29 de julio de 2015

[Especial] Mensajes en Oddworld I - Extinción de las especies

Hace muchos años que tuve el placer de conocer esta gran saga del mundo de los videojuegos, una de mis favoritas. Al poco de comprarme mi Playstation 1 me regalaron varios juegos y entre ellos estaba Oddworld: Abe's Exoddus. A pesar de ser el segundo título y no tener ni idea de que iba el primero, aunque algo pude ver gracias a un breve resumen que incluía el juego, salí encantada con el mismo. Luego le siguieron el Oddworld: Abe's Oddysee (gracias a mi primo) y muchos años después, Oddworld: Stranger's Wrath, dejándome el Oddworld: Munch's Oddysee por un bug que tengo en una secuencia de vídeo al poco de haberlo empezado. 

Más allá de lo que pueda parecer, puzzles y un planteamiento bastante original, los juegos de Oddworld dan para mucho más que hablar. Y es de eso precisamente de lo que iré haciendo en distintas entradas. Ignoro si los creadores del juego lo han hecho a propósito, pero es que yo pondría estos títulos de ejemplo en las clases de los niños para enseñarles el por qué hay que valorar y cuidar el mundo en el que vivimos, junto con todos los seres que lo pueblan.


PRIMERO, LOS RESPONSABLES

Oddworld Inhabitants Inc. es una empresa estadounidense fundada en 1994 por Sherry McKenna y Lorne Lanning, expertos en el manejo de efectos especiales y en animación. El primero de sus juegos fue lanzado en 1.997, Oddworld: Abe's Oddysee y el último Oddworld: Stranger's Wrath en 2005, contando con una revisión en HD de 2012. La serie consta en total de 4 juegos.

Después de su último juego comenzaron a trabajar en otro proyecto, que también tendría lugar en Oddworld y cuyo título era The Brutal Ballad of Fangus Klot. El tal Fangus Klot iba a ser, obviamente, el protagonista. La historia transcurriría en su lugar natal, unas colinas boscosas, y se sabía que el tipo sería entrenado como un luchador. Con el tiempo, participaría en una serie de peleas con adversarios cada vez más duros hasta que en uno de estos combates sería mordido y contraería la rabia. Esto desembocaría en una brutal carnicería y permitiría a Fangus escapar de la arena. Una vez libre, junto con un rebaño de ovejas ¿locas? intentaría liberar Fangustan (lol) antes de sucumbir a su enfermedad...
Sin embargo, el juego nunca vio la luz y quedó cancelado pues Mckenna y Lanning deseaban exprimir a tope su talento y dedicarse al mundo de la animación con una película llamada Citizen Siege 1.2, junto a otros proyectos.

- Lorne Lanning -

Tras años de trabajo en la misma y abandono de los videojuegos, volvieron recientemente a la carga y comenzaron proyectos de remasterización en HD de Oddworld: Stranger's Wrath y un remake de su primer juego (Abe's Oddysee) al que bautizarían como New 'N' Tasty.
Además abrieron una encuesta pidiendo a sus fans que votaran sobre qué preferirían que hiciesen, si un juego totalmente nuevo, continuar con lo pensado inicialmente o seguir con las remasterizaciones. 


El caso es que a mi no me importaría que sacasen nada nuevo, de hecho, me encantaría, aunque se alejaran de los inicios. Sus juegos siempre han demostrado poseer una gran calidad gráfica (en sus épocas correspondientes), una excelente y buenísima banda sonora y una originalidad e hilarante humor que pocos juegos consiguen acoplar tan bien y sin salirse de la seriedad. Por lo tanto creo que puedo asegurar que siempre vamos a tener algo de gran índole.

No obstante, no vengo a hablaros de cada juego y de lo buenos que son o qué más me gustó de uno o de otro, si no a hablar de ese mensaje que no podemos dejar de apreciar, que aunque esté todo con toques de humor y nos haga gracia, en el fondo no podemos evitar apreciar la semejanza con nuestra realidad... más de lo que nos gustaría y que esto nos sirva para reflexionar sobre ello.
Porque los Oddworld son caricaturas de nuestro propio mundo, de la propia raza de los hombres, y de cómo hemos influido y cambiado el mundo que nos rodea a nuestro antojo caprichoso. Los mismos creadores aseguran que tiene lugar en un universo paralelo, aunque Mudos no sea la Tierra.




Me gusta el medio ambiente, lo respeto; soy de esas que no arroja basura al suelo, que recicla y que intenta contaminar lo menos posible, soñando conque algún día el hombre deje de cargarse el planeta, debido principalmente a su gran número y poca consideración. Mis padres me educaron para ser así y me siento orgullosa de ello, por lo que me encantaría que algún día nuestra especie cambie su punto de vista y se preocupe mucho más por la naturaleza. Son tantas las cosas que veo a diario que la dañan que me cabrea muchísimo, pero por desgracia no somos una mente colmena. Tenemos que madurar y mucho, pero no sé si llegaremos a verlo, porque como es el sr. Dinero el que mueve este mundo...
Por eso digo que Oddworld me gusta tanto, porque nos veo reflejados y pienso que tienen toda la razón del mundo.


¡ATENCIÓN, SPOILERS EN GRAN CANTIDAD!


1. IMPACTO DE LA INDUSTRIA Y LA CAZA EN LA NATURALEZA. EXTINCIONES.
Hay muchas maneras de que una especie se extinga: cataclismos naturales (terremotos, inundaciones, cambios climáticos...), enfermedades, introducción de una especie invasora, sobreexplotación por parte del hombre (caza masiva) o por matanza indiscriminada.
Me parece que lo más justo es que sea por las dos primeras opciones, pues la fuerza de la naturaleza es precisamente quien crean todo lo que nos rodea, por lo tanto también debería ser quien lo destruyera, porque es el devenir natural de las cosas. Antes de nosotros ya nacían y morían especies de todo tipo de criaturas y sigue y seguirá pasando aun cuando nosotros ya no estemos. ¿Quiénes somos para decidir por la naturaleza? Ojo, admito que yo soy a la primera que le da muchísima pena que un animal muera aun en esas circunstancias, pero admito que sería lo más lógico y normal.
Y la manera más injusta de extinguirse me parece ser aquellas que han tenido lugar como consecuencia del acto humano.

El Lince Ibérico está en peligro crítico.

El hombre es egoísta por naturaleza; llega a un sitio y lo hace suyo, moldea su entorno a su voluntad haciendo que los animales tengan que retirarse de sus alrededores para poder vivir, porque si llega a merodear por su entorno se convierte en algo peligroso y la solución que hay para evitarlo es la ejecución del ejemplar conflictivo. Los animales no modifican de esa manera tan perjudicial el entorno, ni siquiera los castores, porque los hay en su justa medida. Los animales se adaptan, evolucionan para sortear y superar los obstáculos que la naturaleza le pone para poder sobrevivir un día más... somos tan diferentes.
En España ha pasado con los pobres Lince Ibérico, el Oso Ibérico y con el Lobo Ibérico, tan difíciles de localizar en la actualidad cuando antes se encontraban por todo el territorio peninsular. Los lobos, en general, siempre han sido muy perseguidos por toda Europa y América debido a la mala fama de leyendas e historias y recibían muertes muy crueles en muchos casos, tanto individuos adultos como cachorros. También es el caso de los Lobos de Tasmania o Tilacinos al tener pésima reputación entre los pastores, llegando a ofrecer una prima por todo aquél que lo cazara. El último ejemplar de esta especie fue capturado en Tasmania en 1933 muriendo posteriormente en el zoo de Hobart en 1936... y no son los únicos ejemplos, hay muchos más.

 Los Tilacinos fueron marsupiales cazados por el hombre hasta producir su extinción, en 1936. Nosotros jamás los conoceremos salvo por las fotografías.

El lobo, ese lupino tan hermoso y odiado por el hombre, ha sido diezmado en Europa y en América.

¿Os suenan estos casos en la saga? Pues sí amigos, en Oddworld: Stranger's Wrath es lo que ocurre con los Steef, grandes bestias que fueron diezmadas hasta su casi total extinción y cuyas cabezas están expuestas en el despacho del antagonista del juego, Mr. Sekto. De hecho se paga un altísimo precio por la pieza y se desconoce el motivo exacto por el cual a Sekto le interesan tanto los Steef, pero quizá tenga que ver en el hecho de que se interponían en sus negocios con el Mongo. 
Además él mismo ofrece dinero a otros por conseguir las cabezas. La prueba está en el cartel de recompensa que recibe Stranger y en que los Clakkerz, cuando descubren al último Steef del Mongo, intentan matarle a pesar de la ayuda recibida de él durante el juego como es librarles de los más peligrosos bandoleros y sin ley del lugar.

Bueno, el tema de Sekto con el Mongo pilla otro tema del que hablaré posteriormente en otra entrega de la entrada, así que lo dejaremos aquí por el momento.


"Soy el señor del Río Mongo..." - Sekto a Stranger en Oddworld: Stranger's Wrath. ¿Exterminó a los Steef porque le impedían crear su negocio?

Por otro lado tenemos la sobreexplotación, que se produce cuando se usa demasiado una fuente de recursos, llegando a producir su total desaparición. Debido al gran número de humanos en la faz de la Tierra esto está pasando con todo y, a pesar de las prohibiciones, existen mercados negros que se dedican a comercializar los productos tabú. E incluso, mucho más simple y que pasa mucho: prohibido pescar en un río, por ejemplo, en el que la gente ha pescado toda su vida pero que debido a que ya se ha hecho muy conocido y hay mucha gente que va allí se están cargando el ecosistema. Se prohíbe la pesca... vale, pues ya verás como hay gente que sigue yendo y se pasan por el forro de los huevos que el entorno está en riesgo de perderse, lo admiten tan tranquilos ante las cámaras y se quejan de que quiénes son ellos para prohibirles nada.... pues es para darte de hostias, imbécil.
Ya es conocido por todos el estado de algunos caladeros de algunos pescados altamente consumidos, como el Atún Rojo, el Pez Espada...

En Oddworld: Abe's Oddysee y en Oddworld: Abe's Exoddus podemos ver claramente como una raza superior, los Glukkons, han montado todo un monopolio.
En Oddysee tenemos las Rupture Farms, o Granjas Hostiles en español, cuyo dueño es el empresario Glukkon Mullock, que se dedica a la preparación y comercialización de productos alimenticios. Sus productos estrella son: empanada de Paramita, tarta de Scrab y bocaditos de Meech. Pero es aquí, delante del cartel de los Meech, donde Abe comenta que los hacían hasta que se acabaron los Meech. Ahí tenemos la primera prueba, y eso es nada más empezar el juego, de lo que se nos viene encima. Sin embargo Abe no se da cuenta del impacto hasta que no ve a su propia gente amenazada por estar planeado que se conviertan en el siguiente plato especial de la casa, debido a la presión de los accionistas hacia Mullock por los escasos beneficios conseguidos en el último ejercicio.

"Antes hacíamos bocaditos de Meech... hasta que se acabaron los Meech" - Abe en Oddworld: Abe's Oddysee


Este tema también se aborda en Oddworld: Munch's Oddyse, donde se nos presenta a una nueva criatura llamada Munch cuya especie se denomina Gabbit. Los Gabbits son seres anfibios que van al Mongo (sí, el de Stanger's Wrath) a desovar. Munch cuenta que antes había muchos como él pero que lleva un tiempo sin encontrarse con nadie. Desesperado sale del agua buscando a un congénere y cae en una trampa. Más tarde averiguaremos que los Glukkons han sido responsables de la extinción Gabbit, pues explotaban el río para obtener sus huevos como comida exquisita, llamado Gabbiar (haciendo obviamente un juego de palabras entre Gabbit y Caviar) y, por otro lado, capturaban a los ejemplares maduros para extraerles los pulmones para transplantes, pues los Glukkon son adictos a la nicotina y acaban cancerosos del pulmón. Como vemos, una sobreexplotación sin ningún tipo de control.


Soy partidaria de aprovechar lo que la naturaleza nos da pero siempre intentando impactar lo menos posible en la misma, siendo respetuosos y cerciorándonos de que los métodos usados no son dañinos y que nada se pierda por el camino o, como dice Baloo, "lo que hay necesidad no más". El problema es que son demasiados focos abiertos y no hay suficiente dinero para invertir en ello. La causa, como ya digo, es el número desorbitado de humanidad, pues aunque sea diezmada por muchas razones los pronósticos son que la población sigue creciendo, nada más lejos de mantenerse.



Creo que hasta aquí me voy a extender en cuanto al tema de la Extinción de las Especies como uno de los temas que Oddworld muestra en sus juegos. Pero esto no quiere decir que no haya más. Pero eso será otro día, lectores míos. ¿Qué opináis sobre el impacto del hombre en la naturaleza? ¿Aprenderemos de nuestros errores o ya es demasiado tarde para rectificar? ¿Os gusta que en los videojuegos se traten temas de estos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario