24 de diciembre de 2015

Exposición: Cleopatra y la fascinación de Egipto


Tras ver anunciada la exposición en la cartelería del metro y que una amiga me avisara entusiasmada sobre su existencia se me antojó bastante el ir a otra exposición que organizaban en la capital, esta vez de temática "egipcia" cuya protagonista era, seguro, la reina egipcia más famosa de todos los tiempos: Cleopatra.


En esta ocasión no fui con Krower (según él, un poco aburrido ya de tanta exposición egipcia para "ver lo mismo repetido") si no con esta amiga. Ambas íbamos muy hypeadas por la temática de la misma pero sobre todo teniendo en cuenta que podíamos contar con la ventaja de la tarifa reducida de las entradas (el precio normal son 7€ pero si eres desempleado, estudiante, miembro de familia numerosa y demás la entrada se te queda al precio reducido de 3,5€), pero la ilusión se nos quitó de cuajo cuando, como si se nos hubiera echado un cubo de agua helada encima, se nos informó apenas entrar que las fotos estaban prohibidas, con y sin flash. Y yo que iba con mi cámara al cuello tan feliz de la vida. Así que las fotos que veis aquí las he sacado de Internet.
Así que tras pasar los controles de seguridad, dejar las cosas en el ropero y comprobar que, por supuesto teniendo en cuenta las circunstancias, había voraces cerberas haciendo presencia para disuadir de realizar fotos a hurtadillas, pudimos entrar en la exposición.

Minina en la entrada, la única foto que he echado en la exposición... o casi.


Como habéis podido ver en la imagen de cabecera, la exposición se encuentra en el Centro de Exposiciones Arte Canal, lugar donde hace ya bastantes años asistimos Krower y yo a una exposición de Star Wars.
La extensión del recinto permite dividirla en 7 partes:
1. Egipto, tierra del Nilo - donde se nos hace una breve introducción de la situación del país acorde al recorrido del Nilo y cómo funcionaba, de manera muy genérica, la sociedad egipcia en determinados aspectos cotidianos de la vida.
2. Los Ptolomeos, reyes de Egipto - aquí se nos narra por un lado cómo fue la fundación de Alejandría, ciudad donde Cleopatra crecería y viviría y una de las metrópolis más esplendorosas de la antigüedad por su situación estratégica para conflictos y mercado. También pudimos ver en simulaciones realizadas por ordenador cómo era la ciudad y cómo funcionaba su sistema de captación del agua con las crecidas del Nilo, el funcionamiento del Faro y cómo fue su destrucción en el devastador incendio.
Por otro lado, se nos explica cómo nació la dinastía Ptolemaica con Ptolomeo I, general de Alejandro Magno y cómo fue su discurrir tras los años hasta su última representante, Cleopatra VII.
3. La última reina de Egipto - se centra ya más en lo que fue la figura de Cleopatra en sí: sus habilidades políticas, inteligencia, belleza y vida desde heredar el trono con 18 años, pasando por el matrimonio con su hermano Ptolomeo XIII, las guerras, sus amoríos con Julio César y Marco Antonio, hasta su muerte.
4. Egipto en Roma - nos situará desde la muerte de la reina al convertirse Egipto en una provincia romana más hasta cómo influyó curiosamente el país africano sobre la ciudad, al ponerse "de moda" ; pinturas, mosaicos, joyas y objetos suntuarios típicos fueron modificados para plasmar parte de la esencia de Egipto en los hogares romanos.
5. Cleopatra, inspiración de artistas - y es que la reina ha dado mucho de sí, siendo representada por diferentes artistas del Renacimiento en cuadros y esculturas. 
6. Cleopatra y las artes escénicas - Más recientemente su vida ha dado para numerosas y diferentes obras de teatro, óperas y películas, encontrando en la exposición algunas piezas de vestuario, atrezzo y la lista con las actrices que la interpretaron en la gran pantalla.
7. La fascinación de Egipto en España - porque aquí también, de mano de fenicios y romanos, nos llegaron piezas y productos, además de ya en la época moderna el papel que hace nuestro país en la recuperación de monumentos y otros hallazgos arqueológicos. Curiosamente apenas guardo recuerdos de esta parte, creo que nos la saltamos vilmente (llevábamos ya 2 horas y pico metidas ahí, más que nada porque leíamos casi todo, vimos todos los vídeos y nos paramos bastante rato en algunos sitios).



En sí la exposición es bastante entretenida con un buen número de piezas que admirar: representaciones de dioses, joyas, monedas, teselas, bustos y otras tantas serán las más numerosas. Habréis notado que arriba puse "egipcia" entrecomillado y es que realmente, a pesar de "encontrarnos" en Egipto, se nota muchísimo la influencia griega y romana en la representación de las deidades y formas de dibujar y plasmar las cosas, puesto que estamos en pleno ocaso de la civilización egipcia tal y como se concibe. 
Así por ejemplo, tenemos a la divinidad híbrida Ptah-Sokar-Osiris como tal pero representada de un modo muy similar a Zeus y Hades, con apariencia para nada egipcia con Cerbero a su lado.
O una Isis que de la original tiene nada, porque ni siquiera cuenta con su tocado característico y más bien porta una túnica y velos romanos.
Quizá por esta razón este período sea el que menos me atrae de toda la cronología egipcia.

Por otro lado, tanto mi amiga como yo, tuvimos la sensación de que realmente Cleopatra queda eclipsada en la exposición al haberse hecho tanto hueco a objetos y aspectos más cotidianos, junto con otros personajes como Marco Antonio y Julio César, si bien es cierto que ambas figuras fueron muy importantes en la vida de la soberana. No sólo porque le dieron descendencia y por lo atractiva que se encuentra en general su historia, si no porque realmente le fueron muy útiles a Cleopatra en su intento por mantener sus dominios lo más intactos posibles, en una época convulsa y decadente que ya se venía de tiempo atrás.
Supongo que también habrá influenciado el que no se haya encontrado su tumba y, por tanto, no haya enseres propios de la reina, que es lo que me compi más acusó.


Otra causa puede ser que se sabe muy poco sobre ella y que existen muchos mitos y fantasías sobre su vida y muerte; que si su belleza no era tan exagerada si no más bien se intensificaba por su elocuencia e inteligencia, que si realmente se presentaría a Julio César colándose envuelta en una alfombra, que si al quitarse la vida prefirió o no ver el áspid que la mordería y que por eso ésta estaría o no camuflada en un cesto de higos, que si es posible que no hablara tantísimas lenguas como se decía... en cualquier caso es innegable la gran fascinación que ha levantado y seguirá levantando en el tiempo.
Nos llamó particularmente la atención que, habiendo leído fragmentos de obras antiguas en la misma exposición donde el autor aseguraba que la reina fue mordida en el brazo por el reptil en los cuadros renacentistas siempre la muerden en el pecho o, directamente, en una teta... 

En resumen, una bonita exposición fastidiada tan sólo por la imposibilidad de sacar fotos, que en nuestro caso nos costó sobremanera al haber algunas que eran realmente hermosas, como la preciosísima escultura de Girolamo Masini de la reina, realizada con un gran lujo de detalles y que nos ha dejado con la boca realmente abierta. ¡Amor a primera vista!

¡Una auténtica maravilla!

Y destacar, ya más por ser gamberra, la pieza por la que me he comido una bronca de la cerbera de turno y eso que salió mal la foto de strangis que le eché al temblarme el pulso al salir el dichoso flash que dejé activo el día anterior y por despiste se me olvidó quitar... una pieza que un barón de cuyo nombre no puedo acordarme tuvo en su jardín, entre otras similares... un tremendo pene, con un colgante de penes más pequeños y patas de lo más grotescas de no recuerdo qué animal, a un tamaño increíblemente vulgar, con sus venitas bien marcadas y que provocaba que algunos, tras observarla confusamente hasta darse cuenta de qué era, dieran un pequeño brinco y despejaran aceleradamente sus inmediaciones. ¿Por qué precisamente un pene? Porque era un amuleto para la fertilidad... aunque en esta ocasión, de tamaño XXL.

2 comentarios:

  1. Todas las exposiciones que hacen en la Fundación Canal de la Plaza Castilla de Madrid son brutales. Hay que pensar que normalmente van recorriendo el mundo y es una oportunidad única de verlas. Yo llevo yendo casi todos los años desde el 2006, me perdí una sobre el Imperio Romano y no me lo perdono. La que más me impactó fué una que hicieron sobre M.C. Escher, uno de mis artistas preferidos.

    Te animo a que sigas con esta sección sobre exposiciones y museos, está muy bien para estar al tanto, que luego no me entero de ninguna. (Porque eres de Madrid, ¿Verdad? jeje...)

    Salu2.
    Nevercreature-Héctor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, ya he ido a ver varias y siempre salgo contenta.

      Por supuesto que seguiré con esta sección si bien es cierto que es de las que menos escribo porque últimamente no voy mucho a exposiciones, pero tengo ya alguna idea en mente...

      Y claro que sí, soy de la capital más o menos jeje

      Un saludo

      Eliminar

Traductor