29 de mayo de 2017

[Crítica] Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar



Si hace poco hablaba de la última película de Ice Age exponiendo lo mal que le sentaba a una saga estirarse demasiado, pues ahora vengo hablando de la última de Piratas del Caribe, una de las sagas más taquilleras de la historia del cine. En este caso se trata, como bien sabéis, de la quinta entrega de esta franquicia, a la que dimos por finalizada en su trilogía original, muy lejos de la realidad, porque parece que tendremos piratas para rato.

Y, tras verla ayer en el cine, vengo a comentar lo que me ha parecido: decepcionante también.

¡Ojo, SPOILERS!




Pues exactamente lo mismo que la cuarta entrega, totalmente prescindible. Y es que se está estirando tanto el chicle que ha perdido todo su sabor. La Venganza de Salazar no sólo carece de la chispa y frescura de las primeras entregas si no que además es una repetición más que evidente de las mismas, sobre todo de la primera.


1. REFRITO, SIN ORIGINALIDAD, PERO HAY ZOMBIES
Una tripulación maldita, un artefacto sobrenatural capaz de resolver el entuerto, dos jóvenes interesados en arreglarlo todo y enamorados,  Jack Sparrow en medio siendo la fuente de los problemas y perseguido por la tripulación maldita y los casacas rojas detrás de todos. ¿Os suena?

No, no hablo de La Perla Negra, ni hablo de El Cofre del Hombre Muerto. Hablo de La Venganza de Salazar

Es que ¿de verdad que no hay más variaciones? ¿Es siempre lo mismo una y otra y otra vez? Pero lo peor ya no es sólo eso, es que aparte de ser la misma historia contada de nuevo sólo que cambiando algunos personajes por otros peca de ser un calco casi en su totalidad, un cócktel juntando lo mejor de las otras películas, pero con peores resultados y sin frescura alguna.

En esta ocasión la tripulación maldecida no serán la de los capitanes Barbossa y Davy Jones, si no que será la del capitán Salazar, un caza-piratas español derrotado por un joven Jack Sparrow que queda atrapado en el limbo; muertos vivientes que no pueden descansar y cuyos corazones claman venganza. ¿Os suena también, verdad? Sólo que esta tripulación peca de un uso excesivo del CGI y Salazar, por mucho que los medios españoles se empeñen en perder las bragas con Bardem, carece de carisma y presencia, y eso que le describen como aterrador. A mí se me ha hecho un malo del montón que empalidece frente al desparpajo y astucia del Barbossa original (hablaré de éste más adelante) y con el carisma de Davy Jones. Estaba más pendiente de su pelo flotante que de sus gestos y diálogos. 

Y es que con Bardem me pasa lo mismo que con Penélope, se me hacen insufribles macho. Y ambos dos han aparecido en esta franquicia. Mareas Misteriosas no me gustó tampoco y no sólo por Penélope por cierto.



2. CONTRADICCIONES, INCONSISTENCIAS Y PERSONAJES PLANOS
Quizá al público le haya ganado el hecho de la segunda trama que tiene la peli. Porque por un lado está el hecho de que Salazar vaya detrás de Sparrow para matarlo y cobrarse su ansiada vendetta, pero por otro lado tenemos a Henry Turner, el hijo de Will y Elisabeth, que intenta liberar a su padre de la maldición que le mantiene atado al Holandés Errante. Para ello necesita el artefacto arriba mencionado, el Tridente de Poseidón. ¿Y es que a quién no se le saltó la lagrimilla con el final de En el fin del mundo?

Por desgracia no esperéis nada realmente valioso de Henry, me ha parecido un cero a la izquierda, porque no hace absolutamente nada interesante durante la película. Por no hablar que la química que hay entre él y Carina Smith es prácticamente nula, es que no me pegan ni con cola.


Carina Smith  prometía ser un buen personaje, pero se me hace tan marisabidilla y creída que hace que me caiga mal. Es una mujer de ciencia y eso equivale a que sea continuamente tachada de bruja por los hombres y que sólo quieran ahorcarla. ¿Cómo ha sobrevivido todos estos años? Porque me cuesta creerlo tras ver todas las veces que la atrapan los casacas rojas.

Otra cosa que me chirría es que nos muestran a Will con un aspecto muy diferente y que no cuadra con respecto a lo que vemos al final de En el fin del mundo. Allí ya llevaba 10 años como capitán y lucía muy buen - recordemos el aspecto resplandeciente que queda cuando Davy Jones es restituido del cargo, pues su dolor y corrupción se transmitía al barco y su tripulación. Sin embargo aquí vemos a Will que va por el mismo camino que el anterior capitán a juzgar por su aspecto, ignoramos el motivo (quizá sea cosa de estar maldito, pero entonces tampoco cuadraría con lo que se nos muestra en El cofre del hombre muerto). ¿No contradice esto con lo que nos mostraban en la tercera entrega? Por cierto, Will el botas no aparece para nada.

Otra de las cosas que no me cuadra es la famosa brújula que no apunta al norte, si no a lo que tú deseas, que lleva apareciendo durante toda la saga. Aquí vemos cómo llegó a Jack y también cómo éste, que nunca quería separarse de ella, curiosamente la rechaza sin ningún problema por una botella de ron, ignorando una advertencia que nosotros desconocíamos y es "no traiciones a la brújula". Resulta que si lo haces, los muertos te perseguirán, o algo así entendí. Y esto es precisamente lo que hecha a Salazar sobre Jack. Que, por cierto, si se rompe la maldición ¿no se supone que lo que está muerto, muerto se queda? ¿Me puede explicar entonces alguien por qué siguen vivos Salazar y sus hombres como si nada hubiera pasado?
Y a ver, si la brújula es anterior a Salazar - como bien se ve - ¿por qué está ligada a él? No lo pillo. Igual que me parece forzadísimo que justo ahora Jack se deshaga sin problemas de la brújula.

Y los casacas rojas tampoco hacen nada. Han buscado un equivalente a James Norrington pero es que apenas sale pocos minutos en pantalla y me ha sido tan indiferente como cualquiera del montón. Es más, si Salazar es un cazador de piratas no sé por qué la toma con éstos.


En cuanto a los personajes en sí... Como digo, Herny no hace nada, Carina se lleva todo el mérito y Bardem tiene una interpretación sobrevalorada por la crítica; Barbossa en la primera película le superaba.
Pero curiosamente el personaje de Héctor Barbossa, uno de mis favoritos de la ficción, está de capa caída. Ya en Mareas misteriosas me pareció flojo pero aquí es que no parece el mismo, ya no sólo por el aspecto obviamente envejecido si no que su carácter cambia casi drásticamente debido a un secreto que nos será revelado en el film y que no quiero decir (quizá esto explique el por qué pasa lo que pasa). Jack Sparrow tampoco será el mismo de siempre, no sé muy bien decir el por qué.
Además tanto su doblaje como el de Barbossa al español, a pesar de ser el mismo de siempre, lo he notado como mucho más brusco; en el caso de Jack parece estar siempre borracho y no tiene esa chulería que le caracteriza y en el caso del otro tan ronco que ni se le reconoce.

Por último, comentar otros dos ejemplos de paralalelismo con respecto a las originales; la bruja del mar Magda con la bruja del mar Shansa (que no entiendo el empeño por cargarse a Carina y a ésta la dejan en paz, no me vale la explicación de la intervención de Barbossa). ¿Y qué me decís de aquél dúo a las órdenes de Barbossa, Pintel y Ragetti, que tantas sonrisas nos sacaron? Aquí no aparecen pero enseguida veréis que han intentado buscarles sustitutos, que por cierto desaparecen de pronto de la película para no volver nunca más. Lo mismo puede decirse de la tripulación original de Jack, sólo se salva Gibbs.


¿Y por qué se llama "Los hombres muertos no cuentan cuentos"? Es cierto que Salazar se lo dice a Henry Turner y alega que por eso no puede ir él directamente a hablar con Sparrow, pero a Barbossa bien que le cuenta la historia. O sea, me he perdido.

Por cierto, la aparición de Paul McCartney sobra totalmente.


CONCLUSIÓN
Si Disney hubiera dejado las cosas en la trilogía original no hubiera pasado nada. Si por ejemplo hubieran querido hacer otra trilogía de Piratas del Caribe con Jack Sparrow pero con otro tipo de enfoque tampoco habría estado tan mal. Pero lo que no puedes hacer es seguir estirando más y más cuando ya es imposible. Al final la cosa se rompe y, aunque por lo que veo a la gente le ha gustado muchísimo (no sé muy bien por qué). Sí, que ya sé que han querido unir la quinta entrega con el resto, pero una cosa es eso y otra es calcar lo que ya existía.
Muy floja, y ya si tenemos en cuenta la escena extra es que ya entonces... no sé qué decir, en fin. Aquí no se muere definitivamente ni Peter.

¿Qué opináis vosotros? ¿La habéis visto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor