30 de septiembre de 2011

Koko

Como muchos sabíamos, los gorilas y otros simios son capaces de comunicarse con nosotros por medio del lenguaje de los signos tras un largo y meticuloso aprendizaje. Pero ayer en las noticias pude ver a una gorila que iba más allá de expresar meramente lo que percibían sus sentidos, y esque Koko es capaz de expresar sus emociones como cualquiera de nosotros a través de dicho lenguaje.
Koko tiene 40 años y lleva aprendiendo el lenguaje de los signos desde que tenía un año; 39 largos años de aprendizaje, todo un récord también en la investigación.

Podeís ver el vídeo aquí.

Viendo su película favorita,"Té con Mussolini", hay una escena que la conmueve especialmente. Su psicóloga, Penny Petterson, le pregunta "¿Cómo podrías ayudar" a lo que Coco responde "Con una sonrisa" y, a su vez, dice lo que siente cuando ve la escena: "Es triste y me hace llorar".



Cabe decir que fue en Koko en quien se basaron para hacer el personaje de Amy, la gorila que sale en el libro y película homónima "Congo", donde ésta también se comunicaba por medio del citado lenguaje. Otro caso real era el de Michael (gorila macho mencionado también en el vídeo que adjunto), que era capaz de entender y expresarse con el lenguaje de signos (aunque no tan bien como Koko), llegando a relatar visiblemente afectado la trágica muerte de su madre a manos de los furtivos.


Aquí dejo también información adicional bastante curiosa, sobre todo por la reacción de Koko ante un posible emparejamiento con otro gorila llamado Ndume y con el propio Michael, que podría resultarnos verdaderamente familiar, como un testimonio de hasta qué punto nos parecemos en las maneras de actuar y racionalizar con estos grandes simios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario