18 de octubre de 2012

Isabel


Aun ahora siguen emitiendo Isabel, una serie realizada por televisión española y que se emite en La Primera, cuya función es mostrar lo más fielmente posible los pasos que tuvo que dar esta mujer para convertirse en la reina que todos conocemos, Isabel la Católica.


La trama de Isabel es bastante fiel a la historia real: es obligada a vivir en la Corte de su hermanastro el rey Enrique IV el Impotente por él mismo teniendo que dejar atrás a su madre enferma (Isabel de Portugal), sufre la muerte de su hermano Alfonso, rechazó numerosas propuestas matrimoniales que Enrique IV dispuso para ella, alegando Isabel que tenía derecho a decidir por sí misma a su esposo, tomar decisiones importantes durante la guerra civil...
Son algunas de las numerosas y duras pruebas que desfilan una tras otra en la serie y que tienen una base real, aunque los guionistas también se permiten algunas licencias ficticias o carentes de pruebas reales como insinuar un posible romance entre Isabel y Gonzalo Fernández de Córdoba, mientras que en otros casos prefieren dejar las dudas históricas en el aire, como la paternidad auténtica de Juana la Beltraneja, la orientación sexual de Enrique IV o insinuar que las muertes de Alfonso de Castilla y de don Pedro Girón pudieran ser o no provocadas.

Otros personajes históricos también tienen sus huecos más o menos grandes en la serie; Fernando el Católico, Juan Pacheco, Beltrán de la Cueva, la reina Juana de Portugal, Alfonso Carrillo de Acuña, Beatriz de Boadilla, Gonzalo Chacón, Juan II de Aragón, Alfonso V de Portugal y Gutierre de Cárdenas.


Todo tiene cabida: odio, traición, honor, amor, lucha e intrigas. Y tampoco se queda atrás el aspecto técnico y la perfecta ambientación en el siglo XV. La historia no se hace pesada, aunque si conocemos los detalles históricos o los miramos no nos van a dar demasiadas sorpresas, salvo las ya mencionadas en cuanto a teorizar sobre algunos aspectos no probados del todo.

Vemos a Isabel como una mujer que quiso mostrar que ella no era ningún pelele que los hombres pudieran manejar a su antojo, que sabía tomar sus propias decisiones que ni siquiera un rey podía cambiar, que estaba cantado que iba a ser una buena reina y que era capaz de renunciar a todo con tal de realizar sus deberes.

Obviamente ni cabe decir que una de las cosas que ayuda mucho a decidir poner la serie es la ausencia total de anuncios durante su emisión :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor