11 de noviembre de 2018

[Crítica] Siete hermanas


El sábado pasado echaron en Cuatro la película de "Siete hermanas" cuyo título original es What Happened to Monday y nos la estuvimos viendo a pesar de que una servidora trabaja el domingo. Esta película de ciencia ficción distópica tiene como protagonista a Noomi Rapace (la genial Lisbeth Salander original o la doctora Elisabeth Shaw en Prometheus) que encarna nada más y nada menos que a las siete hermanas protagonistas del film. El elenco lo completan un apenas aprovechado Willem Dafoe y la estupenda Glenn Close como antagonista principal.




En este film se nos presenta la situación tan crítica que vivimos en el año 2043 (los eventos de peli tienen lugar principalmente en el 2073) con una superpoblación a nivel mundial que intenta ser regulada por la estricta Ley de Asignación Filial que estipula que sólo se podrá tener un hijo, siendo el resto de hermanos  criogenizados a excepción del primogénito en el caso de partos múltiples, pudiendo pasar cientos de años hasta que éstos son despertado de nuevo, habiendo perdido por tanto a sus seres queridos.

Karen Settman cae en este problema, si bien muere al dar a luz a sus siete hijas, todas idénticas. El abuelo (William Dafoe) tendrá que sacarlas adelante, para lo cual idea el siguiente sistema para eludir a las autoridades: esconde a las hermanas en un piso y crea la identidad de una persona, a la que bautiza como la fallecida Karen, bajo la cual vivirán ellas. Cada una saldrá el día de la semana que lleva su nombre mientras que el resto permanecerán ocultas en el piso. Sin embargo, ya de adultas, todo se complicará cuando Lunes no vuelve a casa tras su día de trabajo. Cuando ocurre lo mismo con Martes la cosa ya dispara las alertas de las hermanas, que harán lo posible por intentar localizar a las otras dos y sobrevivir, puesto que las irán cazando.

De izquierda a derecha: Jueves, Miércoles, Martes, Domingo, Lunes, Sábado y Viernes. Siete hermanas deben adoptar una única identidad.


La verdad es que la película ya me llamó la atención cuando la vi anunciada unos días antes y he de decir que me ha gustado mucho a pesar del sabor agridulce que te deja según van sucediéndose los acontecimientos. He de decir que las hermanas que más me han gustado han sido la atlética y fuerte Miércoles (la escena de la persecución y del famoso salto está bestial) y la no menos capaz Jueves, cuyo aspecto además se acerca tanto al de Lisbeth Salander.

Miércoles no ha tenido un buen día pero debe estar presentable si quiere ser Karen Settman.

Fue un poco extraño al principio ver a todas las hermanas juntas, tantas Noomi Rapace con distinto look y personalidades congeniando entre sí e intentando averiguar quién era quién. Y, a pesar de algún toque de humor (la caída al contenedor vacío y el apuro de Sábado cuando confiesa no ser tan alocada como pensaban el resto de hermanas) la película es un dramón en toda regla. 

Y es que el trasfondo de la película es un tema en el que tantas veces he pensado, del que tanto he hablado que no puedo evitar sentir inquietud porque esto pueda llegar a suceder; que seamos tantos que el planeta no pueda soportarlo, siendo necesario tomar medidas drásticas que ni siquiera serán la solución porque como siempre, la gente no pondrá de su parte. ¿Por qué siempre nos limitamos a no pensar en las consecuencias a largo plazo y actuar de una manera sensata en consecuencia para evitarlo? ¿No será mejor que tomar decisiones desagradables y que sucedan cosas realmente malas?


El precio a pagar por las hermanas a cambio de poder respirar es demasiado alto: no pueden inmiscuirse en relaciones duraderas, no pueden salir de casa todas juntas y, si lo hacen, deben actuar constantemente para encajar en una personalidad ficticia como es la de Karen. Tienen que tener reuniones a la noche donde se repasa lo que la hermana ha hecho en un día para que el resto estén al tanto porque el mínimo error puede acabar en tragedia. Que se lo digan si no a Jueves cuando, de niña, se escapó con el monopatín y tuvo una lesión. Por no hablar de que al menos ahí nadie más se enteró que su propia familia.


Puede que a la película le falte algo más de profundidad y que algunos detalles chirrían un poco (¿en serio se trabaja todos los días de la semana o sólo es lo que parece?) pero me pareció muy original y entretenida y, sobre todo, con un claro mensaje duro sobre adonde podemos llegar a parar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor