2 de agosto de 2011

Beowulf


Realizada en el 2007, cuando la vi anunciar para cines me llamó la atención aunque no en demasía. Sin embargo ayer de madrugada, según terminó Outlander en Telemadrid, comenzaba Beowulf y no pude evitar quedarme a verla, a pesar de que tenía sueño. Y me gustó mucho, pues es una adaptación de un popular poema ápico anglosajón, similar al Anillo de los Nibelungos.


En ambas historias, Beowulf, originario de Geatland, llega a las costas danesas para acabar con el problema del rey Hrothgar: este no es otro que Grendel, una criatura de lo más fea e histérica a la que le molestan los ruidos, gritos y música de la nueva sala de celebraciones del rey. Grendel matará a casi todos los que hay en la sala por lo que el rey busca la muerte del monstruo, que huye ante su desafío. Cuando Beowulf lo mata, ignora que después de ello tendrá que enfrentarse a la madre de Grendel, que jura venganza por el asesinato de su hijo. Pero será una venganza poco convencional.

Las diferencias con el poema épico no son demasiadas, si bien es cierto que quitan parte del encanto de la película, que tiene un look argumental muy mitológico. Con decir que la madre de Grendel es una ogra (a pesar de que los ogros carecen de sexo en la motología nórdica) es más que suficiente. La personalidad del rey Hrothgar no es tal como la de la película y el cristianismo está aun menos presente.

Sin embargo, no deja de ser una película entretenida y muy curiosa de ver, sobre todo por su animación, conseguida gracias a la técnica de la captura de movimiento , algo ya usado para otras películas, como el Gollum de El Señor de los Anillos. Sólo que en Beowulf se aplica a toda la película: actores como John Malkovich, Anthony Hopkins, Alison Lohman, Robin Wright Penn o Angelina Jolie serán reconocibles en el film.
Como curiosidad, decir que alrededor de unas 300 cámaras son las responsables de semejante resultado.

Y esque no es para menos cuando digo que es la leche lo de las capturas de movimientos, porque nadie diría que el actor que hace de Beowulf, el joven y fuerte protagonista, sea Ray Winstone. Sí hombre, aquel señor algo entradito en años y carnes que salía en la última aventura de Indy gritando como un descosido aquello de "¡¡¡Jonsyyyyyyyyyyy!!!" cuando las cosas se ponían feas para nuestro arqueólogo favorito. ¿A qué es un ORLY total?
Por cierto, para aquel que sienta curiosidad, le diré que Grendel es un Jotun, por si no lo notaba en el film y se preguntaba que leches es ese tío.


En resumen, que la recomiendo a todo aquel que le gusten las historias mitológicas, los héroes y las criaturas fantásticas; la historia, a pesar de no ser del todo fiel al poema original está muy bien y merece la pena por ver la calidad del trabajo. Os gustará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario