1 de agosto de 2012

Los Juegos del Hambre - Suzanne Collins



El último de la larga lista de regalos de cumpleaños que ya comenté, éste de CC, Frost y Loren, el primer libro de la trilogía de Los Juegos del Hambre, que hace relativamente poco estrenó en cines la primera película, que aun no he visto.

No me ha decepcionado en absoluto, es más, me ha gustado bastante. Está claro que va dirigido al público adolescente pero también al más adulto, porque estamos ante una historia dura y seria por la lucha de la supervivencia. 
Los Juegos del Hambre nos traslada a un futuro no muy lejano, dominado por la dictadura del Capitolio, que organiza dicho evento (un puro reality-show) entre los 12 distritos que componen el país de Panem. Cada distrito entrega como tributos a una chica y a un chico entre 12 y 18 años elegidos por sorteo para que luchen hasta la muerte en la arena de los juegos; sólo puede quedar uno. La protagonista, Katniss Everdeen se presentará voluntaria para ocupar el lugar de su hermana pequeña y tendrá que usar todas sus habilidades de supervivencia para salir con vida de allí.

Es de una lectura fácil; 384 páginas en una letra grande y clara, de narración fluida y sencilla pero que consigue engancharte según comienzas la lectura. Narrado en primera persona por Katniss, nos enteraremos de todos los detalles de la historia de Panem y de los propios Juegos, a la par que conocemos los más profundos pensamientos de la chica de todo cuanto le rodea. En algunos momentos puede que nos asombre su dureza, pero es comprensible ante lo que se nos presenta aquí.

Un mundo lleno de crueldad y frialdad, hambre y desesperación, falsas apariencias y personalidades, engaños y mentiras y mucha acción... y un poco de romance, pero para que os quedéis tranquilos no tiene nada que ver con el estilo de Crepúsculo, así que eso no os eche para atrás.
Aunque todo sea ciencia-ficción muchos de los aspectos mencionados son muy reales en nuestro día a día; una imagen no tiene por qué valer más que mil palabras, sobre todo si no es real. 

Por todo esto lo considero un libro bastante profundo y depurado; una historia sencilla pero que es suficiente para mantenernos pegados a las hojas y no parar de leer. Estoy deseando leerme el segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario