6 de mayo de 2022

[Reseña] (Serie) The Strain - Unos vampiros un tanto diferentes

 


En poco tiempo nos hemos ventilado The Strain en casa, aprovechando los días festivos, y si la he visto acompañada de Entomomatico ha sido porque le convencí diciéndole, erróneamente, que estaba basada en obras de Stephen King. No es así, como reza el cartel: ambienta la trilogía de libros escrita por Guillermo del Toro y Chuck Hogan y que narra la plaga que estos seres suponen para la ciudad de Nueva York, puesto que uno de ellos llega a bordo en la bodega de un Boeing 767 procedente de Berlín, infectando a parte del pasaje del mismo.

A partir de entonces un grupo variado de personajes, a los que iremos conociendo en su inmensa mayoría en la primera temporada, se unirá para hacerles frente y exterminarlos de la faz de la Tierra.

A lo largo de las cuatro temporadas que dura la serie (46 episodios en total) veremos los periplos de los exterminadores de vampiros, liderados por el viejo profesor Abraham Setrakian, un veterano en el campo y que está genialmente interpretado por David Bradley (sí, el Sr. Filch de Harry Potter, papel por el que le conoceréis la mayoría de vosotros) que deberá enfrentar a su contraparte del bando contrario, Thomas Eichorst (papelón de Richard Sammel), fiel seguidor y sirviente del Amo, el origen de la plaga. 

Si os gusta el género de los vampiros no podéis perderos esta serie pues aquí no va a mostrarnos a los típicos chupasangres a los que tanto estamos acostumbrados. Los strigoi (término rumano) son un tanto atípicos, pues en vez de colmillos con los que succionar el preciado líquido escarlata contarán con un aguijón en su larga lengua, que pueden proyectar varios metros como si de camaleones se trataran. Y dentro de los mismos habrá diferentes castas, desde los digamos "drones" a la más alta como pueden ser el Amo o los Ancianos. La forma de convertirse en uno de ellos es ligeramente diferente y de lo más interesante, por cierto. Sus vulnerabilidades serán también bastante clásicas, por otra parte, pero no tan limitantes como en otras versiones.

Aunque a veces la serie peca de ir lenta en algunos puntos, en general está bastante balanceada en lo que se refiere al ritmo: no faltará el episodio en que los protagonistas tendrán que enfrentarse a decenas de strigoi, lo que quiere decir que siempre habrá acción a raudales, pero también hay tiempo para el desarrollo de los personajes (no necesariamente de forma romántica, que también), para la investigación y para el subterfugio. En nuestro caso siempre quedábamos con ganas de más porque muchas veces nos pillaba totalmente desprevenidos el fin del episodio porque se nos hacían cortos. Al menos ese problema tiene fácil solución y es poner el siguiente. Salvo el primer capítulo de todos, que dura más de una hora, el resto son más cortos, de entre 30-45 min. y siempre hará que te quedes con ganas de saber más sobre Setrakian, sobre el Amo, sobre los Ancianos o los Cazadores del Sol. 

Cuanta gente molona en tan poco espacio. Por cierto, que vayan enseñando armas por la calle sin que les den problemas queda muy americano xD

En cuanto al elenco de personajes de lo más variado y pintoresco en general. Obviando a Setrakian porque es el puto amo, con su bastón-espada de plata, puedo mencionar otros que me han parecido memorables. Por ejemplo Fet me encantó desde el principio, sacándonos más de una sonrisa a Entomomatico y a mi con sus aires de tipo duro, sarcástico, pero práctico a más no poder, siendo también un ratón de biblioteca por sus amplísimos conocimientos de los entresijos de la historia antigua de la ciudad y que tan útiles son a los protagonistas desde el minuto uno. Puedo citar también a Dutch, la hacker, cuyo personaje no existe en los libros pero que en la pequeña pantalla es más que destacable: a pesar de ser usada como reclamo para la inclusión de diferentes colectivos funciona muy bien su forma de ser, muy de la química de Fet. La doctora Nora Martínez también me gustó bastante, aunque su evolución no me queda tan clara como la del resto.

Incluiré al Sr. Quinlan por motivos más que obvios, ya que es una versión muy bien llevada de Blade, aunque mucho más frío e impersonal que el semi-vampiro de Marvel, se gana su hueco en la pequeña pantalla bien merecidamente, poco más quiero comentar de él al respecto por no estropearos la experiencia si la queréis ver.

De los malos ya he dejado clarísimo mi fanatismo por Eichorst: es el típico al que odiarás con todas tus ganas pero también te caerá bien simplemente por lo cabronazo que es: se come la pantalla cada vez que sale con su retahíla de "A-230385...". Palmer está guay también.

Si tengo en cambio que relegar a un rincón oscuro de personajes odiados debo unir a mi repertorio privado al dichoso Zach de los cojones: viéndole en la primera temporada pensaba que sería una especie de Jack de La Torre Oscura, inteligente, capaz y forzado a madurar por el devenir de los acontecimientos, pero nada más lejos.


Sin embargo no todo van a ser puntos positivos para la serie, lamentablemente. O sea, en general me ha encantado, pero tiene sus cosas que me han chirriado.

Siguiendo con el tema de personajes, por ejemplo. Ya he dejado claro que aquí casi todo quisqui tiene su potencial pero en muchos casos estos secundarios quedan desaprovechados. Tal es el caso de Vaun, por ejemplo: su puesta en escena, acompañado de sus hombres, es francamente increíble (por no decir muy WTF?) al no esperarte algo así en absoluto... pero apenas saldrán en pantalla nada más que unos pocos minutos en toda la serie. Por cierto, el actor que le encarna, por esa época, ya rondaba los 70 tacos, ahí dejo el dato.

Puedo incluir pues en el paquete a los Ancianos. Una lástima.

Ayns, si es que miradles qué monos. Cuánto talento y potencial desperdiciado.

También a veces sucederán cosas absurdas o sin sentido aparente. Por ejemplo, personajes que desaparecen o son abandonados sin más aunque sea un peligro. Aquí citaré a la madre de Nora, quien tiene demencia pero que dejan "alegremente" en el centro de operaciones de Setrakian, con todo tipo de armas blancas y de fuego al alcance de su mano y con un foco de contagio, para más inri. A ver, si te la llevas se la cargan los vampiros fijo pero si no lo mismo se mata ella solita.

O como Gus. No he visto personaje con trama más irregular en toda la serie: lo mismo se va a matar al Amo, falla y luego se pira a un restaurante random donde, a pesar de que no es bienvenido, se termina acoplando porque sí. Luego hace una promesa a la chica pero cuando tiene la opción de volver con ella no, prefiere irse con su colega Ángel a una isla desierta o se monta su propio grupo de rapiñadores. ¿En qué quedamos, macho? ¿No mandan a buscarle sus nuevos jefes si no que pasan de él, cuando precisamente les interesaba por su condición de humano? Lo mismo digo del grupo ese de presidiarios: se fuerza su aparición para salvar una escena, luego ni rastro de ellos.

Por esto digo que algunas resoluciones o sucesos de lo que suceden parecen ocurrir porque sí, sin ningún motivo aparente. Son precipitadas y desordenadas y a veces te quedas pensando qué demonios está pasando y por qué se complican tanto la vida. ¿Tan difícil era hacer unas fotocopias del Lumen y fin de la historia? Puede que se hubieran perdido cierto detalle al hacerlo, como también haber descubierto su secreto antes, que por cierto no aporta realmente gran cosa. Todo el tema del ataúd de plomo y plata es también, francamente, estúpido.

Si los vampiros son vulnerables a la plata o al sol por contacto directo, leches, que se pongan ropa de pies a cabeza, aunque se ve en cierto momento que no llega a ser algo infalible. ¿De qué depende de que a veces sí y a veces no?


Por no hablar que la línea del tiempo es altamente confusa, pues no parece la misma para el espectador que para los protagonistas. Te hablarán de pocos días porque han pasado muchas más noches, por no decir que cuando ves la acción como tal en tu cabeza parece que han pasado meses (por la forma de comportarse los personajes y demás) y resulta que han pasado un par de días o así, lo que quiere decir que esta gente va aceleradísima: se enamoran y lo dejan en cuestión de dos días. Literalmente entran en modo YOLO.

En cuanto al final más que decente, la verdad.

A pesar de todo esto, es una serie que creo que merece bastante la pena. Se pasará volando, literalmente, y lo único que querrás es saber más y más cosas sobre los strigoi. Por mi parte ya tengo en mi poder la trilogía de libros y los cómics que publicaron de la serie; estos últimos adaptan también la novela y profundizan en la historia del Sr. Quinlan, ya que en la serie han dejado varias incógnitas por resolver.  Ala, ya tengo entretenimiento para el verano.


¿Qué os ha parecido a vosotros la serie? ¿Os gustó su final? ¿Coincidís conmigo en los puntos tanto positivos como negativos?

2 comentarios:

  1. Coincido casi en todo lo que has dicho,, el personaje de Zach es de lo más detestable, tal vez estaba pensado así a propósito para demostrar lo que un padre es capaz de hacer por amor a sus hijos; paradójicamente El maestro y Quinlan compartían también una relación "similar" de padre he hijo

    El personaje de Gus también llegaba a cansar durante las primeras temporadas, a pesar de las malas decisiones que tomaba siempre se salia con la suya y sobrevivía; luego en las ultimas temporadas era más como un personaje de relleno que no aportaba mucho a la serie.

    Los demas perosnajes: Abraham Setrakian, Thomas Eichhorst, Quintus Sertorius, Dr. Ephraim Goodweather, Vasiliy Fet y Dutch Velders, eran los que le daban vida a la serie en ese orden, desde mi punto de vista.

    Un personaje que no mencionaste o no vi que lo mencionaras es Kelly Goodweather, de la cual recuerdo muy poco durante la serie, y creo fue el personaje fue más destacable siendo humana que como cuando estaba convertida, pues la actuación o personalidad de vampiresa carecía de emotividad. Siempre dude de si en ella quedaba algo de sentimientos hacia su hijo después de haber sido convertida, pero según la wiki ella carecía totalmente de humanidad y siempre estaba bajo el dominio del maestro; vamos, que ya no quedaba nada de la madre de Zach en ese cuerpo

    Y si, El maestro pertenecía a una clase de vampiros llamada Strigoi la cual si no era controlada se volvía una plaga; si has jugado Vampire: The Masquerade – Bloodlines 😉 sabrás que no es la única clase de vampiros que existen (al menos en los mitos). Por momentos imagine que veríamos otra clase de vampiros tratando de frenar esa plaga pero nunca sucedió, siempre se trato de Strigois

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, a mi Zack me ponía en marcha ¿eh? Ya desde la segunda temporada, se vuelve completamente insoportable, sí.

      Gus es que va dando tumbos por la vida: la sensación es de que no sabían muy bien qué hacer con él y da muchas vueltas hasta que "se asienta", por decirlo de alguna manera.

      Al revés, Kelly es más destacable siendo strigoi básicamente porque apenas sale en pantalla siendo humana. Es lo que hace que Zach se vuelva insufrible: es que básicamente me estás diciendo que coges a una cualquiera, le pones la pinta de su madre y ya se va ahí corriendo. Y claro, Kelly deja de ser Kelly desde el momento en que se infecta y carece de libre albedrío como, básicamente, todos los strigoi, ni siquiera ella que es más "especial" al igual que Eichorst. No hacen nada por su cuenta ni aún cuando parece que el Amo desaparece.

      Claro que no son los únicos, pero en este universo de The Strain, te da a entender que sí que son los únicos tipos de vampiros que existen.
      Y te equivocas, sí que vemos a strigoi que intentan frenar al Amo: Tres Antiguos y, por extensión, los Cazadores del Sol. Pero paradójicamente a pesar de tener más conocimientos sobre la especie, no son capaces de hacer gran cosa. Por otro lado, también en esa función tienes a Quinlan, no te olvides de él.

      Un saludo!

      Eliminar