16 de junio de 2016

[Crítica] Warcraft: El Origen


No pensaba hacerlo pero acudí al cine la pasada tarde para ver con Ina Warcraft: El Origen. Ambas somos amantes de la saga, habiendo jugado los tres primeros títulos originales (Ina, que yo sólo el 2 y el 3 con sus expansiones) y a World of Warcraft [WoW] (sólo en mi caso), habiendo leído también varias de las novelas del universo que expanden el lore (en mi caso, aunque Ina parece interesada en lo mismo).

Hace eones que publiqué unas entradas en las que me despachaba a gusto con las contradicciones, cada vez más recientes, en las que está incurriendo Blizzard con el lore general y particular de cada personaje con el tema de alargar y alargar más el WoW. Los protagonistas eran Arthas y Thrall, por no decir varias de las novelas que tengo y cuyas reseñas uní en esta entrada.
Recuerdo que prometí escribir más sobre el tema de las contradicciones y no se dio el caso...

En fin, idas de olla aparte, vamos a comentar la película que me tuvo ayer un par de horas con el culo pegado a un asiento... como si eso fuera algo raro.



Tanto Ina como yo decidimos ir entre semana, sobre todo siendo un miércoles, para tener menos aglomeración de gente y que las entradas nos salieran más baratas de paso. Tras comprarlas y dar un paseillo por el c.c. saludando de paso a mis antiguos compañeros de trabajo, entramos, nos pusimos cómodas y nos preparamos para gozar de Warcraft.

Porque es que ¡es Warcraft! En fin, unos juegazos como la copa de un pino que nos dieron horas y horas de diversión, a veces de frustración. Una infancia inmersos en un mundo fantástico y con una compleja, profunda y atractiva historia de trasfondo. ¿Cuántos años habíamos imaginado los fans, soñado más bien, con ver una adaptación de esos juegos a la gran pantalla?


SPOILERS... ARE... COMING


En verdad que nos quedamos maravilladas con la primera escena de los orcos en su Draenor natal. Recuerdo que Ina me murmuró "¡Qué pasada!" durante el discurso de Gul'dan justo antes de abrir el portal hacia Azeroth. Y es que lo es. La verdad que los efectos especiales así como los orcos y otras criaturas están genial hechas, ni siquiera reconocía a los actores que los interpretaban.
Los trajes, edificios y otras localizaciones han sido realizados respetando a los originales, tanto los que vemos en Warcraft como en Wow. Los nombres de los personajes también han sido respetados (excepto Mano Negra o Blackhand, aquí llamado Puño Negro).


Como ya sabréis Warcraft: El Origen narra los acontecimientos de la Primera Guerra que tuvieron lugar desde que los orcos atravesaron el Portal Oscuro hasta la caída de Medivh y Mano Negra pero sin llegar a la caída de Ventormenta, el exterminio de el Consejo de las Sombras a manos del nuevo Jefe de Guerra, Orgrim Doomhammer, y del propio fin de la Horda.

Sin embargo no esperéis que el lore original sea respetado; cambian muchas, muchísimas cosas. Por poner ejemplos, aquí es Lothar quien abate a Mano Negra y no Orgrim. Durotan cae tras sufrir la magia demoníaca por parte del mismo Gul'Dan mientras que Draka muere protegiendo al pequeño Go'el tras el exterminio de los Lobo Gélido por orden de Gul'Dan y Mano Negra.
Khadgar abandonó el Kirin Tor y no es aprendiz de Medivh, mientras que Lothar tiene un hijo y además también protagoniza cierta tensión sexual con Garona (¿qué personaje de la película no la sufre?).

Ahm... y Hellscream... ni sale, quizás ni existe. Así que los fans de este tío nos quedamos con las ganas. ¿Lo peor? Que ni le extrañé en todo el film. Tampoco existe El Consejo de las Sombras de Gul'dan, ni se nombra siquiera al auténtico instigador de los acontecimientos, Sargeras.
Por otro lado Orgrim me pareció una simple sombra de lo que debería haber sido, no parecía tener carácter, orgullo ni prácticamente nada de iniciativa durante todo el film. Casi un cero a la izquierda.


¡Menudo lío! Cuando estas cosas pasan LittleEiko se pone furiosa pero en esta ocasión no me ha molestado demasiado, si bien es cierto que no entiendo por qué no se ciñen a su propia historia, sobre todo teniendo en cuenta que la película en sí deja una sensación extraña de indiferencia. Aunque claro, viendo lo que van haciendo con el Wow, tampoco me sorprende ya.

Al ser una crítica es subjetiva y, tal como me comentó uno de mis antiguos compañeros, "hay gente que me ha dicho que le ha encantado y gente que me ha dicho que no les ha gustado nada". Eso había leído yo... y yo soy de las que ni fú ni fá. Me refiero, que no he salido hiperactiva pero tampoco cabreada o que me parezca una mierda. Me ha gustado pero para mí es del montón, sin más. A Ina le encantó y decía que hasta tenía ganas de jugar a Warcraft.


Insisto, es una pasada visual. Está genial hecha, como ya he comentado. Pero se me antoja sosa, como que le falta algo más de profundidad. Porque en sí la línea de argumento es muy sencilla: que los orcos no abran el portal de nuevo para traer el grueso de la Horda. Y, aunque hay acción es poca y no consigue ser suficiente, al estar interrumpida por otras escenas y muchas conversaciones.
El final, por cierto, es abierto y tiene pinta que la siguiente película se basará, supongo, en El Señor de los Clanes (vamos, os podéis ir haciendo una idea de por qué digo esto). Para ver la escena esperad un poquito a que pasen los primeros créditos, que son menos de cinco minutos.



 FIN DE SPOILERS


EN RESUMEN
Warcraft: El Origen es una maravilla para la vista, entretenida y amena. Bien ejecutada, con mucha palabrería y acción justa, eso sí. Para los amantes de la fantasía será una estupendísima película, pero para los amantes de los juegos originales quizá no reciban de buena gana los cambios en el lore.

7 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la crítica.

    Yo soy de esos a los que la peli le encantó XD. Conozco lo básico del lore de warcraft, y básicamente yo creo que es por eso que no la veo con tan "malos" ojos.
    Lo que más me gustó es la "humanidad" que desprenden los orcos, y lo que están dispuestos a hacer por los suyos, ya sea tanto matar como morir. Me gustó mucho como los plasmaron.
    Recuerdo que en el final, mientras Lothar gritaba "¡Por la Alianza!", yo estaba en mis adentros en plan friki total y pensando "¡POR LA HORDA!" jajajaja.

    Estoy por ir a verla otra vez al cine :S

    P.D.: Disculpa el doble post v_v. Queriendo editar el tema me he liado un poco XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, ya está arreglado :) Si veo que vosotros borráis vuestros comentarios yo los termino de eliminar del blog para que no quede feo a la vista.

      Yo no soy una grandísima friki de la saga, un poco sí, conozco lo suficiente para saber que ni la historia que ellos mismos hacen se tiene en pie, así que creo que por eso no me ha molestado que cambiaran tantas cosas como sí pasó con El Hobbit, por ejemplo.

      Yo en el WoW era más de la Alianza, pero en el W3 una de las campañas con las que mejor me las pasé fue con la orca y, en el 2, jugué más con la de la Horda también.

      Eliminar
    2. ¡Gracias!, es un fastidio no poder editar, sobre todo para mí que soy un gamboso jajajaja.

      La verdad que yo tampoco soy un gran fanático de la saga, al menos del lore. Pero tengo muy buenos recuerdos, sobre todo del Warcraft 2, y por supuesto, de la Horda. Me encantaba jugar con esa facción.

      Ya en la época del W3 he de reconocer que tiraba hacia otro tipo de juegos de estrategia y/o rol, tanto de Blizzard (Diablo 2, Starcraft) como de otras desarrolladoras (la saga Heroes of Might and Magic, por ejemplo), y que aún sin ser un fan de Warcraft, fui de esos que probaron el wow desde la pre-alpha, con un hype tremebundo XD.

      A la versión final del juego jugué solamente dos veces. La primera fue al "clásico", con un Orco cazador, por supuesto. Y la segunda más de lo mismo, jugué cuando The Burning Crusade con un Orco cazador y hasta lvl 30 o 35 creo recordar.
      Las dos veces dejé de jugar porque no es sano para mí XD. Soy muy competitivo, ya sea en online o conmigo mismo en singleplayer. Me gusta exprimir al máximo mis posibilidades y no me gusta dejar nada a medias :S . Los mmorpg mejor los veo de lejos. "(Maldito friki XD)"

      Y lo dicho, a mi la peli es que me encantó. Profunda no es, la verdad, y de diálogos y de algunos actores mejor ni hablar. Pero me lo pasé pipa viendo a la Horda masacrar humanos jo jo jo. A parte de poder ver esos lobos, esos grifos de la Alianza... oooohggg. Tengo muchas ganas de ver la siguiente :).

      Saludos!!

      Eliminar
    3. Yo también era hunter, pero elfa de la noche, durante la Burning y el Lich King. Pero también me hice una maga draenei, una elfa de la noche druida, una pícara orca y una sacer elfa de la noche... Si lo tuyo era no era sano, ya ves lo mío. También lo dejé por el mismo motivo que tú, sobre todo porque el server era pvp y me tenían muy cansada los jugadores equipados con sus tier y armaduras de bg del máximo nivel.


      Ya mayor he jugado al Diablo 2 con la expansión pero también he jugado a juegos de estrategia como Age of Mithology, Age of Empires I y II y al Zeus Señor del Olimpo (el cual tengo mazo de ganas de jugarlo de nuevo, a ver si lo encuentro).

      La siguiente aventuro que será o la Segunda Guerra (el Warcraft 2 con Hellscream, Doomhammer y cía y la caída de Gul'dan) y si no, una adaptación de El Señor de los Clanes; esa última escena del bebé Thrall...

      Saluditos

      Eliminar
    4. Cago en to'. Le di a F5 sin querer y perdí el tochazo que había escrito jajajaja. Menos mal, porque era en mi línea XD. Tochazo, tochazo.

      Te comentaba que por eso mismo dejé de jugar al WOW. Me di cuenta rápido del vicio que me llevaría XD. Me gusta mucho farmear y hacer quests, pero es perder muuuuuucho tiempo en un juego de ese estilo. Está muy bien hecho para que no pares de jugar y yo pico mu rápido.

      Del Diablo 2 poco que contar, excepto que jugué muchísimo en abierto y en cerrado. Con colegas y con gente de toda España. La expansión fue lo que más disfruté, y el Druida mi PJ favorito por excelencia. Los combos eran brutales.

      En cuanto a los juegos de estrategia que mencionas uffff. Los jugones que pudimos vivir la era dorada de los RTS aún nos acordamos de muchos de ellos. Una época especial para los fanáticos a esos juegos :). Yo disfruté bastante con muchos de ellos como los AoE, el AoM, los C&C, y por supuesto, al Zeus, Faraón, etc...aunque recuerdo que jugué más a los Caesar, que eran juegos de la misma desarrolladora.
      Por algún lado debo de tener la colección de casi todos los juegos distribuidos por Sierra hasta su cierre :S. *Suena a super viciado de la ostia. Pero que va, de chico se me daban muy bien los RTS y me los comía muy rápido, y ya de adulto y por nostalgia me dio por coleccionarlos.*

      Y con respecto a la peli. Ufff. Yo imagino que directamente meterán la historia de la Segunda Guerra. Y teniendo en cuenta los cambios que han habido se pueden ahorrar mucha historia jajaja (como la de Durotan, que no digo na para no hacer spoiler). Con Thrall espero que respeten lo máximo posible, y a poder ser, y como dices, que hagan una adaptación de "El Señor de los Clanes".

      Cuántas más pelis mejor, yo iré a verlas todas al cine XD. ¡Por la HORDA! :P

      Eliminar
  2. Lo peor de todo es que los otros warchief si que salen. A hellscream se le ve un par de veces. Pero rollo extra de fondo. Aunque bueno realmente en este momento de la pelicula es poco importante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los orcos son como los chinos, oye, tooodos igualicos. Es broma. Si la puedo ver otra vez lo haré, así con un segundo revisionado me fijo más en los detalles, los fondos, etc.

      Gracias por el aporte.

      Eliminar

Traductor