclosionarán.

La puesta suele ocurrir en otoño y la ecolisión, en la primavera. La hembra cuidará de la ooteca mientras viva, pero a su muerte ésta puede ser parasitada por otros insectos (como algunas avispas) para poner sus propios huevos y alimentarse de las ninfas.

Mantis especiales

Empusa Pennata o Mantis Palo
Localizada en Centro y Sudamérica, esta mantis recibe su nombre por su camuflaje, puesto que imita a ramas y palos para evitar que sus depredadores y sus presas la vean; precisamente por este aspecto tan curioso, es una de las especies más conocidas. Su color suele ser marrón, pero se han visto hembras de un color verde. La estructura de su cuerpo (fijaos en su peculiar abdomen y en la protuberancia de su cabeza, la mejor forma de identificarla) le ayuda a completar su disfraz de palito.












Hymenopus coronatus o Mantis Orquídea
Podemos encontrarla en Malasia, Indonesia y en los bosques de Sumatra. Es muy conocida por su espectacular belleza, ya que imita a la perfección las tonalidades y formas de la flor de la orquídea (donde suele vivir), consiguiendo ese camuflaje que tanto les gusta para evitar depredadores y engañar a sus presas; éstas suelen ser mariposas, polillas, moscas y otros insectos. Es sin duda una de las mantis más hermosas que podemos encontrar, siendo también una de mis preferidas.



Choeradodis o Mantis Escudo, Mantis Hoja o Mantis Encapuchada
Esta mantis tan peculiar podemos encontrarla en Sudamérica, Centro América y Asia. Recibe su nombre por su característica forma de hoja que no es sino su tórax modificado para obtener dicha apariencia. Combinado con un color verde del mismo tono que las hojas de la selva, ayuda a esta mantis a pasar desapercibida entre la vegetación. Si nos fijamos bien, podremos ver que su cuerpo imita incluso la textura de la hoja, señalando las venitas de las hojas.



Sin duda el punto fuerte de estas criaturitas es su apariencia tan extraña y fascinante, que hace que parezcan salidas de una historia de ciencia-ficción. La magia de las mantis está ahí para quien sepa apreciarla y, aunque puedan parecer animales fríos o crueles, decir que es simplemente su modo de sobrevivir en un mundo difícil.

Para tí Krower, por ser tus animales favoritos (y en el otro extremo, curiosamente, tenemos a las cucarachas y mira tú que mantis y cuquis son primas hermanas) y porque simplemente son, como cualquier otro, unos animalitos fascinantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario