6 de abril de 2014

Aquellos maravillos momentos: Crash Twin Sanity


Habiendo inaugurado la sección que se le ocurriera a SAeNcSA con mi entrada sobre las sensaciones que me trasmite mi volumen de Legacy of Kain: Defiance cada vez que lo veo, procedo a expresar las que irradia un juego que me encantó en su momento: Crash Twin Sanity.

Ya desde la gris de Sony disfruté de la compañía de Crash Bandicoot, el simpático marsupial manipulado genéticamente por el Dr. Cortex para convertirlo en su arma más mortífera pero que terminó en fracaso porque salió "buen chico". En grande me lo pasé con Crash Bandicoot 3 (del que ya hablaré por aquí) y con Crash Team Racing.



Como ya señalé en la primera entrada no compraba los juegos de la Playstation 2 de salida nunca, si no que esperaba a su rebaja de precio pasados unos meses para aumentar mi colección, a la vez que no dejo escapar que sólo compro aquellos juegos que me llaman la atención, es raro que compre "por probar". En este caso, habiéndome decepcionado como ya he dicho el Crunch, pues iba con más calma, aunque con eso de que fuera el primer Crash en 3D me daba esperanzas.

¿Recordáis del ex-novio del que os hablé en la entrada de LOK: Defiance? Bueno, pues por esta época era aún novio y fue quien tuvo la genial idea de pasarnos por el Media Markt de Parque Oeste porque habían montado un tinglado afuera con una carpa y jueguecitos para probar. No recuerdo en absoluto el nombre del evento, estoy hablando de por lo menos ya 8 años atrás en el tiempo.

Como él era jugón y yo también pues decidimos pasarnos y, aunque el espacio era reducido, había bastante gente. Los juegos que se dejaban probar eran novedades en su mayoría o futuros lanzamientos. Él iba sobre todo porque tenía golosonería de probar el Dragon Ball Z Budokai Tenkaichi para la Play2 mientras que yo sentía curiosidad por el Crash Twin Sanity (CTS). Aunque había otros juegos, como el Prince of Persia El Alma del Guerrero que también probé al menos durante un rato.
El caso es que los que queríamos mirar nosotros estaban los puestos petados, de modo que estuvimos dando vueltas como aves de rapiña esperando echar nuestras garras sobre el botín. Con el Dragon Ball tuvimos ocasión, pero entre que no me gusta esa serie ni sé jugar recibí una buena paliza de mi (por aquel entonces) novio.
Yo no paraba de echar miradas ansiosas hacia el puesto del CTS, donde los niños no soltaban el mando ni con agua hirviendo. Hasta que al fin, milagro, uno de ellos se quitó y pude agarrar el mando.


El empiece no podía ser más hilarante: Cortex dispara un rayo aturdidor a la hermana de Crash, Coco, y acto seguido se disfraza de ella y llama a Crash, para que le siga hacia una trampa. Este es el tutorial: ir siguiendo a Neo mientras él te muestra los controles del juego. ¡Estaba tan cómico disfrazado de Coco y cambiando la voz, repartiendo tortas y diciendo tonterías sin sentido! ¡Me encantó Cortex en este juego! Pero pasado el tutorial se reunían con nosotros viejos conocidos de otros juegos de la saga, todos ellos enemigos muy dispuestos a darle a Crash una buena somanta de palos. ¡Primer combate! Neo desvela su identidad y procede a presentarnos a su nuevo Robo-Bandicoot, pilotado por otro archienemigo de Crash, el Dr. N.Gin. Me costó un pelín pero acabé con él, para luego alucinar al tener que controlar la bola resultante de Crash y Cortex enzarzados en una pelea de puños, mordiscos y tirones...

Podría seguir enumerando lo que ocurre en el juego, porque es que me puse y yo no sé cuánto jugué, pero si lo habéis pasado... em ¿si os digo que lo dejé donde la estación que hay en el hielo? Después del incidente con los pingüinos y el barco, justo antes de ir al internado de Nina... sí, ahí... medio juego que me pasé ese rato. ¡Y yo que me quejaba de los niños! Pero como me estaba encantando pensé en seguir hasta que me echasen, me matasen todas las vidas o me diera a mi la gana, a ver hasta dónde me pasaba. ¿Por qué no?

"Llegaré hasta donde me salga de ahí. ¿Por qué no?"


Mi (por aquel entonces) novio se pasó un par de veces, pero como vio que era inútil hablarme o intentar enseñarme algo (él y su hype por no sé que juegos) se fue a perderse por ahí. En cuanto a mí acabé rodeada de niños mirándome jugar, mientras que por el puesto de al lado pasaban varios de esos locos bajitos, algunos de ellos mirando cómo lo hacía yo para intentar hacerlo ellos también, sin mucho éxito, pues no pasaban del Robo-Bandicoot normalmente, quedándose en las minas en la parte del taladro que asciende como muchísimo. "¿Cómo has hecho eso?" "¡Ala! ¿Eso dónde es?" "¿Cómo tienes tantas vidas"?.

Finalmente, debido a cansancio y a que internamente me decía "¿En serio quieres jugar tanto? ¡Que para cuando te lo puedas comprar no va a tener gracia! Además, éste se aburre" pues mi novio (por aquel entonces) estaba ya entre los niños mirando a los lados, algo aburrido, pero flipando un poco porque había llegado hasta ahí. Muy a mi pesar y con un suspiro, abandoné mi puesto dejando al afortunado de turno con un buen número de vidas y bastante juego avanzado... aunque en un nivel más difícil que el principio, obviamente.
Un par de vueltas más mirando otras cosas por encima, probando el Prince of Persia que ya he mencionado y demás, dirigí de nuevo varias veces mi mirada a mi antiguo puesto, con curiosidad por saber si el niño de marras conseguiría aprovechar bien las vidas que le dejé... varias miradas después comprobé que había vuelto al principio del juego y pensé en que lástima de desperdicio de vidas xD

Poco más recuerdo de aquel día pero meses después adquirí el juego y le di bastante chicha... veamos, esto sería en otoño, pero nos trasladamos al verano siguiente, la época en la que hice mío el CTS. 
Por aquel entonces mi vida había sufrido algunos cambios y me encontraba inmersa en otra relación diferente. No voy a dar detalles, pero el chico con el que salía nunca lo consideré como algo serio, a pesar de lo mucho que me jodería después lo que iba a ocurrir (refresco; ya dije que soy TONTA). ¿Por qué tendría la sensación de deja vu?
El caso es que estaba jugando al CST para matar el tiempo hasta la hora en que había quedado con este chico, quien un rato antes me había llamado por teléfono y muy fríamente me había dicho que tenía que hablar conmigo. Tonta soy, pero ya me olí la tostada de que iba a dejarme, pues durante esa semana no había dado señales de vida (tal como hiciera el del principio) asi que, algo fastidiada por la interrupción y sin ganas de escuchar lo que me olía, dejé el juego y bajé, poniéndome por cierto los pantalones que más le gustaban a él, así por joder.
Me dieron muchísimas ganas de decirle que yo también quería hablar con él y dejarlo yo, por orgullo estúpido, pero por el miedo que tengo siempre a pasarme de lista me callé la bocaza y escuché lo que ya sabía. Le pregunté por qué así de pronto (en plan de "hoy te quiero  mucho" y mañana " te dejo") y me puso como excusa que es que el creía y estaba seguro que me seguía molando mi ex (no el de los juegos, otro que hubo después y antes que este xD). Le discutí la cuestión pero no conseguí nada y finalmente, tras apenas una hora de hablarlo, cada uno se fue a su casa, yo un tanto ofendida y molesta porque no hubiera sido yo la que le dejara a él (la verdad es que no me gustaba mucho).

Cuando se lo conté a mi madre mientras me ponía cómoda, pues soy de estar en pijama todo el día si estoy en casa, e ir encendiendo la Play2 pensé que era lo mejor que me podía pasar y que realmente no me dolía como cuando me dejó el primero y cuando lo dejé con el segundo. Recuerdo que dije " Y para eso me interrumpe de jugar, con lo agusto que estaba yo. Pues adiós majo" y monté a Crash sobre Cortex para usarlo como trineo mientras hacía piruetas en la nieve... y se me pasaron los males, en verdad, me daba un poco igual.
Diré en mi defensa que el chico sí me caía bien y algo me había llegado a gustar, aunque no a enamorar y teniendo en cuenta que ese fin de semana se lió con una de mis "amigas"... sin que ninguno de ellos me dirigiera la palabra en toda la noche... dice mucho de cómo era él y de ella, claro.

Y otra vez... xDD


¡Así que esta es otra anécdota unida a un juego! Espero que no os hagáis ideas raras de mí al leer estas líneas, porque hay mucha historia de trasfondo que omito por razones obvias: porque no viene al caso y porque paso.

3 comentarios:

  1. Anda qué! xD, ahí toda acaparadora de la consola xDD Precisamente en ese mismo Media Mark hace un par de años estuve todo el día en un torneo que se hizo del SFxTK y vi como un tipo se tiró todo el día jugando en un stand al Uncharted 3, no sé lo pasó por poquito xD

    Por cierto, no sabía que ese CB era tan bueno. Me he quedado con las ganas de hacerme con uno.

    ResponderEliminar
  2. Qué pena lo de Experiencias con los tipos!

    Algo parecido me pasó cuando empecé a jugar el Alien VS Predator II. Solo me dieron una oportunidad para jugar (sin guardar partidas) y a la primera en que muriese ya no lo jugaría.
    El caso es que por poco y llego al final… pero me mataron cuando estaba ya en la guarida de los Aliens XD, mis hermanos flipaban viendo como no podían matar a Frosty (el marine) controlado por mí

    ResponderEliminar
  3. SAeNcSA - hombre, faltaría más, para una vez que me espero, que siempre están los stands hasta el ojete y paso de esperar 2 horas, que tampoco soy capaz de jugar agusto si hay gente esperando, ya ves tú xD A mí particularmente me gustó mucho, no como el Wrath of Cortex.

    Maverick - xDD ahí en plan hardcore jaja Si es que somos unos masters :P

    ResponderEliminar