16 de abril de 2016

[Reseña] Predator - Arenas sangrientas (1992)

 


Si me descuido se cumple un aniversario sin haberme leído - y menos reseñado - algún cómic de Depredador, y es que el último del que hablé fue el último número de una serie que pasó sin pena ni gloria llamada Agents of Law de la misma Dark Horse, haciendo un crossover entre los personajes de la misma y el cazador espacial, con superhéroes y utopías.

Pero vuelvo a las andadas, esta vez con una serie de dos números cuyo argumento se aleja de aquel y se centra en uno más cercano a nosotros, los terrícolas. Predator: Arenas Sangrientas retoma un hilo similar al de las películas originales, como por ejemplo Big Games o Serie Nostromo, sin duda porque en la época en la que se publicó era lo que se llevaba.

He aquí la reseña sobre esta mini serie:


Predator: Arenas sangrientas gira sobre varias historias ocurridas en diferentes épocas, sobre todo durante la Gran Guerra y los esfuerzos de un abogado por demostrar que su cliente, un soldado experimentado llamado Joe Bob, dice la verdad sobre ciertos sucesos sangrientos ocurridos durante su última misión en la selva nicaragüense. El soldado sostiene que aquellos narcos fueron asesinados por un ser extraterrestre, historia totalmente desechada por el ejército y por la CÍA. Aquí el servicio de inteligencia interpreta un papel muy similar a la OWFL que aparece en Depredador 2, intentando encubrir la existencia del extraterrestre con métodos bastante efectivos como son cargarse a los testigos pero de forma que estas muertes parezcan accidentales o suicidios.




Griggs Irving, el abogado que he mencionado, se dará enseguida cuenta de esto, sobre todo porque llegan a él al final del primer número, de manera un tanto extraña, ciertos documentos de un soldado francés llamado Jean Brunaud que luchó en la Primera Guerra Mundial.
En ellos relata de forma bastante explícita algunas de las misiones en las que participó, los horrores de la guerra y la muerte de muchos de sus compañeros... así como la visión de los "fantasmas", espíritus invisibles que se cobraban vidas tanto de los soldados franceses (poilus) como de los alemanes (boches).



La historia está bien y, como digo, recuerda muchísimo a ambas películas de la criatura (selvas con narcos y soldados enfrentados, una compañía interesada en los especímenes extraterrestres que lo encubre todo... junto con el gusto por el combate de los Yautja. Sin duda la Gran Guerra fue uno de los episodios más espeluznantes de toda nuestra historia que caló muy hondo en la época debido a la increíble cifra de muertos (más de 8 millones), el gas mostaza, las duras trincheras, la caída de imperios y de dinastías y, por supuesto, la desolación posterior. Por tanto no es de extrañar que los Yautjas encontraran este escenario sumamente para recolectar algunos trofeos, aunque eso les haga estar expuestos al fuego cruzado, independientemente de su camuflaje.


El problema, a mi parecer, es que hay muchísimo texto, o al menos así me lo ha parecido. El final además es de lo más abrupto y queda abierto, de modo que no sabemos lo que hará finalmente Irving, sobre todo teniendo en cuenta lo que ocurre con Joe Bob. Es más, se centra mucho en la historia de Brunaud dejando de lado la de Joe Bob.
Lo que más me ha gustado, de todos modos, es precisamente la recreación del escenario de la Primera Guerra Mundial. 
Los dibujos también están geniales aunque el coloreado es normalito, típico de la época, con diferentes colores pero sin sombras.

2 comentarios:

  1. ¿¡DEPREDADOR EN LA 1ª GUERRA MUNDIAL?!!

    ¡¡¡¡COMPRO, COMPRO, COMPRO, COMPRO!!!!!

    Por Dios dime donde has encontrado esa maravilla y si todavía reeeditan ese número!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tengo en digital, me lo bajé de una página, aunque ya no recuerdo dónde. La busco, si la encuentro te la paso, que tienes mogollón de cómics.

      Eliminar