5 de noviembre de 2012

Death Note (Manga)

Desde hace unos días, por cortesía y recomendación de un buen amigo, llevo leyéndome esta serie de 12 tomos (13 si contamos el extra con contenido y comentarios exclusivos) de un manga que ya tiene unos años y del que hay un gran número de fans. Recomendado por los veteranos para principiantes en este mundillo y  que quieran iniciarse, Death Note nos cuenta una historia bastante interesante y original sobre unos cuadernos que, si se escribe el nombre de una persona en ellos, ésta morirá.

Uno de estos cuadernos llegará a manos de Light Yagami, un joven y brillante estudiante de 17 años, que lo recogerá y usará sin problemas con la mera idea de acabar con la delincuencia a nivel mundial, construyendo un mundo ideal para todos. Pero este cuaderno tiene propietario, un Shinigami llamado Ryuk (dioses de la muerte en la mitología japonesa) que acompañará y aconsejará a Light sobre sus reglas de uso, encontrando un pasatiempo interesante para él.
Lógicamente el argumento se irá complicando a medida que Light usa la libreta y comenzará a ser perseguido por la policía y en especial un detective estrambótico y misterioso, llamado "L", que rivaliza en inteligencia con Light y que estará dispuesto a encontrarle cueste lo que cueste.

Ésta es sin duda la piedra angular de Death Note: la rivalidad intelectual entre dos genios que deben adelantarse el uno al otro para poder salir airosos en su faena. No podremos evitar pensar cómo solucionarán cada uno los distintos problemas que les van surgiendo, manteniéndose a raya a la vez entre ellos porque cualquier error podría ser fatal para ambos.



Otro de los puntos fuertes de la historia es que nos invita a ver el cambio operado en el propio protagonista y entender su filosofía, lo que nos lleva a pensar en lo siguiente: ¿qué haría yo si tuviera el poder de decidir quién vive y quién muere con sólo escribirlo? Sin duda usaríamos la libreta para hacer el bien, como Light, pero es inevitable que un poder digno de dioses acabe corrompiendo hasta el espíritu más puro, que es lo que le va pasando a él. 
Vamos viendo su transformación a lo largo de los tomos, no pudiendo evitar compararlo con un trastorno de la personalidad: por un lado el justo y serio Light y por otro, el asesino Kira (sobrenombre que le dan al no conocerse su identidad). Kira buscará crear ese mundo utópico barriendo de la faz de la Tierra a los delincuentes, pero también a todos aquellos que osen llevarle la contraria u atenten contra él, extendiendo el margen de muertes a gente inocente sin importarle lo más mínimo y usando a todo aquel que le pueda ser útil (para luego buscar su muerte) con una frialdad absoluta.
Un cambio que nos lleva a reflexionar sobre tener al alcance de la mano la posibilidad de hacer lo que sea pero perdiendo nuestra propia humanidad por el camino, algo que vemos a diario pero en otros términos no tan fatídicos.


El tema de la muerte es recurrente a lo largo de la historia, lo que da lugar a un ambiente tétrico y siniestro que no le sienta nada mal y que ayuda a meternos de lleno en la acción. El estilo de dibujo (por Takeshi Obata) ayuda a aumentar esa sensación de asfixia en muchas de las escenas de tensión. Destacaría la originalidad en los diseños de los Shinigami (como Rem y Ryuk), al igual que su propia presencia en la historia, lo que ayuda a dar un enfoque sobrenatural y ficticio que cuaja muy bien.
De hecho son estos dos Shinigami, Rem y Ryuk, mis personajes favoritos de Death Note (donde también acabo metiendo a L). Son como el día y la noche; mientras que Ryuk se dedica a hacer comentarios sarcásticos (aportando cierto humor en muchas ocasiones) y sólo le preocupa divertirse y comer manzanas (adicción que ni el tabaco, oiga) las preocupaciones de Rem (más formal y sin ganas de cachondeo) son tales que podría considerarse mucho más dulce que algunos humanos. Ahí lo dejo, que no quiero spoilear.

También he de decir que mucha gente considera que la historia acaba perdiendo calidad a partir del 6º tomo, según me han comentado, y que algunos piensan que debería haber acabado ahí. Pero bueno, lo mejor es leerlo y que cada cual se forje su opinión.

Sin duda Death Note nos despertará todo tipo de emociones y hará que cojamos tomo por tomo con ganas de saber qué nos depara el siguiente. Una historia que engancha desde el principio.

¿Y vosotros? ¿Qué haríais si tuvierais una libretita de estas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario