24 de abril de 2011

Bolt



Otra de las pelis de dibus que me perdí en su momento pero que, finalmente, acaban echándola en la televisión provocando la necesidad de no perdérmela. Ayer noche pude disfrutar de ella en Antena3 y qué decir que no sepamos ya de Disney: que sabe hacer películas. Películas entrañables y llenas de mensajes (amor, amistad, valor...), que lleva haciendo desde el principio de su historia, y que tanto niños como adultos pueden ver y que les encanten.

En esta ocasión conoceremos a Bolt, un perro de cinco años que lleva toda su vida trabajando en la televisión con su dueña Penny. Y en la serie, Bolt es un super-perro, modificado por el padre de Penny, un científico y tiene poderes como una gran fuerza, rayos oculares y un super-ladrido hiper sónico. El detalle es que Bolt piensa que todo es real y que su deber es salvar a Penny de los malos que harán lo posible por capturarla. El problema es que un día, por accidente, Bolt sale de los estudios de Hollywood y acaba en Nueva York, donde deberá enfrentarse al mundo real para poder volver a los brazos de su dueña.
En su viaje conocerá a una carismática gata llamada Mittnes y al hámster Rhino, que es un megafan de la serie de Bolt y de un friki que ríete tú del dependiente de La Mazmorra del Androide de los Simpson. Para mi gusto, ambos son igualmente de encantadores y son un punto fuerte de la peli, echándole un cable a nuestro protagonista.



Bolt no irá sólo en su aventura. Estos compañeros prometen buenos momentos.
Qué decir, aparte de que todos aquellos bastardos que odian a los animales y los maltratan o los abandonan deberían verla, porque lo mismo les hace reflexionar un poquito. Amo a los animales y me saca de quicio toda esa gentuza que no es capaz de valorar que un perro (o cualquier otro animal) tiene sentimientos; son prácticamente niños pequeños que necesitan de nuestro cuidado y atención, hay que enseñarles y educarles pero también darles todo nuestro cariño y amor porque ellos también nos lo dan.
Aquí en la película veremos todo lo que es capaz de hacer Bolt por volver junto a su dueña humana y cómo ésta necesita también de encontrarle y la frialdad conque llevan los estudios de Hollywood donde trabajan la desaparición del perro.

Pues señores, eso es también real si no, mirad casos de mascotas a las cuales se les ha muerto su dueño y han estado junto al cadáver hasta que lo han recogido e incluso, esperando a las puertas del hospital o edificio al que lo han llevado pensando que su dueño puede salir en cualquier momento. Así días y meses... incluso años. ¿No da qué pensar? Y mucha gente los deja tirados como si fueran un mueble roto; demasiado grande, feo o ruidoso como para tenerlo en casa y ocuparse de él. Vergüenza debería darles...

Es... uuff... no sé, soy incapaz de poder con ello y menos aun de entenderlo. jamás lo entenderé. Menos mal que también hay personas totalmente opuestas y que de verdad tratan bien y ama a sus mascotas y que pregonan e intentan influenciar a los demás para que recapaciten y aprendan ese valor. Tal y como hace esta película.

Os la recomiendo. Reireís mucho, disfrutareís y os emocionareís realmente; todo ello, especialidad de Disney. Verla y ponérsela a vuestros hijos y enseñarles a amar a los animales, porque ellos ya lo hacen...

No hay comentarios:

Publicar un comentario