18 de junio de 2016

[Reseña] Azteca - Gary Jennings


Oí de este libro por pura chorra la verdad de boca de una de las encantadoras señoras con las que pasé mis prácticas, Toñi, que sé que no leerá la entrada pero no me importa. Con lo que me gustan a mis las culturas antiguas no occidentales (la oriental no me llama, eso sí) y no había oído hablar de Gary Jennings ni de esta obra.

Toñi me recomendó mucho el libro cuando supo que me encantaba leer y me lo apunté en mi lista mental de "pendientes". En ese momento también trabajaba por las tardes en una tienda de deportes de un c.c. y casi enfrente había un Casa del Libro; preguntando vi que lo tenían ahí mismo así que, un rato después aprovechando que la tienda estaba muerta, me colé y me lo compré. El problema es que no tenía tiempo de leerlo ni siquiera en el transporte porque aprovechaba los trayectos para hablar con Krower o para sobarme un rato y no fue hasta el pasado mes de marzo que pude comenzarlo... para terminarlo este mes.

La verdad que me he ido aficionado mucho a la ficción histórica porque es una buena forma de sumergirte en la época en concreto y porque aprendes muchísimas cosas, aunque normalmente son tochos de tamaño considerable, como es este Azteca (casi 1.100 páginas) pero eso no es problema al menos para mí. ¿Sabéis por qué? ¡Porque estos libros se hacen cortos!



Azteca nace de boca de Mixtli, un anciano mexica que narra toda su vida a petición del obispo de México, Fray Juan de Zumárraga a raíz de otra petición del rey Don Carlos I, buscando satisfacer su curiosidad sobre aquellas gentes que habitaban lo que hoy en día es México. Así, intercalada con la historia de Mixtli, veremos cartas de Zumárraga hacia Su Majestad donde da su opinión sobre lo que ha tenido que escuchar, a la par que cuenta la situación que va viviendo en su destino. Porque Azteca tiene lugar en el ocaso de la civilización mexica, por lo que la llegada de los españoles de Cortés también tendrá su protagonismo en las últimas partes del libro.


Esta obra me ha sorprendido por muchas razones. La primera es que no se hace para nada pesado (al menos a mí). Comparándolo con otros libros del género como pueden ser los de Ken Follet  - "Los pilares de la tierra", "Un mundo sin fin", etc -o los de Auel - la saga de Los hijos de la tierra - si no que me recuerda más al estilo de Jacq - del que no he leído todos los libros que desearía- con una narración más ligera pero contando un sin fin de cosas, sin recargar con extensísimas descripciones de paisajes, procedimientos de construcción, etc. que, aunque encomiables, dificultan mucho la lectura y la hacen hasta aburrida en numerosas ocasiones. Aquí no me aburrí prácticamente, si acaso durante algunos de los viajes de Mixtli, pero eso era porque, curiosamente, eran las partes que en sí menos me gustaban.
En cuanto a las partes que más me han gustado... quizás la parte de Muñeca de Jade, por lo dantesco y morboso, junto con la niñez y adolescencia en general de Mixtli. Los castigos de sus padres hacia él y su hermana Tzitzilini  cuando hacían alguna diablura tienen tela.
Por otro lado la recta final de la novela se me ha hecho muy triste por la forma tan emotiva de ser contada y por el hecho mismo de que se acabase ya este viaje.

Tenochtitlan, capital del Imperio Mexica, será uno de los lugares recurrentes donde se desarrolle la trama.

Jennings te cuenta lo justo y suficiente. Lo único difícil que tiene la lectura es si te molestas en leer bien los nombres, a veces extensos y complicados, en náhuatl y otros lenguajes, pero sobre todo el primero. Desde luego que no se te van a quedar todas las palabras, pero como muchas de ellas se repiten a lo largo de la narración. Pero ahora cada vez que leo o escucho maquáhuitl, Tonatíu, mixpantzincoauyanime, octli, quáhic, xochimiqui, Uey-Tlatoani... entre otras, ya son palabras cuyo significado se me ha quedado grabadas en la mente. 

En Azteca aprenderemos cómo estaba estructurada la sociedad méxicatl, cómo funcionaba y cómo se gestionaba, junto con algunas tradiciones, festividades y comportamientos sociales (ahora sé que los nombres terminados en -tzin son exclusivos de los nobles). No quiero meterme en camisa de once varas diciendo que la tan criticada Apocalypto (que a mi me encanta) tiene sus toques de verdad, aunque mezcle varios aspectos de diferentes culturas en una sola: pero para que os hagáis a la idea la escena de los sacrificios es casi idéntica a lo que sale aquí sólo que el cadáver no cae tan vistosamente como hace en la película. Y hay sacrificios mucho, mucho peor, como el de Xipe Totec, por citar alguno,si bien es cierto que para estas culturas estos sacrificios tenían su explicación, como lo tenían las continuas guerras con la consiguiente recoleta de "presas" para los sacrificios, sus Muertes Floridas. Y sí, los mexica comían carne humana pero en contadas ocasiones y por motivos religiosos. Pero los corazones ni tocarlos, que esos eran para los dioses. 

Y no se queda ahí la cosa, pues como suele pasar en este tipo de novelas el protagonista viaja bastante, en este caso como pochteca (o comerciante) y podremos aprender también sobre otras tribus como los pochteca, los maya, rarámuri, la gente del desierto (en parte gente chichimique) y un largo etc. por lo que la experiencia es aún mayor.


Es imposible no empatizar con Mixtli incluso en sus arrebatos de hombre digno mientras que leyendo las cartas de Zumárraga es inevitable pensar "cuanto daño ha hecho y hace la religión en mano de fanáticos". Además en el libro estarán presentes, muy de cerca, personajes históricos como lo son Moctecuzoma, Cuautémoc, Nezahualpili, Melinche, Cortés o Narváez.
Es en este punto además donde podremos mascar literalmente el choque de dos culturas tan distintas y las terribles consecuencias que vinieron después.

Estos años serán los últimos narrados en el libro.


* Me permito una nota comentando lo poquito que se parece lo que se narra aquí con lo que tan encantada me dejó en la serie de Carlos. Los mexica de ahí parecen casi pordioseros en comparación con la grandeza y pompa que aparecen retratados en Azteca.


Obviamente, por otro lado, al tratarse de ficción el autor se ha permitido algunas licencias junto con decantarse por determinada versión debido a que, como siempre, la historia no es una ciencia exacta porque siempre hay hipótesis sin resolver. De igual modo, siempre he pensado que los protagonistas de este tipo de libros viven demasiadas experiencias, sobre todo malas, y Mixtli no es ninguna excepción.



Es muchísimo lo que este hombre ha tenido que investigar, unos 12 años, para poder escribir esta maravilla, trasladando incluso su lugar de residencia. Tras tanto arduo trabajo el libro vio la luz en 1980 y es una pena que no sea tan conocido a fecha de hoy. Hay más libros posteriores que quiero leer, como Otoño Azteca,Sangre Azteca y Furia Azteca (estos dos últimos escritos por Robert Gleason tras la muerte de Jennings a partir de sus notas) pero, por lo que he leído por ahí, no están a la altura del original. 
Gracias a Azteca he profundizado un poquito más mis conocimientos sobre esta civilización, junto con algunos otros conocimientos relacionados. Y eso siempre es algo bueno. 
Sin duda entra dentro de mis favoritos.



"IN OTIN IHUAN IN TONALTIN NICAN TZONQUICA"
"AQUÍ TERMINAN LOS CAMINOS Y LOS DÍAS "

4 comentarios:

  1. Parece un buen libro para leer, ya hace mucho tiempo que no me cultivo un poco :S

    Inquietante que te llame la atención conocer tanto de las culturas antiguas. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está genial, la verdad, aunque te parezca gordito lo leerás en nada, como te enganches.

      Eliminar
  2. A mi me gusta mucho la historia, pero estos libros escritos por anglosajones, hablando sobre lo que hacíamos los Españoles en la América lo tengo que coger con pinzas. Suelen únicamente alimentar la leyenda negra Española :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya... habrá todo tipo de versiones, pero es innegable que los españoles masacramos un gran número de indígenas (tanto en batalla como con enfermedades) y se les hizo de todo. Aquí tampoco es que nos pongan en las nubes precisamente pero como no deja de ser ficción, hay cosas que serán verdad y cosas que tendrán licencias.

      Eliminar