29 de noviembre de 2012

(Especial) Películas de vampiros: Abierto hasta el amanecer




ARGUMENTO: Dos delincuentes muy peligrosos, los hermanos Seth y Richard Gecko (George Clooney y Quentin Tarantino) necesitan cruzar la frontera porque son perseguidos por la policía. Para ello, secuestrarán a la familia del ex-reverendo Jacob Fuller (Harvey Keitel) . En México han quedado con un contacto, Carlos, en el bar La Teta Enroscada al amanecer. Lo que no saben es que dentro de ese bar se esconde un problema mayor que la policía, pues puede convertirse en su tumba.
 
VAMPIROS: Con un aspecto totalmente humano (aunque es sólo una ilusión, su verdadera forma es grotesca), estos vampiros tienen la carne blanda y mueren al traspasarles el corazón con algo puntiagudo, con agua bendita o con la luz solar y las cruces les dañan. Beben sangre y destrozan sádicamente a sus víctimas. Su sangre es verdosa o negra y pueden adoptar forma de murciélagos para viajar. Parecen ser capaces de comunicarse telepáticamente y transformar humanos en vampiros sólo con morderlos.Cuando mueren, sus cadáveres se incendian dejando atrás una masa verde-negruzca un tanto asquerosa.
Para convertirte en uno, deben morderte y pasar poco tiempo (depende de la persona supongo, pero los hay que son casi al instante) para que seas uno de ellos; te saldrán los colmillos y tu cuerpo se transformará.
No hay más detalles.

CRÍTICA: dirigida por Robert Rodríguez y con guión del propio Quentin Tarantino, esta película de 1995 sabe mezclar con buen acierto el terror, la acción y la comedia (con tintes negros, eso sí).
Si tomas la película y no tienes ni idea de que va al principio pensarás que estás viendo una típica película de acción estilo Pulp Fiction y creerás que el argumento es predecible. Y es que se podría dividir el film en dos partes: la primera es la de la huida de los Gecko, que es lo que causa esa impresión, y la segunda es la llegada al bar, donde esa huida pasa a un segundo plano y tendremos de golpe a una panda de vampiros de lo más sedientos y sádicos, con desmembramientos, sangre y violencia a cascoporro.
George Clooney está soberbio en su papel de Seth; atracador violento pero en cierto modo noble, es duro y  proporciona escenas con un humor de lo más sarcástico y franco. Un personaje que, a pesar de su historial delictivo, caerá simpático y será del agrado del espectador.
Al film no le falta tampoco el toque de sensualidad y éste corre a cargo de Salma Hayek en su papel de Satánico Pandemónium, cuya danza voluptuosa con la pitón albina ha dado otro icono del cine bastante famoso, siendo la escena a destacar de la película.

En mi caso tampoco olvido la escena con el viejo del hotel y el timbre y a Cheech Marin (que tiene 3 papeles diferentes) en la puerta del bar, con música rock de fondo, anunciando a los cuatro vientos el gran catálogo de chochos disponibles para la clientela con su reclamo "¡Bien ya tenemos chocho, chocho chocho! ¡Adelante amantes del chocho!" .
Vampiros, acción y gamberra a más no poder os divertirá de lo lindo y os hará soltar más de alguna carcajada.
En cuanto a la segunda parte... ni caso, no tiene que ver con ésta y es un rollo patatero.


Me despido con el diálogo antes mencionado de Seth y el viejo del hotel:
(Seth llamando al timbre del mostrador. Nadie acude. Insiste hasta que acaba agarrando el timbre y lo estampa varias veces contra el mostrador. Entonces aparece un viejo algo cojo y refunfuñante).
- Viejo: Vale, joder, vale, sí, ya voy... joder, a qué tanta prisa... -llega y mira a Seth - Pero bueno ¿qué coño quiere?
- Seth Gecko: A ti que te parece qué quiero, viejo capullo, ¡una puta habitación!.
El viejo cambia totalmente la expresión de la cara y el tono de voz.
- ¡Ah! Está bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario