30 de abril de 2016

[Análisis] Ori and the Blind Forest


Hoy en día parece que lo más importante para la mayoría para que un juego sea soberbio es su apariencia o, dicho más claro, en sus gráficos. Es cierto que queda espectacular pero eso a veces no es suficiente si el juego cojea por ejemplo de argumento, siendo éste flojo o incluso inexistente. 
Sin embargo luego están aquellos que, sin tener unas gráficas actuales ni un modo de juego... digamos también, actual, sí que consiguen maravillar al jugador que tiene el placer de probarlos, y este es el caso de Ori and the Blind Forest (en adelante, OBF), desarollado por Moon Studios y publicado por Microsoft Studios.


OBF salió hace ya un año para Xbox 360, Xbox One y para Microsoft Windows y, recientemente, ha salido su Definitive Edition para Windows 10, con niveles extra y mayor dificultad. Y es un juego que me ha gustado  mucho debido en parte a que me había negado a ver mucho sobre él (creo que sólo vi el tráiler) y, cuando me lo regalaron, sabía que lo jugaría tarde o temprano.



LA BELLEZA DE NIBEL
OBF nos narra la historia de Ori, un recién nacido que cayó del Árbol Espíritu en el bosque de Nibel durante una tormenta y que fue rescatado por Naru. Esta criatura (de la cual desconozco el sexo, pero diría que es femenino por determinadas razones) le adoptó como su hijo y cuidó de él. Pero debido a un cataclismo que azota el bosque Naru muere de inanición y Ori vaga perdido en la espesura, hasta que se encuentra con Sein, una entidad que le guiará para restaurar el bosque buscando los tres elementos que le daban vida: Agua, Viento y Calor.
En su viaje se encontrarán con diferentes enemigos pero el más peligroso de todos ellos será Kuro, una gigantesca hembra de lechuza quien no soporta la luz del Árbol Espíritu, que intentará evitar a toda costa que Ori la restablezca.

Con este argumento nos sumergiremos en un mundo absolutamente precioso, lleno de color y vida. Es que no es para menos; el juego no posee gráficos hiperrealistas pero su belleza es más que evidente, aumentada más si cabe por la estupenda banda sonora que nos acompañará durante toda la aventura, cargando incluso las cinemáticas de una inmensísima ternura. Y es que OBF la emana por todos los poros de un hipotética piel, se nota el cariño con el que el juego fue creado, basándose según sus creadores en las historias de Disney y Studio Ghibli. Y es que con el argumento es muy posible que se os escapen las lagrimillas, sobre todo con Naru y al descubrir los motivos que mueven a la antagonista Kuro, por no decir ya con el final en sí.

Las animaciones por otro lado están genial conseguidas, muy fluidas y el diseño de los personajes así como de los enemigos es precioso. En cierto modo y en su conjunto, me es muy similar a Child of Light, si bien es cierto que mucho más definido y con colores menos pastel.

La banda sonora ya digo que es una pura delicia para el oído, mientras que los efectos de sonido son de lo más correctos. Me encantan las vocecitas de Ori y de Sein; ésta última junto con el Árbol Espíritu, el narrador de la historia, son los únicos que tendrán diálogo completo, porque aquí nadie más habla y la música será la que nos haga de intérprete junto con lo que veamos para saber qué es lo que ocurre, todo realizado de manera perfecta.
El juego además irá muy fluido, al menos en mi caso, no he tenido problemas de ralentizaciones ni bajadas de fps.



UN MUNDO HOSTIL 
Pero centrándonos en lo que es el juego en sí, dejando de lado el apartado gráfico y sonoro, OBF es un Metroidvania en toda su extensión (subgénero de plataformas llamado así por combinar el estilo de los juegos de Metroid y Castlevania), un scroll en 2D con escenarios repletos de enemigos, trampas y multitud de caminos.

Las diferentes zonas estarán interconectadas - lo que quiere decir que no existirán tiempos de carga - por diferentes caminos y atajos, algunos que se irán desbloqueando según Ori gane nuevas habilidades gracias a los árboles espirituales que se vaya encontrando en su camino. Éstas habilidades darán mucho juego puesto que nos permitirán ser mucho más ágiles en nuestro avance y en el combate, algo que se agradece puesto que, a pesar de tener un mapa de lo más útil de Nibel - que se hará visible según avancemos o si conseguimos la pieza y la insertamos en su lugar correspondiente - no existirán puntos de teletransporte para nuestra desgracia, lo que significa que Ori deberá recorrer a pata una y otra vez su extensión para ir a los lugares que desee.


Para facilitarnos más la tarea tenemos, aparte, un árbol de habilidades con tres ramas, enfocadas a diferentes aspectos, las cuales nos harán gastar puntos de experiencia para adquirir la habilidad. Aunque no lo parezca podréis subir tranquilamente las tres ramas al completo en el orden que deseéis por lo que os libráis de la inquietud ante un posible error en la asignación de puntos o la preocupación sobre en qué rama o ramas especializaros.



Siguiendo con la mecánica del juego tendremos la posibilidad de atacar a nuestros enemigos con Sein mediante rayos de energía liberados al hacer lick con el ratón. Sin embargo será Ori el que reciba daño y el que tendrá que moverse por los escenarios pues Sein flotará a su lado constantemente de manera pasiva. 
Tendremos cuatro indicadores diferentes como muestro en esta imagen:


- Energía - gastada al realizar el ataque especial de Onda Cargada y la habilidad Vínculo del Alma, gracias a la cual podremos guardar la partida. Podrá recuperarse rompiendo cristales de energía. Se aumentarán los puntos recogiendo células de energía.
- Vida - los puntos de resistencia de Ori, si se acaban éste morirá y reaparecerá en el último punto de guardado con el status que tuviera en ese momento. Se restablecerá cogiendo puntos de vida de ciertas plantas o gracias a habilidades de apoyo al realizar determinadas acciones. Se aumentarán los puntos recogiendo células de vida.
- Experiencia - conforme ganemos experiencia se irá rellenando hasta hacer el círculo, dándonos  puntos que quedarán indicados en el centro. Ganaremos experiencia acabando con enemigos, recogiendo células de habilidad (nos dan un punto directamente) o  recogiendo pequeños almacenes de experiencia. La gastaremos en el árbol de habilidades.
- Vínculo de Alma - cuando usamos esta habilidad tardará un momento en recargarse hasta poderse volver a usar, que será cuando el círculo esté completo. Usarla gastará puntos de energía.


Y aquí llego al punto quizá más negativo del juego, aunque tampoco es algo que empañe la grata experiencia que es el jugarlo. Y es que es demasiado fácil.
Es decir, la posibilidad de guardar todas las veces que queramos donde queramos nos facilita muchísimo la aventura. Lo más difícil será, sin duda, en ciertos momentos del juego donde no tendremos esa opción y los sucesos ocurrirán tan rápido que apenas tendremos tiempo de reacción y moriremos muchísimas veces, porque tendremos que pasar la fase a la primera. Pero como digo, incluso así no será un gran reto, resultando el juego bastante sencillo sobre todo si os manejáis bien con el género.
La duración, por otro lado, para algunos ha resultado ser demasiado corta (en torno a unas 8 horas, como mucho 11 ó 12) aún consiguiendo el 100% de los objetivos además que el título no invita a ser rejugado, pues no habrá desbloqueables y, una vez finalizado, por temas del propio argumento no será posible reexplorar los territorios, por lo que la partida quedará cerrada, obligando a empezar desde cero otra.



EN RESUMEN
¿Recomiendo este juego? Absolutamente al 100%, sobre todo si os gustan los juegos de plataformas. Es precioso en el apartado visual y en el sonoro, tira muy fluido y la historia será de lo más conmovedora. Los controles son sencillos, al igual que la mecánica, si bien es cierto que puede que os sepa a poco por su escasa dificultad, a pesar de tener momentos puntuales de una dificultad elevada sobre todo por estar obligados a pasarlos a la primera, pudiendo resultar frustrante para algunos. Os recomiendo pasarlo sin prisas y con calma, dejaros llevar por su magia para disfrutarlo al máximo.

Por cierto, si ya teníais la versión anterior en Steam tenéis un descuento de un 75% al comprar la nueva Definitive Edition (se queda a unos 5€ en vez de a 19,99€).

4 comentarios:

  1. Lo adoro, la verdad, y pronto publicaré mi texto sobre él. Eso sí, no me pareció tan fácil como a ti. Sí, lo que dices es cierto, pero si lo comparas con el 90 % de los juegos de plataformas del mercado se los come en ese aspecto.

    La animación es soberbia. Pocos juegos se me ocurren visualmente más potentes que éste ahora mismo -creo que únicamente Child of Light-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi problema es que tampoco lo he saboreado tanto porque he estado grabándolo para el canal :( Pero aún así me ha gustado mucho y es muy emotivo, también yo es que soy muy sensiblera jaja

      Es una belleza a la vista, no necesita gráficos hiperrealistas y parece un cuento de hadas por cómo está narrado.

      Leeré esa entrada en cuanto la publiques :)


      Un saludito

      Eliminar
  2. Ufff!!! me enamora este juego, y la Definitive Edition viene con unos añadidos maravillosos. COmo tú dices 100% recomendable. De hecho, por este juego me compré la XBox One.

    Genial reseña.
    Un saludote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Ya me la pillé pero no la jugaré hasta dentro de mucho.

      Eliminar

Traductor