21 de enero de 2011

El Diario de Bridget Jones


Sería una tontería describir el argumento, ya que es obvio, pero ahí va: es una transcripción de un año de vida de Bridget Jones, una treintañera solterona y alocada que trabaja en una editorial y que se propone cinco objetivos para este año: perder peso, dejar de fumar, controlar el alcohol, ser encantadora y conseguir novio.

Hace ya muchos años que vi la película de mismo título; yo era "joven" e ingenua, no tenía ni idea de qué significaba tener una relación, salvo las vanas utopías surrealistas que rondaban por mi mente aunque sí que sabía los quebraderos de cabeza a los que se podía llegar por culpa de los tíos. También entendía los complejos que suelen adueñarse de la mente de la gente (tanto nosotras como ellos) y de, por supuesto, algunas preocupaciones de los adultos; todos estos, temas centrales del libro.

La película me gustó por todo ello; el libro también pero son tan dispares que no sé cuál me agrada más. Por dispares me refiero a la evolución de los personajes (tanto principales como secundarios), de la historia y de algunos sucesos que difieren entre una y otro.

Lo que sí es totalmente coincidible es la personalidad estrambótica de Bridget; sus complejos, sus vicios, sus defectos... su modo de ser, en general, se mantiene intacto. Y esque la Srta. Jones nos recuerda mucho a lo que nos encontramos cuando nos miramos al espejo. Sus ralladuras rozan lo esquizofrénico y su dejadez es tan propia como la de cualquiera de nosotros. Decir que sufre de curiosos cambios de humor y se agobia a la mínima, algo que no puede evitar acordarme de mí misma. Lo que nos lleva a la situación de que, simplemente por ser como es, nos cae simpática.

Si bien es un libro entretenido, es de los que son para leer una vez para comparar con la película, y dejarlo en la estantería...

No hay comentarios:

Publicar un comentario