12 de julio de 2012

Crash: Guerra al Coco-Maníaco (Mind Over Mutant)


Acabo de terminarme el último juego de Crash Bandicoot que salió para Wii y ha dejado sobre mí unas cuantas sensaciones extrañas. Desde su nacimiento, Crash ha ido dando saltos de compañía en compañía hasta llegar a la última, Sierra Entertainment (Half Life, Leisure Suit Larry, etc) y, aunque ha querido mantenerse en su línea inicial que tan bien dejaron los muchachos de Naughty Dog (Crash B.1,2,3 y Team Reacing, Uncharted, etc), no sé si le ha ido sentando bien o mal.

No he jugado ni a la mitad de juegos de Crash que hay en el mercado, pero si he jugado a los suficientes para saber si me han gustado o no o si hubiera preferido un estilo determinado. En el caso de Crash Bandicoot 3: Warped sí que me agradó muchísimo, al igual que el Crash Twinsanity (CTS) (Traveller's Tails)  y Crash Team Racing (CTR), mientras que por ejemplo Crash: La venganza de Cortex no me gustó en absoluto, por diversas razones.
Pues Crash: Guerra al Coco-Maníaco está entre medias de un extremo y otro, sobre todo para el que no me ha gustado. Y ahora iré diciendo por qué, pero todo a su tiempo. De momento ir conectando el Nunchuk al Wii-Mote para poder empezar.

Argumento
Es sencillo: el Dr. Neo Cortex, el archienemigo de Crash, se ha aliado con el Dr. N. Brio para crear el NV, un dispositivo que al usarse, convierte al más tierno animalito en un asesino sanguinario y temible y piensan comercializar el artefacto por todo el mundo (no son listos ni nada). Coco y Crunch, los hermanos de Crash, serán las primeras víctimas y éste, junto con su inseparable máscara Aku-Aku, tendrán que buscar la manera de "curarles" y detener a Cortex de nuevo.


Para ello contaremos con la ayuda de los Mutantes, algunos de los cuales ya pudieron verse en el Crash of the Titans

Funcionamiento del juego
Tendremos 8 mundos por los que movernos, aunque a veces deberemos volver a alguno anterior para completar las misiones activas. Hay dos tipos de misiones: principales y secundarias. Las primeras son las que tendremos que pasar para poder avanzar en el juego mientras que las secundarias sólo nos servirán para  desbloquear extras y conseguir el 100% del juego completado y no influirán en la historia, todas ellas bien detalladas en el menú de misiones. Las secundarias suelen ser básicamente encontrar unos muñequitos especiales, conseguir todas las mejoras tanto con Crash como con los Mutantes y matar un número determinado de enemigos. Conseguir el 100% hará que se desbloquee la apariencia Super Crash, que será más rápido y fuerte que el original y con un aire a Sonic.
También tendremos el Mojo, una especie de bolitas de distintos colores (dependiendo de la cantidad de experiencia que nos den) que, si lo recogemos, nos permitirá adquirir mejoras tanto para Crash como para los Mutantes, como mejorar la fuera y la rapidez.


Para conseguir un Mutante primero debes luchar contra él y, cuando te lo indiquen, subirnos a su espalda. Así podremos controlarlos y guardarlos en nuestro inventario, aunque sólo podemos llevar 2 como máximo. Si manejamos uno y saltamos a otro el primero morirá y nos soltará Mojo, mientras que si bajamos de él y le dejamos un poco, se retirará y nos dejará también Mojo. Lo ideal es llevar 1 por si acaso, aunque ya digo que con tanta variedad, unos 12, acabaremos teniendo nuestros predilectos; para mi gusto los mejores son los Ratarámbanos, los Esbirros los de las púas que ahora no me acuerdo cómo se llaman. Si bien es cierto que en determinados momentos necesitaremos uno de un tipo porque si no no podremos avanzar.




¿Por qué a mí?
Una de las cosas que no me han gustado es, tener que rejugar los mismos niveles en varias ocasiones, básicamente porque lo normal sería que nos hubieran habilitado una serie de atajos, pues con tanta bifurcación y tanto enemigo que se genera es un auténtico coñazo. Además que lo mismo quieres hacer algo y matas a todos los enemigos que salen y, pisas en cierto punto y se vuelven a generar de nuevo...
Por lo menos con los Mutantes se nos hará más ameno, aunque yo ya llegaba el momento en que pasaba de los enemigos siempre que me era posible y avanzaba porque si no me podía tirar de los pelos. Y ya digo que nos harán más fácil y rápido tanto mareo de viaje, aunque también pueden ser molestos porque saldrán como enemigos y primero deberemos vencerles para poder controlarlos.

Tampoco tendremos un botón para poder manejar la cámara, lo que nos impedirá tener una visión completa de nuestro entorno y que engorrará aun más el avanzar. Creo que no pido mucho ¿no?

Lo que tampoco me ha convencido mucho son las escenas de vídeo, al puro estilo cartoon, que sería molón pero sin cambiar tanto de dibujo, puesto que algunos son de lo más cutres y parecen estar fuera de lugar. Por otros, es de lo más simpático y acertado.

El humor absurdo que destilan todos los juegos de Crash sigue ahí y es un punto a favor, aunque no me ha parecido tan bueno como el de CTS. También destacaría ese modo multijugador en el que el Player1 manejará a Crash y el Player2 a Coco. 



Conclusión
Crash Guerra al Coco-Maníaco podría ser un juego más largo y difícil, resultando menos cansino si no llenaran las áreas despejadas de nuevo de enemigos (aunque esté hecho así para farmear Mojo) y sí se hubieran habilitado atajos. Los controles son a veces bastante imprecisos y eso nos llevará a la muerte en más de una ocasión, aunque por las escenas de vídeo a lo cartoon merece la pena ser jugado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario