18 de junio de 2012

Visiones campestres 18/06/2012

Después de un intenso día de curro lo que más apetecía era una vuelta por el campillo, además de que hacía ya bastantes días que no aparecíamos teniendo en cuenta que tenemos a nuestra pareja de mochuelos favorita bien localizada.

De hecho según hemos llegado los hemos visto; uno de ellos estaba cerca del nido, subido al muro. El otro no le ha visto Krower hasta un ratillo después, camuflado en el árbol. Krower ha intentado imitar su llamada, aunque lo único que ha conseguido es que el del muro se lanzara fuera y desapareciera de nuestras vistas, mientras que el del árbol permanecía igual. Entonces Krower ha ido a dar la vuelta al muro mientras yo me quedaba vigilando al mochuelo que quedaba y, poco después, éste ha comenzado a girar la cabeza y a estirarse en dirección a Krower. Finalmente ha ido al hueco y se ha metido.

Avisé a Krower y éste me llamó. Fui hasta donde él estaba, acompañado de varias libélulas marrones, buscando al primero que había desaparecido. Nos aventuramos hasta la puerta de la casa y entonces sale volando y se posa en el muro. Krower intenta imitar la llamada de nuevo y el mochuelo se estira para saltar a la higuera y quedar totalmente oculta. Esperamos un rato por si acaso, pero como no salía, decidimos volver.

Cuando volvemos a nuestra posición inicial comprobamos que el del hueco se ha asomado. Esta vez soy yo la que va hacia allí y Krower queda de guardia. Voy con todo el cuidado, intentando no hacer mucho ruido y parándome de vez en cuando durante un ratín. Cuando llego a la puerta de la casa, me pego a la pared y asomo la cabeza y los hombros un poco. El mochuelo hace exactamente lo mismo y nos quedamos un momento mirándonos, hasta que no aguanta la tensión y se esconde en el hueco. Me acerco un poco y espero, pegada a la pared e intentando pasar desapercibida sin hacer ruido y cubriéndome con una columna. Vuelve a asomar su cabezita y se me queda mirando, sale y se mete en el siguiente agujero. Decido acercarme más pero, pasado un buen rato no sale así que me vuelvo con Krower y nos sentamos en un banco.

Al rato sale y se queda de guardia en el hueco. Estando sentados Krower ve entonces en el lago una focha a lo lejos pero para cuando nos acercamos ya no la vemos. Dando la vuelta completa al lago la volvemos a ver con una rama en el pico, corroboramos que es una Focha y encima localizamos más o menos su nido. Es el primer año que vemos Fochas.
Observamos que el agua del lago por cierto está a tope de algas sobre todo debido al estancamiento de las aguas.

En cuanto a los mochuelos, pensábamos que el del hueco era un pollo, pero luego lo descartamos, porque hace bien poco que habrá puesto y ni de coña daría tiempo. Me aventuro a decir que el que se fue era el padre, quizás a cazar y la que se quedó era la madre y lo mismo no se iba por no dejar solos los huevos. Porque de lo contrario habría salido volando según me oyó acercarme (porque seguro que me oyó) y se hubiera alejado de nuevo volando en vez de arriesgarse a quedarse. Lo mismo también sentía curiosidad y por eso no se ocultaba enseguida y se limitaba a mirarme un poco o tal vez sólo me evaluaba y me memorizaba, aunque sabemos que no hemos pasado desapercibidos para ellos ni aun en la distancia y que nos recordarán de años anteriores.

No hemos llevado cámara así que en esta ocasión no hay fotos :(

No hay comentarios:

Publicar un comentario