7 de abril de 2013

Evil Dead: Posesión Infernal (2013)

Ayer por la noche y como siempre, en la genial compañía de Krower, Frost, Loren y CC acudí a ver al cine (más por ellos que por mí) la adaptación de un título de serie B que ocupa un lugar de honor entre los amantes del género de terror y lo sobrenatural. Por supuesto, hablo de The Evil Dead, película estadounidense escrita y dirigida por Sam Raimi en 1981, a la que siguieron dos secuelas: Evil Dead II y Evil Dead III: Army of Darkness.



¿Quién no ha visto en algún sitio a Ash (Bruce Campbell), con su característica camisa azul y su inseparable motosierra luciendo una expresión decidida y algo demente embadurnado de sangre?
En este remake no se respeta el nombre original de los personajes pero enseguida asociaremos al protagonista David (Shiloh Fernandez) como el original Ash. El argumento por otro lado, es muy similar al original, como el desarrollo del resto de la historia.

David, su novia Natalie (Elizabeth Blackmore), amigos Eric (Lou Taylor Pucci) y Olivia (Jessica Lucas) y Mia (Jane Levy), hermana menor de David y amiga también desde la infancia de Eric y Olivia deciden pasar una temporada en una cabaña en medio de un bosque de Tennessee, propiedad de la madre difunta de David y Mia. La razón es ayudar a Mia a superar su adicción a las drogas. Pronto harán un horrible hallazgo en su sótano, incluyendo una bolsa de basura envuelta con alambres que pronto un curioso Eric procederá a ojear, descubriendo así el Natorum Demonto (Libro de los muertos, sustituyendo el nombre del original Necronomicón Ex Mortis). Entonces lo leerá y desatará el horror sobre ellos.


Estamos ante un film gore en extremo y que a más de uno le recordará a la saga Saw o a Rec, disminuyendo a lo mínimo los toques de humor negro que aparecían en el original, también cargado de mucha violencia pero con efectos especiales que hoy en día no provoca la misma impresión que éste.
En mi opinión personal, si omitimos tanta sangre, mutilaciones y desmembramientos brutales, la película estaría mucho mejor, pero sin duda no será del agrado de los amantes de la original, quienes seguro que se llevan alguna sorpresa que otra inesperada. Vamos, que a mí me ha gustado la idea en sí y no la bestialidad del film, como al resto de los que fuimos a verla, salvo a Krower y CC.
Krower considera que si le quitamos eso la película pierde la gracia y en cuanto a CC la película es una obra maestra, aunque viendo lo que ama la saga original, que no paraba ni quieto ni callado en la butaca destripándonos lo que iba a pasar y que se doblaba de la risa con muchas escenas... no es de extrañar.


Así que vosotros mismos, en mi caso si sacan segunda parte no pienso ir a verla al cine, soy demasiado sensible xD Pero si os gusta este tipo de película de casquería y la propia saga original como a CC, lo más probable es que acabéis tan hiperactivos y encantados como él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario