12 de enero de 2014

Las reflexiones de Eiko: La brillantez de La Cosa




Anoche vi, por enésima vez, La Cosa, de John Carpenter y siendo una de mis películas de ciencia-ficción favoritas no podía dejar de mencionarla por aquí e incluso de reflexionar por qué es tan brillante.
Supongo que sabréis que al menos hay tres versiones diferentes de la misma, una historia cuyo origen es el papel y con otro título, "¿Quién hay ahí?" escrita en 1938 por John W. Campbell.
De las tres versiones cinematográficas sólo he visto dos, la última de 2011 no he tenido el gusto de verla aún, aunque me gustaría para tener una opinión sobre ella, sea buena o mala.




Así que sólo puedo hablar de la historia corta escrita y de las dos versiones cinematográficas, "El enigma que vino de otro mundo" de 1951 dirigida por Christian Nyby y Howard Hawks y, curiosamente (ya sabréis por qué lo digo) con guión del propio Campbell y de Charles Lederer y "La Cosa" de John Carpenter del año 1982 y con Kurt Russell como protagonista.

¿Cómo son estas adaptaciones? Pues como decía, curiosamente para haber participado en el guión el propio autor de esta historia, la versión de 1951 es la que menos se acerca de las dos. La de Carpenter hay cosas diferentes supongo que por acelerar la historia para que quepa en 90 minutos, pero aun así  hay muchísimas cosas de la obra original tal cual. La moderna, la de 2011, no tengo ni pajolera idea, ya digo que no la he visto, en cuanto lo haga haré su reseña correspondiente.



¿Pero de qué va la historia? De un hallazgo extraterrestre ocurrido de manera accidental en la Antártida por un grupo de investigadores destinados allí, una nave y una criatura congeladas en el hielo incontables años es lo que encuentran, ya entrando en detalles. El caso es que estos investigadores llevan a este ser a la base para investigarle y hacerle pruebas, pero resulta que aún en su estado congelado está vivo y pronto se infiltrará entre ellos, generando una creciente psicosis en los científicos sobre quién será el impostor.


El punto fuerte de esta criatura, como veis, es que es capaz de mimetizar y copiar hasta el más mínimo detalle a su víctima, y cuando digo hasta el más mínimo detalle quiero decir que copia hasta las patologías biológicas, los vicios e incluso los recuerdos de esa persona, su personalidad, de tal manera que nadie notará la diferencia... aunque obviamente en su mente está clara la idea de escapar de ese lugar aislado e "infectar" a cuantos pueda. Que no es como en "La Invasión de los Ultracuerpos" que la gente suplantada actúa raro y se junta en grupos y tal, si no que esto es sólo un ser que mata, devora y adopta la forma idéntica a la de su víctima. Aquí os aseguro que no notaréis la diferencia, porque incluso esta "cosa" se ofenderá, se asustará, se apartará y mirará con recelo a sus compañeros mostrando su desconfianza hacia algún posible infectado... aunque eso sabe perfectamente quién es humano y quién no y está pensando cómo actuar después para pasar desapercibido o incluso sembrar las sospechas del resto sobre otros.

Por eso en la peli de 1951 enseguida nos damos cuenta del cambio sufrido por la criatura, siendo en este caso más bien un ser plenamente identificable por su aspecto parecido a Frankestein (encarnado por James Arness) y que simplemente se dedica a matar con sus propias "manos" a aquellos infelices que se le ponen por el medio. 
También indican que está más cercano a un vegetal que a un animal, aunque cueste creerlo por lo que vemos. ¿Cómo lo derrotan? Preparándole una trampa eléctrica que consigue abatir al ser sin mayores problemas.



Pero esto no tiene nada que ver con el ser mímico que actúa en las sombras y que posee una estructura de lo más atípica, donde cada fragmento y tejido de su ser es totalmente independiente del original, con un instinto de supervivencia increíblemente elevado y sin ser identificable de ninguna manera a simple vista, si no mediante un proceso más complicado.
Así encontramos en el film de Carpenter algo mucho más parecido a la idea original de Campbell que, aunque no sea este equipo el que hace el hallazgo primero, sí que acogen sin saberlo a un perro que no resulta ser tal, como comprobarán. Pronto comenzarán los descubrimientos, las sospechas y las peleas entre los investigadores, entre los que destaca el sensato McReady, el prota (Kurt Russell).

Es que, de verdad, esta es la parte más brillante de la historia, da igual si tomamos la versión de Carpenter o la obra escrita. Poneos en el pellejo de cualquier investigador de ellos por favor; pensad que sois 10 personas, de las cuales sabes que mínimo una de ellas (que puede haber más) es un impostor, un ser que aprovechará cualquier momento para intentar apoderarse de ti, matarte y suplantar tu identidad copiándote hasta la última célula. Intentas fijarte en todos tus compañeros, en cualquier detalle sospechoso pero no logras notar nada diferente y sin embargo, sabes que puedes estar mirando a alguien inhumano. No te atreves a quedarte a solas con nadie ni a comer nada más que tu comida, encerrado en tu compartimento, en medio de la nada como es la Antártida, con miedo incluso a dormir por si esa cosa se la ingenia para entrar a tu cuarto de alguna manera.
Pensad en la paranoia, en la situación terrorífica de saber que incluso alguno de esos investigadores sea un amigo tuyo desde hace años y que aún así no sepas si realmente es él. ¿En quién confiar? En nadie. ¿En quién desconfiar? En todos, menos en ti mismo.


Porque esa "cosa" no se va a delatar, porque esa "cosa" no se va a juntar con otra posible "cosa" para tramar sus planes, porque esa "cosa" aborrecerá la misma comida o la misma canción que su anfitrión, porque si él fuma ella fumará y si tiene problemas de corazón ella los tendrá... Porque también se aislará del resto, comerá su propia comida y tendrá los mismos conocimientos de biología o geología que el investigador al que suplanta, e incluso sabrá lo que le dijiste a ese investigador la otra noche estando a solas; también mostrará recelo hacia el resto y tendrá además los mismos tics y manías que el suplantado. E incluso insistirá en que él es humano, como cualquiera de los presentes. Sólo se mostrará tal cual es si es localizado.


Perdón que insista tanto, pero es necesario para que podáis entender lo más brillante de la obra, la paranoia que puede llevar a la locura por simple inducción de miedo y desconfianzas entre los humanos. Porque supongamos ahora que ninguno está "infectado", que ninguno es un impostor, pero la misma psicosis estaría presente entre ellos con sólo conocer la capacidad de ese ser... y eso puede llevar a situaciones realmente extremas, como a matarse entre sí por una leve sospecha o simplemente llevados por prejuicios que antes estaban ahí y no llegaban a aflorar pero que ahora sí por estar los nervios a flor de piel. 


¿Cómo entonces consiguen identificarlo? ¿Cómo detectarlo y acabar con él? Como he dicho, cada célula de este ser es independiente, con un nivel de conciencia similar al de cualquier psique animal de nuestro mundo. Uno de los científicos consigue localizar una prueba que, inequívocamente, delatará al /los impostor/es precisamente por esta capacidad.

La prueba consiste en extraer sangre de todos los presentes y someterla a una leve corriente eléctrica (calor en la peli); si la sangre no hace ningún tipo de reacción el propietario es humano, pero si la sangre salta (literalmente) escapando de la amenaza por su instinto de supervivencia, su dueño será un impostor. ¡Y funciona! Es entonces cuando el ser comprende que es inútil seguir fingiendo y se manifiesta tal cuál es, cambiando de forma e intentando escaparse de una muerte segura e intentado llevarse por delante al que pueda... aunque siempre acaba siendo eliminado por los preparados científicos.



No os diré cómo acaba porque en cada uno hay una versión, de modo que lo mejor es que leáis y veáis todo ello, a vuestro gusto y ritmo. Sí diré que "la cosa" es más mañosa e inteligente que lo que podría esperarse de ella en un principio, aunque ya viendo sus estrategias para pasar desapercibida no es necesario decirlo mucho.


La idea magistral de un ser mímico capaz de imitar cualquier detalle, incluso perjudicial para sí mismo, alcanzando así la perfección para pasar desapercibido es algo digno de alabar. Y ya no sólo la idea de que un ser así de peligroso es algo increíble, si no el mostrar tan perfectamente las reacciones humanas ante el miedo, la desconfianza y el recelo, arrastrados así por el instinto de supervivencia a realizar las peores acciones posibles.

¿Cuál os ha gustado más de todos ellos? ¿El libro o las películas¿ ¿Y cuáles de las películas os gusta más?

6 comentarios:

  1. Tuve la fortuna de ver la película del 2011 y aunque no está nada mal, en cuanto a la historia se refiere, me parece que la de 1982 sigue siendo la mejor versión del libro que se haya hecho (me la habré visto 3 veces).

    No tenía idea de la película de 1951, y me resulto muy interesante leerte :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hummm, ya veo, entonces ya sé qué esperarme de la del 2011, aunque si eso ya me la bajaré para verla tranquilamente.
    Me alegra que te gustase la entrada, a mí me encanta el libro y la peli de Carpenter, era obligado escribir sobre ello alguna vez :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola holita!!

    Estoy flipándolo con tu blog. Te lo curras un montón!! Me verás a menudo por aquí :D

    La cosa es de mis películas de terror favoritas por todo lo que dices y porque además actúa mi actor favorito, Kurt Russell.

    La versión del 2011 es una buena película, veela porque no es un remake, ¡¡¡sino una precuela!!! Te cuentan lo que les ocurrió a los Holandeses, cómo encontraron a la cosa y varios puntos de mucho interés. Eso sí, tiene aspectos que me irritaron que ya te comentaré si la llegas a ver. Pero en general es una buena película, que por cierto protagoniza Ramona Flowers.

    Por si no lo sabías, hay un videojuego de la cosa que es la continuación directa de la película de Carpenter y que por cierto estoy jugando actualmente. El juego llamado The Thing, salió en PS2 y PC que yo sepa.

    Bueno, nos vamos leyendo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Holitas SAe! Uy, yo es que no sé cómo darle a seguir a tu blog, pero le tengo agregado en Fav. para echarle un ojo cuando tengo tiempo, que está genial ^^ Si le das a "Participar en este sitio" cuando entres a tu cuenta te avisará si puse algo nuevo y así si no te interesa ni entras!

    En cuanto a lo que me dices sí, algo leí en internet de que era una precuela (son suecos, como la base de la de Carpenter) y el juego sí lo conozco, me dijeron que era tremendamente difícil pero no he tenido el gusto de jugarlo yo misma. ¡A ver si me lo pueden pasar y lo pruebo!

    ¡Gracias por leerme! Un saludito!!

    ResponderEliminar
  5. El blog lo creé a finales de Diciembre. Es la primera vez que creo uno y todavía ando trasteando con las opciones. Acabo de añadirle el mismod gadget que tienes para que puedas seguirme. Yo ya te sigo, no obstante también le he metido el blogroll en el mio para ver directamente desde ahí que vas publicando.

    Respecto a la precuela de La cosa, o eran Holandeses o Noruegos, pero suecos no eran xD Y el juego es muy difícil y tengo que reconocer que en ocasiones activo trucos de inmortalidad para pasarme tramos especialmente desquiciantes xD

    ResponderEliminar
  6. ¡Ah, ok, se nota que no la he visto! Ya te dí a seguir y así te tengo también a la vista. Como ves, yo llevo mucho más tiempo con el blog, aunque lo creé con una idea muy diferente en mente...

    En cuanto al juego eso me decían a mí, que usando trampas porque si no, era imposible. Eso me da más ganas de probarlo, a ver qué pasa.

    ResponderEliminar