23 de noviembre de 2012

(Especial) Peículas de vampiros: Vampiros de John Carpenter



ARGUMENTO: En esta película (1998) seguiremos los pasos de un grupo de cazavampiros, liderados por el rudo Jack Crow (James Woods), que trabajan para El Vaticano matando a todos los vampiros que encuentran. La acción transcurrirá en Nuevo México, donde buscan al Vampiro Maestro Valek (Thomas Ian Griffith), que camina por el mundo desde el siglo XIV y que es duro de pelar.
El gran vampiro parece tener en mente cierta reliquia, aunque Jack ignora el motivo. No obstante contará con la ayuda del padre Guiteau (Tim Guinee) enviado por el Vaticano para colaborar en la muerte de Valek, de su mejor hombre Montoya (Daniel Baldwin) y de una prostituta que es mordida por Valek, Katrina (Sheryl Lee).


VAMPIROS: aquí se conserva mucho la idea del original chupador de sangre: inmortales, vulnerables al agua bendita, a las cruces y al sol pero con capacidades físicas superiores a los humanos, sed de sangre y sádicos de cuidado. Cuánto más antiguo es el vampiro (Maestro) más fuerte y peligroso será. Se les mata clavándoles una estaca en el corazón o exponiéndoles al sol. Pasan el día durmiendo bajo tierra o cobijados en edificios oscuros. Todos poseen un vínculo telepático que les une, transmitiéndose imágenes y pensamientos.
Un humano se convertirá en vampiro si es mordido y tardará unos días en conseguirlo, aunque de mientras comenzará a sentir ya los efectos de la sed y la telepatía con su creador. Hay medidas para contrarrestar o ralentizar la transformación, como quemar la mordedura.

CRÍTICA: ¡Me encanta esta película! Es una de mis favoritas. John Carpenter sabe crear esas atmósferas únicas de terror y suspense palpables, como ya vimos en The Thing (1982), El pueblo de los Malditos (1995) o They Live (1988). A pesar de todo hay ciertas dosis de humor negro que encajan perfectamente en cada situación y que ayuda a aligerar la tensión, como los tacos y sarcasmos de Jack y su manera de salirse con la suya y el propio padre Guiteau. La historia es buena, clásica pero ni típica ni predecible.
T.I. Griffin lo borda en su papel de Valek, pues impone un gran respeto y cierto miedo con su gran altura, el predominante color negro y sus propias facciones (atractivas pero desagradables), pareciendo un auténtico vampiro.  Una escena suya que destaco, cuando muerde a Katrina en cierto sitio que... madre, qué porno xD
Destaco también el papel de Tim Guinne como el padre inocente, torpe e inexperto, pero que llega a dar la talla cuando se le pide su ayuda y permanece fiel a sus principios, detalle que hará saltar chispas de fricción con Jack Crow.


Sin embargo la mayor parte de los aplausos se los lleva James Woods, en una excelentísima actuación.
Y es que lo borda; Jack Crow es duro, algo bestia, es todo un machote y seguro de sí mismo, un auténtico boss. Lleva las riendas de la situación y carece de escrúpulos. Su obsesión casi enfermiza con la devastación de los vampiros, a la par que el origen de ella, completa sin duda un personaje complicado. A pesar de su rudeza extrema, llegando a vapulear al pobre padre Guiteau para sonsacarle información, es un personaje que nos cae simpático y que nos mola, llegando a ganarse nuestra admiración.
Su look motorista: chupa y botas de cuero negras, tejanos y camisa negra, llevando a veces gafas de sol redondas ayuda a remarcar la fuerza de su carácter (y por supuesto el propio Woods, un hombre que no es nada guapo pero que incluso en este papel es inevitable que resulte sexy).


En fin, nada más que añadir. Si aun no la habéis visto ¿a qué coño estáis esperando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario