19 de abril de 2014

Cementerio de animales - Stephen King


Ya sabéis lo que me gusta el género de terror, sobre todo el psicológico y casi nada el de casquería y extra-gore, al igual que ya sabéis lo que me agrada Stephen King. No suele decepcionarme y me gusta sobre todo su forma tan especial de explicar las cosas, exponer los sentimientos de los personajes de una manera un tanto vulgar pero cotidiana a la vez y esa forma que tiene de crear suspense y mantener en vilo al lector.
Por cierto, doy por sentado que ya estabais más que enterados de estos gustos porque también doy por sentado que habréis leído otras críticas de otras novelas del Sr. King hechas en su momento en el blog: El resplandor, Carrie, la niebla, Misery, Dolores Claiborne, las cuatro después de medianoche... y que con el tiempo irán siendo muchas más. Cementerio de animales pasa a engrosar la lista.


Vi la película no hace demasiado tiempo, empezada y por tanto perdiéndome detalles, pero he de admitir que aunque habían pasado muchos años y por tanto los efectos especiales fueran ya de baja calidad, he de decir que me agradó mucho. Es más, la pusimos porque le dije a mi señor padre que estaba basada en un relato de King, por lo que no hubo discusión esa noche sobre qué ver en la caja tonta.

Ahora ya me he leído el libro completo y puedo opinar de una manera más certera sobre la historia que nos cuenta el Stephen King. 

ATENCIÓN CON LOS SPOILERS

El libro está dividido en tres partes más un prólogo, siendo un libro de tamaño mediano (que recuerde, puesto que lo tengo en formato digital). El título original es "Pet Sementary" (escrito así adrede, pues está explicado el por qué) y por palabras del propio autor sabemos que se inspiró en el libro de W. W. Jacobs "La pata de mono".

La primera parte está destinada a presentarnos a los personajes, hacernos una introducción al horror que vendrá después y a asentarnos de lleno para que no se nos escapen detalles. Lous Creed, junto con su familia compuesta por su mujer, dos niños y un gato, se muda a Ludlow (Maine) por temas de trabajo. Su casa está al lado de una carretera por la que pasan continuamente camiones de todo tipo y pronto su familia hará amistad con Jud Crandall y su esposa, un afable matrimonio de ancianos. Pronto, gracias al viejo, descubrirá el Pet Sementary, un lugar en el que es tradicional que la gente del lugar entierre a sus mascotas. Sin embargo, a la muerte por atropello del gato de su hija, Louis será guiado por Jud hacia otro lugar más allá, en lo profundo del bosque, hacia un cementerio indio misterioso para que entierre ahí al pobre animal... para que al día siguiente Church (así se llama el gato) aparezca paseándose tranquilamente por su casa.
Voy a ahorraros más detalles, pero podéis ir imaginando lo que puede pasar más adelante, además que los seres resucitados en ese lugar no son los mismos que fueron antes...

La segunda es ya el principio del horror, al morir Gage, uno de los hijos de Louis, atropellado también por un camión. El dolor en el que se verá envuelto la familia será el detonante para que a Louis se le ocurra una idea descabellada, a espaldas del resto de su familia, y omitiendo por completo los consejos de Jud...

La tercera parte es el horror en sí, el descenso de Louis a la locura producida por los acontecimientos que desencadena al realizar su decisión, una decisión de la que no el único culpable, pues en ese bosque misterioso y maldito acecha algo sobrenatural, algo que empuja a aquellos que conocen el secreto a realizar sus actos, con todas las consecuencias. Me gusta que se haya respetado la idea original sobre esa criatura sobrenatural de la que no diré el nombre para no cargármela.

El prólogo viene a ser el desenlace, que queda un tanto en el aire, a no ser que hagamos memoria de lo leído hasta el momento para saber qué pasará, aunque quedará la incógnita sobre qué pasará con ella...

Ya digo que no pienso contaros qué ocurre, para eso leerlos el libro o ver la película, bastante bien adaptada aunque resumiendo todo de una manera obvia. Pero es realmente interesante leer todo lo que ocurre, los cambios que se producen en todos los personajes, los sentimientos encontrados, el dolor lacerante e infinito plasmado en palabras sobre papel... aunque quizá para mi gusto el comienzo era demasiado lento, demasiado, pero una vez que ya empieza lo que es la miga ya no paras de encontrarla. Te sorprenderá lo rápido que leerás al haberte enganchado ya a su ritmo, a su historia.
En mi caso he tenido mascotas durante muchos años de mi vida, todas ellas ahora muertas, y no he podido evitar en algunos momentos al leer esas líneas (sobre todo con el tema de Spot, el perro de Jud) que se me pusiera la piel de gallina y llegara a pararme a pensar e intercambiar roles; que yo fuera Jud y que Spot fuera Linda y la verdad es que digo que me causaba sensación, me daba mal rollo y me consolaba el hecho de que es cierto que a veces lo que está muerto, está mejor así... que como sale en el libro. ¿Yo hubiera sido capaz de hacer lo que Jud? ¿De hacer lo que hizo Louis con Church? Estoy segura que me hubiera pasado lo que a Louis con Church: ese olor, ese comportamiento, esos andares y maneras de actuar... algo a lo que amabas con un profundo sentimiento acaba siendo odiado, causante de repulsión y asco, un auténtico lobo con piel del cordero que amaste una vez.
Quien sabe, a fin de cuentas nada de eso es real, aunque las situaciones expuestas pueden ser perfectamente auténticas.

Por eso me ha gustado mucho su lectura, he disfrutado y he pasado cierta inquietud. Y sobre todo me encanta cómo está redactado, cómo plasma King algunas sensaciones que yo misma tal cual he percibido y por las cuales he llegado a preguntarme si será normal o no... 
Os recomiendo Cementerio de animales por todo esto y por más, porque os guste el terror, porque os guste Stephen King y por si habéis visto la película sin leer el manuscrito.

1 comentario:

  1. He leido muchos libros de Stephen King y este en concreto es de los que menos me gustan, detrás tal vez de La maldición y La chica que amaba a Tom Gordon.

    Es más, este es uno de esos extraños casos en los que me gusta más la película que el libro en el que se basa. Pero es que de verdad, se me hizo muy lento y tediosa la última parte, sobretodo la parte de la descripción de cuando desentierra al niño, creo que fueron como 40 páginas!!

    Una anécdota al respecto: esta película la vi cuando era pequeño junto a mi madre, y ella me dijo que si yo o mi hermano nos moríamos y pudiera enterrarnos en ese cementerio lo haría aún sabiendo que volveríamos siendo unos monstruos. Yo me escandalicé y pensé que estaba loca. Hoy en día si a mi hijo le pasara algo y pudiera hacerlo regresar, lo haría aún a riesgo de mi vida.

    Una última cosa, como siempre, tengo que recomendaciones para tí xD Léete It y Apocalipsis (mis novelas favoritas de King)

    ResponderEliminar