2 de enero de 2011

Happy Feet


La pasada noche de Navidad emitieron por Telemadrid la película Happy Feet: Rompiendo el Hielo. Las críticas habían sido excelentes, triunfando en las carteleras de cine en EE.UU. y no quedándose atrás aquí, en España.


La historia trata de Mumble, un joven pingüino emperador cuya colonia centra su vida en el canto; todos los pingüinos saben cantar increíblemente bien, lo que les permitirá encontrar a su pareja ideal. Pero Mumble es distinto puesto que no posee una voz apta pero, como contrapartida, posee un gran sentido del ritmo y tiene una habilidad innata para bailar, algo que traerá de cabeza al resto de la colonia y que hará que Mumble se sienta desplazado del resto, sobre todo cuando quiere conseguir el amor de Claudia.
Debido a su condición y a un problema aun más gordo de fondo, Mumble emprenderá un viaje que le permitirá vivir emocionantes aventuras.


Es una película que decidí ver una vez que me la recomendaron ya que el cine musical no es que me llame mucho, a pesar de que muchas de las películas que me gustan se centran también en la música (Grease, Fiebre del Sábado Noche...). No obstante, Happy Feet he de decir que me gustó mucho y que sale aun menos música de la que me esperaba, que las especies que aparecen (y de las que hablaré en una nueva entrada como hice con la de Los Guardianes de Ga Hoole) están muy fielmente representadas y cuya historia muestra verídicos problemas a los que se tienen que enfrentar estas especies en su vida normal.


La recomiendo por ser tierna, divertida y emotiva. La música que sale es excelente y puede incluso a ayudarnos a concienciarnos sobre las consecuencias de la intromisión del hombre en el mundo natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario