4 de agosto de 2012

Prometheus


Ayer por la tarde acudimos a ver la nueva película de Ridley Scott Prometheus en su estreno. Teníamos ganas de verla, pues desde siempre hemos sido fans de la saga Alien (aunque en realidad sólo de las dos primeras películas, las otras me parecen bazofia y que sobran) y ver qué nuevas sorpresas y respuestas harían su aparición.
Por mi parte he de admitir que siempre me ha llamado muchísimo la atención el Space Jockey (o como le decía yo siempre antes de conocer ese apodo, el calcificao) que salía en Alien el Octavo Pasajero y que era un tema recurrente a tocar cada vez que veía le película, por lo que me sentía obligada a ver Prometheus. ¿De dónde ha salido algo tan bestialmente gigantesco y con esa cara?¿Qué hacía en semejante cañón?¿Por qué llevaba huevos de Xenomorfos (el Alien en sí) en la nave?¿De dónde venía y adónde iba con semejante carga? Aquí por fin sabremos el por qué pero también aparecerán nuevas preguntas que no obtendrán respuesta.

El argumento es el recurrente de muchas películas de ciencia-ficción: humanos que parten a buscar respuestas de su origen al espacio porque han encontrado X indicios arqueológicos que les llevan a pensar en un origen extraterrestre (panspermia), algo de lo que parece que los llamados Ingenieros (los Space Jockeys) puede que tengan mucho que decir... todo ello en dos horitas de duración, que no está mal. Incluso puede parecer chocar con la primera de AvP pero en la misma medida puede cuadrar, aunque me parece algo tan complicado y siendo sagas distintas, que a la larga será imposible que cuadre, visto lo visto con otras sagas alargadas en el cine o con nuevas versiones (Spiderman, por ejemplo).

Los efectos especiales son excelentes al igual que la creación de los escenarios, como el edificio de los Ingenieros, todo del clásico estilo que veíamos en Alien y que tanto nos gusta a los fans: paredes que parecen de tejido vivo, brillantes, negras y sudorosas. Aparecerán nuevas criaturas hasta ahora desconocidas pero que sin duda nos recordarán mucho a otras existentes, mencionado así porque no quiero spoilear nada más.
Prometheus, sin embargo, una vez que ha sido vista no deja con la sensación de ser exactamente una precuela de Alien, sino más bien una historia relacionada con la saga pero que empieza de 0 a partir de aquí, creando otra saga aparte. El final tan abierto que hace pensar que una segunda parte es inevitable y las preguntas sin respuesta son sólo factores que ayudan a confirmar la posibilidad.

Sin duda os dará bastante tema de conversación una vez salgáis del cine: decir que cuando las luces se encendieron y empezaron los créditos noté a toda la gente de la sala como distante: mucho silencio. Creo que se sentían como yo, algo impresionados y un tanto confusos. Y no éramos los únicos que nos esforzábamos por encontrar explicaciones a todo lo que habíamos visto, siendo Krower el que más se acercó a lo que parece la auténtica historia.
De todos modos decir que hay cosas que siguen sin cuadrarme, como por ejemplo el tamaño del antiguo Space Jockey en comparación con los Ingenieros; son los mismos pero el primero es aun mucho más grande que los nuevos, algo que no entiendo (y no digo de unos pocos centímetros que podría haber de diferencia entre un espécimen y otro de la misma especie, sino de todo). Había más pero hoy he despejado mis dudas, junto con las ideas de Krower y las mías propios y estoy satisfecha con el resultado.

Yo creo que os gustará si os gustaron las de Alien y, en general, otras pelis de R. Scott pero quizá no encontréis explicación a todo. Si hay algo que no os cuadre buscar en internet o, mejor, me ponéis un comentario que yo entro al debate, es algo que me encanta. Aunque algunas partes son de fumada power total, ya os lo advierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario