27 de julio de 2011

Harry Potter: LRDLM II: El fin de una saga


El pasado domingo, después de ver Paul en casa de Krower y meternos tarta pal cuerpo, nos fuimos al cine para ver la última película de "Harry Potter: Las Reliquias de la Muerte. Parte II". Su duración es de dos horas justo y, a pesar de que nos heláramos un poco (sobre todo mis pies y Krower en sí) ¿qué más puedo decir?

Al hacerla en dos partes han podido incluir más detalles del libro que si la hubieran hecho en una sola no hubieran podido incluir y así cagarla hasta el fondo, si bien es cierto se hace raro cuando termina una y empieza la otra. Salvo la lucha contra Voldemort y otros pequeños detalles (si me acuerdo bien), no hay demasiados cambios.

Y así termina una saga, una saga mágica con la que muchos hemos crecido: desde que el primer libro llegó a nuestras manos hasta el último ha pasado algo más de una década (tanto para las pelis como para los libros), mucho tiempo en el cual hemos acompañado al trío de Harry, Ron y Hermione en sus mágicas aventuras. Para todos nosotros, todos los fans de esta serie, el fin de su historia supuso un alivio y a la vez un pesar: alivio porque la tensión a saber qué pasaría al final de la historia y el poder leerlo era algo que ansíabamos con muchas ganas, pero a la vez que lo hacíamos, sentíamos cómo terminaba una parte de nuestra vida. Puede sonar mega exagerado, pero me atrevo a decirlo en plural porque no seré la única que lo siente así.
Cuando llevas siguiendo algo mucho tiempo, algo que te gusta, y termina suele dejar eso, una sensación de vacío en tu estómago, como decir "cómo me alegro de que ya acabe, qué ganas tenía" para,a continuación murmurar "jo, qué penica, ya termina... es el último y no habrá más".

Una década abarca muchísimos años y no solo en sus protagonistas, como se puede apreciar cuando miramos al trío de jóvenes "magos" sino en nosotros mismos; diez años llenos de alegrías, penas, aventuras y desventuras y nuevas experiencias, cambios físicos también desde luego... pero todos ellos llenos de las páginas de Harry Potter.


En fin, todo lo bueno se acaba como quien dice, y se puede encontrar sustitutos, pero pocos hay de este nivel y, aunque es cierto que los libros/pelis son más oscuros por momentos (sino, a ver la primera y luego la última entera y a ver que cuerpo se te queda) siguen siendo Harry Potter, pero mejor releerse los libros que ver las películas, o hacer ambas cosas en el orden que se quiera, que es como mejor se aprecian los cambios.

¡Por Harry Potter, el niño que sobrevivió! xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario