31 de agosto de 2014

Aquellos maravillosos momentos: Inicios con la NES y Supervision 76-in-1


Voy a alejarme aún más en la línea de tiempo y voy a remontarme a casi mis inicios en el mundo de las consolas que, a diferencia de muchos, tuvo lugar con tan sólo una consola durante muchísimos años, hasta que me compré la Playstation 1. Yo no he sido de éstos que han tenido prácticamente todas las consolas del mercado porque mis padres siempre han pensado que con una basta, sobre todo teniendo en cuenta que el primer cartucho que tuve para la NES, mi primera consola, tenía un total de 76 juegos arcade, algunos mejores que otros y algunos que no funcionaban a la primera y tenía que insistir a entrar y reiniciar la consola hasta que arrancaba, pero sin duda una fuente ilimitada de vicio. Aquí tenéis la lista al completo: LISTADO.




Sin duda éste ha sido el cartucho que más he usado y al cual más he jugado de los pocos que tengo para la NES debido a la cantidad de juegos que contiene y tan variaditos. Fijaos si lo usábamos que se tiró años sin ser sacado de la consola hasta que me compraron el siguiente juego que era el Super Mario Bros 3, del que sin duda hablaré por aquí en otra ocasión.

La consola, todos los cartuchos (el de 76 es el segundo de la izq.) y dos de los mandos que tengo.

Me la compraron una tarde de invierno, juraría porque me suena que era de noche, cuando yo tenía unos 5 ó 6 años, no lo recuerdo exactamente, en una tienda bastante grande y conocida de electrónica de mi localidad llamada Sonysimo. No recuerdo qué les impulsó a mis padres comprarla aparte quizá de su amor por los juegos como Pong, Breakout, Space Invaders, Pacman y otros tantos a los cuales habían jugado algunas veces en las recreativas. El caso es que pillaron la NES con dos mandos y el cartucho ya mencionado; con el tiempo iríamos ampliando el número de mandos y de cartuchos, pero no penséis de un modo exagerado porque no.
Por aquel entonces, en este cuarto donde tengo el ordenador (ya que no está en el mío propio) teníamos en su lugar una tele pequeña que he conservado hasta este año y un vídeo que usaba yo a menudo para ver pelis por las tardes y aquí fue a parar la consola. En este sitio es donde empecé yo mi vicio con los juegos y donde pasé tantas horas dándole a las teclas de los mandos, a veces sola y a veces con mis padres... porque sí, claro, ya se ve que ellos iban a jugar y tenían hasta sus piques con ciertos juegos a los que nunca podían dejar de jugar.

Arkanoid, Super Mario Bros, Galaza, Abeille, Pinball, Tetris, Balloon Fight, Donkey Kong, Excite Bike, Circus Charlie, Pacman, Mag Max, Ice Climber, Wrecking Crew, Joust (favorito de Entomomatico), Nuts & Milk,  ... y podría seguir, eran de mis favoritos y con los que más solía jugar con mi madre y con mi padre, el último sobre todo a los juegos espaciales (Abeille, Gallaza) y con mi madre los de plataformas (Super Mario, Ballon Fight) o del tipo de Tetris, Arkanoid y Pinball, aunque vamos, tampoco es que no jugáramos a más cosas pero nunca faltaba en la ronda de vicio esos juegos.
Luego ellos, a manera personal, siempre finalizaban con una partida al Star Juster, que es una versión del Space Invaders que incluye casitas que puedes usar como parapeto, juego que a mi de pequeña, no sé por qué, detestaba y que prefería verles jugar a ellos que hacerlo yo. Creo que era porque mi madre no paraba de preguntarme por qué me cargaba las casas para disparar si me mataban y porque se me hacía muy lento, aunque luego con los años le he cogido el gustito y he de defender mi estrategia de destrozar a veces las barreras de protección.



¡Cuántas risas, cuántos piques y cuántos mosqueos y amenazas! A veces me frustraba tanto que vociferaba no sé qué cosas en voz alta (no podía decir tacos y no lo hacía) y eso hizo que un día mi padre se hartara y me la desconectara, metiéndola en su armario y diciéndome que me podía olvidar de ella, por mucho que le suplicase que sería buena y que no metería ruido. Como no me hizo caso, desesperada, me colé a hurtadillas en su cuarto, abrí el armario y me puse a sacarla de ahí aún sin saber cómo me las iba a apañar para enchufarla y sintonizarla con la tele, algo que a esas edades se me hacía bastante lioso. No llegué a afrontar el reto porque mi padre me pilló, literalmente, con "las manos en la masa" y yo me quedaba como una tonta totalmente inmóvil por la cazada y no queriendo enfadar a mi padre. No sólo me regañó sino que metió la consola en el armario de nuevo, quitó la llave y me echó del cuarto, asomándose continuamente por si se me volvía a ocurrir asomarme por ahí... cosa que ya no hice y que al final, con paciencia, hizo que me la devolviera a su lugar.


Las mejores partidas eran sin duda con mi madre dando igual la época, porque hasta la fecha alguna vez conecto la NES y seguimos echando alguna partida a sus favoritos. Con el que más disfruto yo es con el Balloon Fight, un juego donde cada jugador maneja a un hombrecillo con dos globos en la cabeza que vuela para pinchar los globos de unos pájaros que vuelan por todo el escenario, afrontando una serie de peligros como son un pez insaciable en el lago o los dichosos rayitos random que matan de un toque al personaje. Mi madre es de las que gesticulan mucho jugando, mueve el mando a los lados metiéndotelo en la cara pensando que así girará más el personaje, grita y tal, así que os podéis hacer una idea de la que se monta, sobre todo cuando la pinchan o está cerca de la muerte en el lago, porque no sé por qué no es capaz de remontarse y se va hasta el fondo mientras ahoga grititos de "Aaayyy, aayyyy... ¡aaayyyy!".
Pero lo mejor es la fase del bonus porque en ella no hay enemigos, tan sólo 20 globos que van saliendo de diferentes tuberías y que hay que coger para recibir una bonificación extra al reunirlos todos, teniendo que cooperar ambos jugadores. La cosa es que aquí es la única fase en la que puedes pincharte los globos y no morir al caer y ya, por costumbre, no nos limitamos a cogerlos si no que intentamos pincharnos entre nosotras. La verdad que fui yo quien inició eso al resultarme divertida la perorata que suelta mi madre, los pellizcos que se pone a darme mientras se desternilla de la risa y sus esfuerzos inútiles por escapar de mis garras. Pero ¡eh! que no soy tan traviesa, que siempre la doy consejos y le digo trucos para conseguir más vuelo o hacer determinadas acrobacias y no sólo en este si no en todos los juegos, porque tienen su toque oculto que sólo descubres al curtirte tras largas horas de vicio.
Sólo diré que con éste juego estuve una vez tantísimo rato sin morir que acabé pasando de sobra el marcador máximo de puntos (el máximo eran 999.999 puntos, cantidad que una vez rebasada permanece estática y se reinicia el contador personal) y aún así estuve un bueeeen rato siguiendo con él pero que acabé dejando ya por pereza y porque me dieron las horas de comer. Jamás he vuelto a reunir las ganas de intentarlo de nuevo, pero esa fue mi partida perfecta. Ya sabéis que los arcade tienen una alta dificultad que va creciendo hasta un máximo, manteniéndose constante a partir de ese punto.

Con mi padre también he compartido buenos momentos con los juegos de las moscas (Gallaza) y las abejas (Abeille) intentando siempre entre los dos conseguirnos las máximas puntuaciones, el 100%  de los bonus y llegar a la máxima fase posible, cosa bastante difícil. Y no os penséis que mi padre era malo, al contrario, al principio me superaba pero con el paso de los años acabó perdiendo fuelle por no jugar pero aún así se mantenía bastante bien. Eran sus favoritos junto con el de los marcianitos, Super Mario Bros y, en menor medida, Pacman y Lunar Ball, de modo que siempre si le entraban ganas de jugar se decidía entre estos principalmente.
La pena es que, por ciertas condiciones de salud, ya no puede jugar a la consola como antes y es más, él mismo nunca tiene ganas y se conforma con dejarnos a mi madre y a mí jugando y el mirando a ratos o ni eso. Ahí se jubiló un buen contrincante (xD).


Podría seguir contándoos bastantes anécdotas pero entonces jamás acabaría la entrada y hablaros de más juegos que ni he comentado (Battle City, City Conection, Millipecle, Macross, Formation Z, B-Winges,  Pengun Adventure, Karateka, Burguer Time, Bomber Man, etc ) y lo único que quiero dejar patente es que la NES me despierta unos recuerdos bestiales de la niñez y que, a pesar de lo antiguos y feos que puedan parecerles a las nuevas generaciones de gamers, son SEÑORES JUEGOS (en mayúscula) y que siempre tendrán un huequito en mi corazón. Y que, si consiguiera que la capturadora me pillara la NES, grabaría y subiría al canal sin ninguna duda.

8 comentarios:

  1. Tenía como 15 años y lo que me daban para ir a la escuela lo iba ahorrando siempre, aparte de la PS1 nunca llegué a contar con otra consola, pero una vez me vendieron una cosa rara que era una especie de mando como el de la PS1 solo que un poco más grande; lo conectabas la televisión y a la corriente eléctrica y podías jugar con otra persona; aquello tenía más de 100 o 150 juegos diferentes, incluidos el Mario Bross, al parecer era un articulo importado de china mediante fayuca (importación no legal) por lo que su precio era casi nada comparado con cualquier otra consola, vendría costando una sexta parte de lo que costaba la PS1 en ese tiempo.

    Aquel control tenía casi todos los juegos que mencionas. Mis favoritos eran el Tetris, Bomberman, otro que era de un Monito que tenía que subir y bajar escaleras y conseguir unas montículos de arena (Lode Runner), el de Tanques y uno que era de disparos llamado “Contra” pero que solo llegué a terminar jugándolo entre 2 personas

    Tambien me trae buenos recuerdos, de hecho volveré a jugarme el Lode Runer en alguna versión online XD

    ResponderEliminar
  2. Buen relato!

    Mira, el próximo AMM que escriba será también sobre mi primera consola.

    El juego que menciona Lode Runner era cojonudo!

    ResponderEliminar
  3. Maverick - Eso me suena a esas consolas piratillas que venían con bastantes juegos que imitaban a los originales jejeje Yo tenía una de los chinos portátil pero sólo era de tetris. Todos los que dices, menos el Contra, los tengo yo en el cartucho ese y he jugado con ellos.
    El Lode Runner nos gustaba en casa, pero era jodidamente difícil; los malditos ladrones te encerraban a la mínima y, aunque intentaras huir, llegabas a puntos en los que no te podías escapar y morías irremediablemente.

    SAeNcSA - me parece estupendo! Esperando pues, tu entrada. ;)

    ResponderEliminar
  4. En el Lode Runner lo que más me gustaba era diseñar los niveles para gastarselas a los monitos esos...

    Me gustaria ver un gameplay tuyo sobre ese juego de los globos que mencionas. :)

    ResponderEliminar
  5. Hola LittleEiko, te encontre de casualidad buscando las soluciones para el juego de indiana jhons en busca de la atlantida. La verdad que me facino tu blog y tus videos al verlos me inspiras es en parte la idea que yo venia queriendo compartir desde hace mucho...pero no tengo la misma creatividad o desarrollo de dialogo que tu aun asi espero podamos mantenernos en contacto y si quieres y puedes visita mi pagina MultiEspacioJavo_Labin: http://javolabin.wix.com/multiespacio

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Javier por suscribirte, tengo muchas visitas pero nadie le da a seguir :( Prometo pasarme periódicamente a tu página para echarle un vistazo, pues veo que aún está bajo construcción ¿no? Me alegra mucho que te guste el blog y eres bienvenido ^^ Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Mitiquisimo! Esta consola la tuve yo con 14 años y aún conservo el mismo cartucho. Era una todoterreno con los mejores juegos de la NINTENDO aparecidos en sus primeros años. El rey era el Super Mario bros, luego viciadas al Spartan, Kung Fu, Karate, a los Ninjas (sindrome Bruce Lee, ya sabes) luego tb mucho al Arkanoid, Twin Bee, Donkey Kong 2, Ballon Fight... Bueno todos eran la caña. Es más ahora hace poco me hice con mi propio rincón retro en mi nueva casa, con una tele de 14 de tuvo con vhs, la consola, pistola este cartucho de 76 in 1, los 3 marios y alguno mas y aún lo sigo flipando y con mis colegas más! Up the retro. También conservo la Gameboy clásica y no creo q me desprenda nunca de ellas. Te dejo mi correo por si quieres compartir comentar o explicarme como seguirte xD! Un saludo de un nostálgico.

    ResponderEliminar
  8. Hola José Manuel! Me alegro verte por aquí. He dejado claro lo bien que me acuerdo de esa época, lo que disfruté y disfruto y lo buenos que eran esos juegos, así que entiendo que lo sigas flipando aún hoy! A mi me pasa igual jeje y me gustaría tener también mi rinconcito retro cuando tenga mi propia casa, con unos marcianitos del Star Juster pintados en las paredes, por ejemplo! Yo tampoco me desprendería de ella, ni siquiera aunque se rompiera, pero me daría muchísima pena que eso ocurriera.

    No veo tu correo ¿me lo dejaste al final? De todos modos si quieres seguirme sólo tienes que darle a "Participar en este sitio" en el mismo blog (lo pongo a la derecha), seguir de forma pública y ya me sigues el blog! También subo gameplays a Youtube, sólo tienes que buscar a LittleEiko87 jejeje Aunque no subo mucho de juegos retro sí que me gustaría si consigo que la capturadora me pille la NES (no me gusta jugar con el teclado)

    Cualquier cosa que quieras comentarme, no tienes más que ponerme un comentario o escribirme por el Google+. Up the retro!

    Un saludo.

    ResponderEliminar