29 de julio de 2013

¡Vicio Mode Extreme: ON!

Este sábado pasdo he de confesar que fue un día muy fructífero, no sólo por ver una serie de animalejos de lo más variado de camino (milanos reales, buitres y una descomunal ave que no supimos qué era, pero no era ninguno de los citados antes y parecía una rapaz) sino por la cantidad de cosas a las que jugamos. Es lo que tiene una casa y un grupo de siete personas, que no te aburres en ningún momento.

¿Cuántas películas cayeron? Pues un rato de La máquina del tiempo, enteras ya Hot Shots, Ironman, Piratas del Caribe: La maldición de La Perla Negra y Escuela de Rock... y eso porque teníamos que hacer la comida (fajitas y burritos de los del mercadona) y la cena (tortillas de patata y ensaladas) que si no alguna más caía. El vicio fue sobre todo a juegos de mesa, puesto que el Naruto Shippuden jugaron algunos mientras hacíamos el resto la cena, así que no cuenta. Estos juegos fueron un total de tres, dos de ellos totalmente nuevos y que ahora explicaré por aquí.


1. ZOMBIES


Loren venía con ganas de estrenar su recién adquirido Zombies y no le hicimos esperar. A mí me gustó pero es cierto que la partida se alargó demasiado y quizá cometimos algunos fallos pues era la primera vez que jugábamos y Loren (que hizo de máster por ser un juego de hasta 6 personas) no estaba muy suelto con las reglas, aunque se las había leído bien, e interpretó alguna cosa a su manera y juicio.

La historia va de que somos humanos atrapados en una ciudad infestada de zombies que ansían hasta las trancas incluirnos en el menú del día. Nosotros, como es natural, no queremos tal cosa y preferimos seguir vivos... y ganar la partida, por supuesto. Esto se consigue de dos maneras: o matando 25 zombies (que no es moco de pavo, ya veréis por qué) o ser el primero en llegar al helicóptero de evacuación. El mapa se divide en cuadrados de diferentes casillas que se irán repartiendo según se avance y que habrá que colocar teniendo en cuenta las carreteras o caminos.
Todos tenemos dos contadores: el de salud, que admite como máximo 5 puntos aunque empezamos todos con 3 y el de balas, empezamos con 3 y admite un máximo infinito. Todos los jugadores comienzan en el mismo punto de la ciudad, indicada en la pieza del mapa correspondiente.

Al comienzo del turno, el máster le entrega al jugador un trozo de mapa al azar y el jugador deberá colocarlo a su gusto respetando, como ya he señalado, la carretera. A continuación recibirá un zombie por cada salida de ese trozo de mapa, que colocará en ese trozo a su antojo (no puede haber más de 1 zombie en la misma casilla del mapa). Luego tendrá que tirar un dado para determinar cuántas casillas se mueve el jugador; si se topa con un zombie en su camino deberá luchar de manera obligatoria. Si no, tirará otra vez el dado para ver cuántos zombies moverá de lugar, teniendo en cuenta que los no muertos se desplazan de 1 en 1. Si por ejemplo, le sale 4, significa que tiene que mover 4 zombies del tablero una vez. Si no quiere mover ninguno o menos de esa cantidad, puede hacerlo. Esto es importante porque se trata de la supervivencia individual, de modo que puedes hacer que los zombies rodeen a otro jugador o incluso colocarlo en su misma casilla para que al inicio de su turno no tenga más remedio que pelear.
Cuando peleas contra un zombie tienes que lanzar un dado y sacar un 4, un 5 ó un 6 para ganarle. Si ese es el caso, el jugador le mata y se guarda el zombie para sí (un contador, recordemos que una opción para ganar es matar a 25). Si no, tiene dos opciones:
- Perder 1 punto de salud y volver a tirar el dado y sacar un 4, 5 ó 6 para ganarle.
- O usar las balas para llegar hasta 4 y matarle. Si por ejemplo, sacas un 2 tienes que usar 2 balas. Si sacas un 3, pues 1 bala...
Dependiendo de lo que saque el jugador él verá qué le compensa más y actuará en consecuencia. Tiene que saber que si pierde todos los puntos de salud morirá, volverá a la plaza central y se le quitarán la mitad de los zombies (redondeando por exceso) que haya matado. Los otros contadores serán los mismos que al principio, 3 de salud y 3 balas.
También tiene que saber que no puede huir de ningún combate: es luchar y ganar o luchar y morir.


A los jugadores también se les entregará al inicio del juego 3 cartas, teniendo que tener un máximo de 3 al terminar su turno. Después de lanzar el dado para desplazar zombies el jugador puede pedirle al máster que le cambie alguna de las cartas que tiene en la mano por otras que el máster le dará. Las cartas pueden ser usadas en cualquier momento de la partida y pueden perjudicar o ayudar a los personajes; el jugador deberá sopesar si le compensa o no usar las cartas en determinados momentos.

Luego hay trozos de mapa especiales que son edificios (floristería, juguetería, comisaría, parque de bomberos, hospital...): estas cartas tienen un indicador que informa de los zombies a colocar en el mismo, y también de las balas y puntos de salud. Por lo tanto, los jugadores pueden escoger si deciden arriesgarse a matar a un gran número de zombies por más puntos de salud y munición. Además hay algunas cartas que sólo se pueden usar en estos sitios y armas especiales que ayudan en la tirada de dados que también, aunque en nuestra partida no salió gran cosa.

Cuando sale la parte del helicóptero ésta tiene todas las casillas ocupadas por zombies y los jugadores decidirán si prefieren ir hacia él o matar zombies. En nuestro caso nos llevó mucho rato pero Krower fue el que finalmente llegó a escaparse porque el resto estábamos apartados sin avanzar mucho por culpa de los dados (CC y yo) o putéandose entre sí y sufriendo putadas (El Colega Gamer, Cris y Frost).

Estuvo entretenido pero la partida duró casi 3 horas y lo malo que tiene es que como máx. es de 6 jugadores, pero las reglas y cartas son sencillas y no permiten mucho margen de error y malinterpretaciones.


2. JUNGLE SPEED (ya explicado aquí)

Menudos golpes cayeron... yo no digo na... Jugamos a éste para descansar mentalmente de la partida anterior al Zombies, que estábamos saturaditos. Lo único malo es que tuvimos que quitar los vasos de la mesa para que no salieran volando en una de éstas, y apretujarnos bastante para coger todos y que el Tótem no quedara muy separado de CC y Loren, que estaban en los extremos de la mesa.


3. STAR MUNCHKIN


El Colega Gamer se lo compró el viernes pasado y estaba que perdía el culo por probarlo (xD). La verdad es que estábamos muertos aun por la del Zombies y a algunos no nos apetecía mucho, además de que la hora de la cena estaba cerca. Decidimos jugar en vez de a 10 niveles, a 5, para acortarlo un poco.

Las reglas son básicamente como las del normal o el del Cthulhu, que ya hablé de ellos aquí. Las únicas diferencias están en las propias cartas y en que los turnos se desplazan a la izquierda, pues algunas de las acciones dependen del jugador situado en este lado. Hay nuevas clases y razas, pero funcionan igual o, a lo sumo, lo que indican las cartas. Por cierto, hay alguna carta que son la hostia de buenas.

Una diferencia es que podemos comerciar con otros jugadores (aparte de vender hasta 1000 de oro para subir un nivel, como en el normal) y otra es que hay cartas de compinches, que son otros monstruos que nos pueden ayudar en combates y dejarse matar por nosotros. Las cartas de maldición pasan a llamarse trampa.


1 comentario:

  1. No entiendo mucho de juegos de mesa :S, siempre me ganaban en monopoly,
    Pero ese de zombies parece muy elaborado y entretenido, sería mejor que fuera en 3d y en línea no?


    Un SaludoTE!

    ResponderEliminar