14 de septiembre de 2016

[Análisis] Inside


Supongo que ignorabais - o no - las ganas tremendas que tenía a este juego con lo que adoré a su predecesor, Limbo. Playdead nos ha hecho esperar seis años para que pudiéramos disfrutar de su segundo título, anunciado hace bastante tiempo sufriendo retraso en su momento, prolongando así la agonía de los que lo aguardábamos con impaciencia.

Finalmente este mes de julio nuestra espera llegó a su fin pero yo he tardado un poquito más en saborearlo, evitando como siempre mirar cualquier tráiler, gameplay, análisis, etc que pudiera haber por la red para que la sorpresa fuera máxima (aunque al final no me pude resistir a ver los primeros 30 min. de un gameplay, lo que hizo que lo quisiera jugar aún con más ganas).


El argumento de Inside es igual de misterioso que el de Limbo; olvidaos de introducciones o narraciones, pues la historia nos será revelada visualmente y que cada cual interprete lo mejor que pueda qué está presenciando. Tampoco quiero haceros spoilers pero habrá cierto detalle que conecte a Inside con el anterior título.
Lo que estará claro es que el protagonista será de nuevo un niño que debe abrirse paso sorteando diferentes peligros en el seno en lo que especie de distopía donde una organización - o directamente, una parte de la sociedad - se trae entre manos cualquier cosa menos algo bonito. ¿Por qué se llevan a toda esa gente? ¿Por por qué todo luce destartalado, abandonado, roto... muerto en definitiva?
La forma de agacharse de nuestro protagonista sin rostro (aquí nadie lo tiene), cómo su respiración aumenta en su nerviosismo al igual que la velocidad de su carrera cuando estos hombres están cerca según comienza la aventura nos deja bien claro a qué atenernos como nos pillen, y es que no se andarán con chiquitas por muy infantes que seamos. 

La brutalidad del modo de actuar de estos agentes o enemigos contrastará perfectamente con la calma silenciosa de los lugares y la belleza de los paisajes, mucho más detallados y visibles que en Limbo. Sin embargo a pesar de no poseer grandes detalles serán de lo más hermosos a la vista y más que suficiente, sumiendo al juego en unos tonos neutros y suaves donde lo que más resaltará será la camiseta de un color rojo vivo del niño anónimo, precisamente el único que parece nadar a contracorriente en este mundo decadente.
Algunos detalles tontos como las partículas del aire visibles por la luz o gotas de agua que caen del cuerpo empapado del chaval se aprecian increíblemente.



Inside es el hermano mayor de Limbo, pues repite la experiencia pero la sube a un mayor nivel. Limbo era un mundo de sombra y luz, opresivo y terrible mientras que Inside ofrece una mayor visión del entorno, fondos currados y un juego de luces y sombras fantástico. Porque aunque en algunos momentos parezca que estamos ante un juego en 3D es realmente una falsa sensación al tratarse de un scroll lateral en 2D, aunque en ciertos lugares comprobaremos que no se cumple al 100% esta afirmación. La escasa música, donde repite Martin Stig Andersen, ayuda aún más a conseguir esa sensación.

Los controles son idénticos pero tanto el movimiento del niño - las físicas en general - como la sensación con las teclas es mucho más fluida aún que en el anterior juego, que ya de por sí era bastante buena.



Los puzzles siguen ahí pero en ese aspecto sí que he visto una ligera cojera, pues se me han antojado mucho más sencillos que en Limbo y menos brutales. Me explico; en Limbo no entendías muy bien qué tenías que hacer o simplemente eras vilmente timado y acabas muerto de la forma más grotesca que puedas imaginar. Es decir, aprendías a partir del método de ensayo-error. Inside ha suprimido esa parte en la mayoría de los casos y creedme cuando os digo que vais a morir, pero muchísimas menos veces que en Limbo, sobre todo si sois veteranos con los juegos de Playdead. Eso sí, os aseguro que las muertes son incluso más impactantes aquí puesto que hay más visibilidad; a mi me daban escalofríos especialmente las provocadas por los disparos en la zona inicial y la ocasionada por los perros.


La única pega que le veo al juego es que es corto y, como tampoco es muy difícil, podréis ventilároslo en apenas una tarde como le cojáis con muchas ganas (3 horas apróx,), consiguiendo así saborear la miel tan rápidamente que apenas lo hayáis notado, sobre todo teniendo en cuenta los largos años de espera.
Aunque en esta ocasión sus desarrolladores han vuelto a intentar alargar la experiencia volviendo a repartir 14 orbes secretos por todos el juego para que si el jugador se molesta en localizarlos y desactivarlos, desbloquear un final alternativo - que no un nivel secreto más difícil como ocurría de manera similar con los huevos de araña en Limbo.



CONCLUSIÓN
Inside era realmente ansiado por la crítica y por todos aquellos fans que la compañía danesa Playdead consiguió con su debut en la industria de los videojuegos con el genial Limbo, y no han defraudado, pues han conseguido crear una obra mayor en todos los aspectos, si bien es cierto que seguro si realizan otro trabajo similar no soy capaz de esperar para verlo, si no que exigiría verlo ya. De esos juegos que cada poco te apetece rejugar y que deja volar tu imaginación intentando buscarle sentido a aquello que nos ha mostrado en su curso.

2 comentarios:

  1. QUe decir Eiko! Lo que siento por este juego es pura devoción y, por lo que he leído en tu reseña, a tí te pasa lo mismo. Los chicos de Playdead se han lucido y han aplicado un estilo narrativo, imbrincado con el apartado jugable que, sencillamente te deja sentado con la boca abierta. Es fácil, si uno no presta demasiada atención, ver Inside como un plataformas 2D bonito, pero este título es mucho más.!

    Me alegra muchísimo que te haya gustado!
    Saludos Freaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó, desde luego, no me ha decepcionado para nada salvo que pensaba que iba a conectar más con Limbo, pero creo que o se guardan eso para más adelante o simplemente prefieren dejar en el aire el auténtico significado del juego. Cada cual puede apreciar diferentes cosas y llegar a conclusiones diferentes, lo cual es bonito también, pero caray jeje

      Saludos Freaks para tí también! (Siempre son Freaks ^^)

      Eliminar

Traductor