1 de octubre de 2012

Final Fantasy Fables: Chocobo's Dungeon


Hoy traigo un juego al que le tenía ganas desde que lo vi y es que todo aquel que me conozca sabe lo mucho que me gustan los Final Fantasy, aunque este título no sigue la línea de los originales. La principal diferencia es que el protagonista es un pequeño chocobo y que el sistema de juego cambia en gran medida.

La historia comienza con un joven cazador de tesoros, Cid y su compañero de aventuras, Chocobo que, en medio de una búsqueda, llegan por accidente al pueblo de Lostime. Aquí conocerán a sus habitantes que viven en medio de un despiste total y con la idea de que olvidar es lo mejor que se puede hacer, puesto que no conservan sus recuerdos. 
Todo cambia con la aparición de Raphaello, un niño con el que Chocobo podrá ir recuperando todos estos recuerdos, algo vital para el gran problema que se avecina.


Puede que el diseño del juego sea un tanto infantil pero no hay que dejarse engañar. Este RPG táctico combina la exploración de mazmorras aleatorias y el propio universo de Final Fantasy; prueba de ello son los innumerables guiños a la saga consistentes en pistas musicales, enclaves, objetos y personajes que normalmente encontramos en ellos (chocobos, moguris, esa capa blanca y rosa que lleva Shirma idéntica a la de Garnet en FFIX, el personaje de Cid, los barcos voladores y un largo etc.), un detalle que nos gusta mucho a sus seguidores habituales.

Las mazmorras serán el destino al que nos llevarán los recuerdos de la gente y tendremos que atravesarlas sobreviviendo a numerosos combates contra todo tipo de monstruos y un último combate contra el jefe final. Como sus recuerdos no están nada claros los escenarios de las mazmorras cambiarán continuamente y puede que nos hayamos pasado la misma mazmorra varias veces y ninguna fuera igual que otra. Por otro lado, las mazmorras son prácticamente iguales, tan sólo cambian los colores, los enemigos y la temática.
Podremos recoger todo tipo de objetos en ellas que nos ayudarán en la batalla (como pociones) y deberemos andar con cuidado porque no sólo deberemos ocuparnos de la salud y los puntos mágicos, que se irán recargando conforme Chocobo avance, sino que también está el Hambre, fácil de paliar no obstante por las Verduras Ghysahl, porque de lo contrario lo pasaremos mal. Obtendremos dos tipos de puntos cuando matemos monstruos: los Job points y los Experience Points
No debemos confundirlos, puesto que los Experience Points son los que harán que Chocobo suba de nivel  (incrementándose su salud y sus puntos mágicos) mientras que los Job Points serán los que nos darán nuevas habilidades para usar en el combate. Hay 10 Jobs o trajes en total, algunos más difíciles de conseguir que otros, que son los que pongo a continuación:


Obviamente sólo podremos equipar uno a la vez por lo que tendremos que tener en cuenta las características de nuestros enemigos para saber cuál será el ideal para usar.
Lo malo de todo esto es que puede ser algo repetitivo porque es muy lineal en cuanto a jugabilidad: ir a tal sitio, hablar con alguien, entrada a la mazmorra, mazmorra terminada y vuelta a empezar. No ayuda tampoco lo mencionado anteriormente con el aspecto repetitivo de las mazmorras.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que la dificultad no sigue una curva típica, sino que oscila de manera brusca a cada paso. Es decir, hay determinados tramos y mazmorras en sí que no nos costará nada pasarlas mientras que en otros deberemos estar equipados a tope, mucho nivel e ir a rebosar de pociones curativas. Es más, hay dos tipos de mazmorras: las normales y las especiales.
Las normales son las que tendremos que pasar sí o sí para avanzar en la trama y las especiales no son necesarias y encima exigen determinadas cosas: como no llevar equipo ni objetos para entrar o que todos los monstruos y Chocobo tienen sólo 1 punto de vitalidad. Sin duda, esto añade más dificultad aún.



En cuanto a duración es largo de narices; tenemos aseguradas mínimo 50 horas de juego, en el caso de ir a saco a avanzar y no entretenernos con los extras. Si lo hacemos, las 90 horas no nos las quita nadie. Algunos de los extras son las mencionadas mazmorras no obligatorias, los minijuegos y las tareas secundarias, como pescar o plantar flores.

El idioma que tiene el juego es el inglés pero que eso no os desanime porque no es nada complicado y además todos los diálogos están subtitulados. Así que ya no tenéis excusa para practicar el idioma.




Visiblemente bonito y colorido, a pesar de que pueda parecer infantil en su diseño, FFCD tiene unos colores muy llamativos que lo hacen visualmente muy bonito y llamativo. La música es cuanto menos excelente, como en todos los FF y encontraremos además pistas musicales de otros juegos de la franquicia.

Me está gustando y sólo llevo 6 horitas, pero quién no jugaría con lo adorable que es Chocobo y todo lo descrito anteriormente. Puede que si no te gusten los modos de combate, que te parezca lento y demás pero para mi gusto no lo es y creo que puede jugarse sin problemas. Recordemos que es un RPG táctico con todo lo que eso conlleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario