18 de febrero de 2016

[Análsis] Hotline Miami 2: Wrong Number


¡La adicción ha vuelto! Me quedé con tantas ganas de más después de jugar al primer juego incluso habiendo desbloqueado todas las máscaras, armas y viendo ambos finales alternativos - incluido el secreto con el Motorista - que no pude evitar comprarme de cabeza esta segunda parte, rebajada en Steam aprovechando sus últimas rebajas.

Decir que estamos ante una secuela del primer juego sería incorrecto a medias; lo es, desde luego porque nos muestra sucesos ambientados 2 años desde el primero pero también eventos ocurridos antes y durante el mismo. Y esto nos ayudará mucho a entender la trama si bien es cierto que siendo muy observadores y teniendo incluso una libreta a mano, pues la cronología no será lineal, si no que habrá diferentes saltos en el tiempo que de seguro que nos confundirán.
Estamos ante un juego complicado en todos los aspectos no sólo en su jugabilidad si no también, como veis, en su argumento.


A diferencia de su predecesor en Holine Miami 2: Wrong Number no controlaremos a un único enmascarado que va limpiando de escoria la ciudad; Jacket, el protagonista del primer juego, aquí no será más que un secundario que está siendo juzgado por sus crímenes. Sin embargo veremos que sus dudosas hazañas no han dejado indiferente a la ciudad de Miami.

Por un lado, controlaremos a Los Fans, un grupo de amigos que busca emular a Jacket en su afán por limpiar las calles de la mafia rusa. Martin Brown será un actor que trabaja en una película basada en los hechos acontecidos por Jacket mientras que Jake será un brazo ejecutor más presionado por las llamadas telefónicas. Incluso tomaremos el control del asesino del primer juego, el misterioso hombre de la máscara de rata.


Por otro lado tendremos personajes no enmascarados pero cuyos periplos estarán también conectados con el resto, como es el caso del detective Manny Pardo, los soldados, el matón, el escritor Evan Wright y El Hijo, que ha quedado a cargo de la mafia rusa tras los sucesos del primer título. ¡Es que controlaremos hasta a los malos!


Hotline Miami 2 respeta las mecánicas de su predecesor, su música electrónica de lo más molona y la violencia extrema con el mismo tipo de perspectiva, pero los escenarios son mucho más grandes, los enemigos más numerosos y la dificultad se ha incrementado de diversas maneras, cada cual más original, pero que le da un toque de lo más chulo al juego. 
Esto se debe principalmente a que cada personaje tiene una manera diferente de afrontar los enemigos por lo que deberemos adaptar nuestra estrategia a las posibilidades que nos ofrecen, aunque las reglas son siempre las mismas: se puede aturdir, se puede rematar y se puede matar directamente, bien con armas cuerpo a cuerpo o de fuego.
A mi por ejemplo los que me parecen más complicados de manejar son el dúo que forman los hermanos Alex y Ash, los cisnes de los Fans, porque van juntos; el jugador controlará a Alex que va con su motosierra mientras que su hermano va con unas pistolas detrás. Él no será dañado pero Alex sí y será muy difícil apuntar con Ash al tener un movimiento independiente por mucho que nos siga los pasos ya que no podremos intercambiar el control entre ambos. Sin embargo es de lo más molón cortar con la motosierra por un lado y a la vez disparar con a los enemigos que vienen hacia nosotros. ¡2x1, como en las rebajas!


Precisamente por esta dificultad puede llegar a ser frustrante en algunos momentos para los más impacientes, pero esto es droga de la buena porque estaréis pegados sin remedio a las teclas con tal de avanzar hasta el siguiente capítulo para ver qué es lo que pasa.
Quizá esto os haga pensar que por eso éste es más largo que el primero teniendo una duración aproximada de unas 9 horas, pero la dificultad sólo nos ayuda a prolongar la experiencia. Además en la versión de Steam puedes acceder a los cómics que se sacaron junto con el juego que ayudan aún más a entender el por qué de todas las cosas que ocurren aquí por si te despistaste enlazando algún acontecimiento.


Lo único que he echado en falta es que hubiera más presencia de aquellos personajes con los que me encariñé en Hotline Miami, y no hablo de otros que de Jacket  y del Hacker-Motorista, aunque sobre todo del primero, porque se me antoja de lo más extraño que aquí salga de extra y que no diga absolutamente nada, tal como pasaba anteriormente. Pero bueno, no se puede decir que al juego le falten personajes carismáticos e interesantes.



En resumidas cuentas Hotline Miami 2: The Wrong Number es como Hotline Miami pero llevado más lejos: más largo, más difícil, más personajes y un argumento aún más enrevesado. Y, aunque en esta ocasión no haya tantos extras, el juego se deja querer sin problemas. ¡Nunca la frustración fue tan estimulante! Si te gustó el primero estás obligado a jugar a éste, aunque seguro que te echa por tierra muchas de las teorías que pensaras del primero.
Y por curiosidad, de todos los personajes que aparecen en este juego, me quedo sin duda con Los Fans y con El Hijo, son los que más me han gustado en cuanto a personalidad y trayectoria argumental.



2 comentarios:

  1. La mera definición de secuela. Más, mejor y más bestia.

    Más difícil, más despiadado, más música electrónica ochentera, más brutalmente violento y HEMOGLORIOSO, más personajes, más niveles y más paja mental follamentes como argumento. MAS PUTAMENTE GENIAL

    Muy buen análisis. Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi análisis empalidece con tu descripción, hubiera sido suficiente, unido a un "¡Ya estás comprándote el puto juego, bastardo!"

      XD

      Un saludete!

      Eliminar

Traductor