29 de marzo de 2011

Oddworld: Abe´s Exoddus

Como ya prometí, aquí vengo comentando este pedazo de juego, uno de mis favoritos, aunque éste concretamente se trata de la secuela o expansión de Oddworld: Abe´s Oddysee. ¿Por qué comento el segundo y no el primero? Porque al primero he jugado menos y después, siendo el segundo mi favorito de los dos; ahora ireís sabiendo por qué.


Fue creado por la empresa Oddworld Inhabitants y salió al mercado un lejano 10 de diciembre del 98, para la consola PlayStation (Sony) y, posteriormente, para PC. Venía en formato de 2 cd´s. En su momento, fue todo un éxito, sobre todo debido a su elaborado apartado gráfico, superando a su antecesor.


Plataformeo bidimensional horizontal, tenías que ir resolviendo los distintos puzzles para ir pasando de nivel mediante el uso de objetos o individuos, siendo para mí un punto bastante original.


Historia

¿De qué va este juego tan "raro"? No hay que ser un genio para saber que es del género de la ciencia ficción. Nuestro protagonista es Abe, a quien ya controlamos en el Oddysee. Abe pretende liberar a su raza, los Mudokons, esclavos de otra raza nativa de Oddworld, los Glukkons. Éstos emplean a los Slig como guardias de seguridad, los cuales no dudarán en abusar y apalizar a los pobres Mudokons, los cuales no ofrecen ningún tipo de resistencia. Abe también fué un esclavo (resignado y más o menos feliz) hasta que averiguó de pura chorra que los Glukkons planeaban sacar un nuevo alimento a la luz para forrarse: carne de Mudokon. Abe destruyó las Granjas Hostiles y a Molluck, su ex-jefe Glukkon.

En esta segunda aventura, los antepasados de Abe se le aparecen para decirle que los sepulcros de Necrum han sido profanados y que los Glukkons usan los huesos de los difuntos Mudokons para hacer un brebaje: el Soulstorm. Abe hará lo posible por liberar a más esclavos y terminar con la producción del Soulstorm.


Otro punto fuerte para mí es sin duda, la imaginación en la creación de Oddworld. Las criaturas y entornos son de lo más originales y, además, en esta nueva entrega al controlarlos, podremos comunicarnos también con otras criaturas.


Interactuar y poseer, las mejores opciones

Efectivamente. Y esque tendremos que rescatar a los pobres Mudokon que se hallan esclavidazos; tendremos que hablarles y darles instrucciones, ya que incluso pueden ayudarnos a avanzar abriendo alguna puerta o activando dispositivos. Tendremos que guiarles hasta los portales para que puedan escapar. Pero no es tan "sencillo" como en el Oddysee, y esque aquí tendremos varios estados de Mudokon, a los cuales deberemos afrontar de manera distinta; por ejemplo, podemos dar con el enfadado de turno que, hasta que no reciba una disculpa o condolencia, pasará de nosotros como de la mierda (encima pega y, si pilla a otro Mudokon, se pegarán hasta matarse si les dejas), un enfermo que se sentirá tan mal que no podrá ni moverse o el hiperactivo cachondo de turno (loco), que no será nada útil por no parar de reírse y corretear pudiendo costarnos la vida y al que tendremos que aplicarle medicina de nudillos para que se calme un poquito. Básicamente, como ocurría en la primera aventura, lo principal es salvar al mayor número posible de Mudokon y evitar que mueran. Al igual también que en el Oddysee, dependiendo de cómo se nos de el papel de héroe, tendremos dos posibles finales: el feliz o el triste.

Otra diferencia con el Odysee esque puedes elegir el orden de tus aventuras sin influenciar para nada en el resultado final; tú mandas sobre tus distintos destinos.


Por otra parte, están las otras criaturas de Oddworld, las cuales suelen estorbar en nuestros propósitos. Pero Abe guarda un as en la manga y es la Posesión. Los Mudokon cantan pero, al hacerlo, pueden proyectar su conciencia a otra criatura y tomar control sobre ella y hacer que haga lo que el Mudokon quiera, desde accionar un botón, reírse como un idiota o tirarse por el precipicio. ¿Te imaginas meterte dentro de un Slig y sentirte el puto amo? O mejor, de un Glukkon... puedes hacerlo... y ya ni te cuento de las ventosidades.


Todo ello, nos ayudará en nuestro afán por avanzar.


En general

Ah, pero tanta novedad no iba a servir sólo para ayudar; también para complicarnos la vida. Y esque tendremos novedades también en los malos y compañía, como los Slig voladores o que nos disparen desde el fondo del plano, teniendo que parapetarnos en paredes u objetos para poder avanzar, consiguiendo una falsa sensación de 3D.

También podremos, en esta ocasión, controlar a los jefes del cotarro, los Glukkons como ya comenté, siendo a veces vital el alargar su vida y hacer que los Slig muevan las patas o el arma si queremos avanzar. Los Scrabs y los Paramitas y el todopoderoso Shrykull seguirán ahí, aunque el último no tanto como desearíamos.

Decir que el propio Soulstorm podrá ser una ayuda, a pesar de que nos repugne la idea de tomarlo. Todo es probar...


Características del juego

OAE es más largo que su antecesor, siendo un buen punto positivo a su favor. La curva de dificultad es equilibrada, pero decir que algunas pantallas pueden hacerse especialmente más o menos difíciles en cualquier momento del juego, teniendo que agudizar nuestro ingenio, sobre todo en las partes ocultas cuya dificultad es, obviamente, mayor. Sus gráficos son excelentes para la época, como ya señalé, explotando al máximo los recursos de la consola; las secuencias de vídeo están muy curradas y detalladas y podremos verlas siempre que queramos además. La música embolvente es soberbia, mejor que la primera y de la que ya hablé en mi blog.

--------------------------------------------------------------------------

Conclusión: juego divertido, largo, complicado, entretenido y con sus clásicos toques de humor que lo que harán será que nos guste aún más este juego, aunque si no te gustan los puzzles o los plataformas, puede que te pueda la presión. De todos modos, es un imprescindible en nuestra colección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario