25 de abril de 2011

Invasión




Anoche fue emitida en La 1 la película de Invasión, protagonizada como podeís ver por Nicole Kidman y Daniel Craig. Ni que decir tiene para todo amante de la ciencia ficción que se precie, que estamos ante una versión contemporánea y algo cambiada de la película de culto de La Invasión de los Ultracuerpos (1978), a diferencia de que en Invasión los causantes de los problemas son una especie de bacterias provenientes del espacio, mientras que la versión antigua son esporas que generan plantas de las cuales sale tu réplica exacta salvo por el detalle de las emociones, claro.

Es la única diferencia argumental que hay (dejando de lado personajes), pero recrea exactamente lo mismo: todo a tu alrededor es igual que todos los días, pero con la diferencia de que la gente que te rodea no es la misma gente de la noche a la mañana (los cambios son por la noche, mientras se duerme); todos parecen comportarse de un modo extraño y a tí se te pone la piel de gallina imaginándote en esa situación. Da tanto miedo como un loco con un hacha (esque ayer me volví a ver la de El Resplandor...). La diferencia con estas "réplicas impostoras" (que en Invasión no son réplicas como en la anterior, pero bueno) esque nosotros tenemos emociones y ellos no; miedo, nerviosismo, amor, furia y demás son desconocidas para ellos y es lo que sienten en nosotros para saber que no somos de ellos; quédate frío como ellos que no notarán la diferencia.


En estas condiciones Nicole Kidman intentará desesperadamente encontrar a su hijo que está retenido por su familia "cambiada" y poder tenerlo a su lado, pasándolas realmente mal y dejando salir su lado más primitivo: un ser humano que luchará por su supervivencia, haciendo todo tipo de acciones que nunca jamás pensó que sería capaz de hacer.

" No te duermas. Te estoy buscando. Escríbeme. Te quiere, mamá." - Nicole K. hará lo imposible por recuperar a su hijo en medio de una invasión alienígena.

Es el mensaje principal de la película. Los invasores nos ofrecen un mundo sin guerras ni conflictos, en la que todos somos uno conservando nuestra anterior vida, pero con el precio de suprimir nuestra propia esencia. Y que cualquiera de nosotros, como animales que somos, conservamos instintos primarios que pueden salir a flote en situaciones de crisis. Porque somos humanos.



Está bien la peli, pero igualmente os recomiendo sus antecesoras: La invasión de los ladrones de cuerpos del 56 y La invasión de los ultracuerpos del 78 (la más vista por mí) que, esencialmente es lo mismo pero igualmente distintas a esta versión del 2007.

Si os gustan las pelis de terror piscológico (para mí más brillantes que las pelis cargadas de vísceras las cuales no dan miedo, dan asco), los aliens y las invasiones, son vuestras películas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario