15 de febrero de 2017

[Crítica] La isla del doctor Moreau - H.G. Wells




Apenas tres días me ha durado La isla del doctor Moreau leyéndolo tan sólo en el transporte entre el curro y casa y la verdad es que lo primero que he pensado cuando llevaba bien avanzada la lectura era: ¿Por qué no lo leí antes? No es el primer libro de Wells que leo - ni será el último - y es bastante cortito, más de lo que pensaba. Creo que en su día no lo leí por vagancia; del libro con portadas de cuero y cantos dorados que tiene mi padre venía junto con otras obras del autor como eran La máquina del tiempo, La guerra de los mundos o El hombre invisible.

Decir que existen adaptaciones a la gran pantalla - seguro que ya lo sabíais - pero que en ambos casos son pésimas (la de 1996 por lo visto ralla lo aberrante y truñaco, y tras ver las imágenes que hay por internet lo confirmo) y no le hacen justicia. Desde aquí os animo a leeros la novela. Pero si no, pues al menos leed esta crítica.


Sin duda en algún momento de vuestras vidas habréis oído hablar de La isla del doctor Moreau y tendréis una idea aproximada sobre de qué va la vaina que se nos cuenta. Yo creía tenerla para luego ver cómo me colaba tal como hace el mismo protagonista de la historia, Edward Pendrick, por interpretar las cosas que no son. Diré en mi defensa que es culpa de la adaptación que hicieron los Simpson por Halloween, porque como dije de las pelis no recuerdo nada (creo que la de 1977 la vi hace la tira de años a ratos).

A grandes rasgos y por abreviar diremos que el pobre protagonista, el tal Pendrick, salva la vida por los pelos - gracias a los cuidados del doctor Montgomery- tras naufragar en el mar. Llegará así hasta una isla habitada exclusivamente por el Dr. Moreau, para quién trabaja Montgomery, y otros hombres de lo más extraños a la vista que desconciertan a Pendrick desde el primer momento; hombres con extrañas deformidades, que hablan en un lenguaje extraño y le miran tan fijamente como él a ellos. Tras una excursioncita por la isla - no es que Pendrick fuera un idiota rematado al salir del recinto teniendo en cuenta semejante percal si no que no soportaba los alaridos de un pobre animal al sufrir en sus carnes los misteriosos experimentos del Dr. Moreau - acaba averiguando que estos habitantes son obras del infame cirujano tras someter a animales a una intensísima cirugía - y torturas de días e incluso semanas al realizársela sin anestesia - en un intento por conseguir hacer brotar la humanidad de su interior, aunque como bien adelantaba arriba, él en un principio pensó que se trataba del caso opuesto: humanos mutados en animales.

Dejando de lado la imposibilidad científica respecto a lo que realiza el Dr. Moreau -  y más leyendo sus explicaciones - por el simple hecho que es imposible mantener a un animal con vida siendo sometido a semejante tormento. ¿Además cómo sujetarlo lo suficientemente bien para que no se mueva ni un milímetro para poderle hacer semejantes operaciones tan delicadas sin estar completamente sedado? ¿Cómo puede un cuerpo aguantar tortura de amputaciones y a saber durante días enteros sin apenas descanso? Teniendo en cuenta el alcance de la cirugía lo más probable es que el pobre ser acabar muriendo por el shock, eso para empezar. Quizá por eso finalmente pasa lo que pasa... pero no quiero revelar qué es.



Por otra parte tenemos lo más fascinante para mí de la novela: el factor psicológico. Fijémonos en nuestra sociedad y pensemos por un momento. ¿Qué es lo que intenta mantenerla en funcionamiento y en orden? ¿Qué surgió en los albores del nacimiento de la humanidad para controlar a las masas? Las leyes, la religión incluso. ¿Qué sería del mundo sin leyes y sin penas por incumplirlas? Exacto, si aquí cada cual hace lo que le sale de las narices sin tener castigo seríamos poco más que... animales.
Moreau lo sabe y por eso las inculca en sus creaciones. Es más, llega hasta el punto de autodestruir parte de su trabajo - aunque según confiesa está en proceso de no tener que hacerlo más- impidiendo un desarrollo avanzado en el cerebro de los hombre-bestia, capándolo funcionalmente para que éstos no puedan llegar a un raciocinio elevado... por si les da por cuestionarse ciertas cosas.

Las leyes no tienen por qué ser necesariamente complicadas como lo son en nuestra sociedad hoy día, basta que sean lo suficientemente precisas para asegurar una convivencia tranquila... y pobre de tí como las quebrantes. El recitador de la ley de al isla no deja lugar a dudas:

"Repite estas palabras. No caminarás a cuatro patas: ésa es la Ley. ¿Acaso no somos hombres?”.
 “No sorberás la bebida: ésa es la Ley. ¿Acaso no somos hombres?
 “No cazarás a otros hombres: ésa es la Ley. ¿Acaso no somos hombres?
"[...] Terrible es el castigo para quienes quebrantan la Ley. No hay escapatoria”. 

Incluso su creador, el Dr. Moreau, tiene su hueco en sus sermones - más bien fue Moreau el que les metió la idea en el coco, eso seguro:

“Suya es la Casa del Dolor”.
“Suya es la mano que crea”.
“Suya es la mano que hiere”. 
“Suya es la mano que cura”.
“Suyo es el rayo cegador. Suyo el profundo mar salado”.
“Suyas son las estrellas del cielo”.

         
Y es que nos hemos olvidado de otro factor muy usado por los gobernantes desde tiempos inmemoriales, más antiguo aún que las propias leyes: hazte respetar mediante un reino del terror. Está más que claro que el castigo para los pobres seres es volver a revivir el tormento que les llevó a esa situación pues Moreau tiene manía de perfeccionista, qué le vamos a hacer.

Por último para finalizar y para que os hagáis una idea. ¿Qué creéis que podría pasar si estas criaturas ven algo que contradice sus dogmas? Un ejemplo sencillo: si Luke no hubiera elevado a C-3PO y precisamente tuvo que ser a él porque era al único al que los Ewoks no se querían merendar por creerle un dios ¿creéis que se hubieran salvado él, Han y Leia? Ah, pero los Ewoks creyeron que era C-3PO quién hacía todo... en fin, creo que véis adónde quiero ir a parar.
Por otra parte la moraleja es que está claro que el lobo por mucha piel de cordero que se ponga por encima, sigue siendo un lobo. ¿No? Y si encima le has estado pinchando durante días con un palo en un ojo... pues imagina la simpatía hacia tí que puede tener. Pues eso.


En fin, creo que ya me he alargado demasiado y os he dado muchas pistas, sobre todo os he asentado las bases para que forméis vuestra propia comunidad como jefes indiscutibles del cotarro, con látigos incluidos. Que os leáis el libro, que es muy ligerito y sencillote y no veáis las películas, que son caca.

6 comentarios:

  1. Bueno este siempre lo tuve en la lista de "otro día de estos lo leo", pero esta entrada me lo vendió bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta tanto como a mí... hace ya más de 10 años que me lo pude haber leído y aquí me tienes, sigo pensando por qué no lo hice, que en esa época me hubiera impactado más D=

      Eliminar
  2. Me produce envidia sana que puedas leer de camino al curro. Yo que soy un obseso de aprovechar el tiempo al máximo e intentar leer, jugar y ver todo lo que puedo, anda que no me vendría bien poder ir al curro en un transporte que me permita leer xD

    Yo este libro lo tengo de hace eones, de unas navidades que me lo regalaron. Creo que ya va siendo hora de desempolvarlo, tu reseña es bastante hypeante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy de transporte público de siempre y, salvo que me maree leyendo como me puede pasar en los buses, prefiero ir leyendo... siempre. Me pasa lo que a tí, me gusta aprovechar al máximo el tiempo aunque sé que luego realmente no lo hago.

      Si lo lees te animo a que me vuelvas a escribir comentándome qué te pareció ^^

      Eliminar
  3. Por lo que veo sí es cortito. Según la Wikipedia son 209 páginas (imagino que en la edición original). Igual me animo a leerlo en formato digital, si puedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo leí en digital y se pasa rápida la historia, la verdad ;) En total... me habrá llevado unas 6 horas leerlo.

      Eliminar