3 de septiembre de 2012

Home: Una aventura de terror única


Nos despertamos solos, con un persistente dolor de cabeza y con bastante amnesia en un cuarto oscuro de una casa desconocida. De fondo escuchamos el tronar de una inminente tormenta. Al levantarnos notamos dolor un agudo en una de nuestras piernas ¿cómo demonios nos hemos hecho eso? Bueno, podía ser peor de no encontrar a nuestros pies una linterna... ¿o no?


Así comienza Home: A Unique Horror Adventure de Benjamin Rivers, un juego indie en la que el protagonista será un hombre anónimo, un tanto confuso, amnésico y perdido, cuya única meta es salir de la casa de, lo que parece, un despiadado asesino.  Salió hace poquito, a primeros de junio de este año, por lo que no es de extrañar que sufra algunas mejoras o añadidos posteriores. Para más información visitad la página oficial.

Home es una visual-novel un tanto pixelada (obviamente el juego es así aposta) que cuenta con un manejo fácil y un argumento no tan sencillo. Simplemente dispondremos de los botones de dirección para mover a nuestro personaje y de la barra espaciadora para interactuar con aquellos objetos que se nos marquen con un recuadro en blanco. No podremos guardar la partida, así que es recomendable que juguemos cuando sepamos que podremos estar, al menos, un par de horas pegados al asiento (dependiendo también si exploramos más o no). También nos aconsejan jugar con cascos y sin luces, para aumentar al máximo la atmósfera de suspense, tensión y miedo que puede envolvernos una vez comencemos.
Por mi parte apruebo todo esto, pero también aconsejo que o tengáis un diccionario de español-inglés a mano si queréis jugar a pantalla completa o que tengáis abierto también un traductor, pues el juego viene totalmente en inglés.



Una de las cosas destacables del juego, aparte de su sencillez y el buen efecto que consigue la escasa música para crear esa atmósfera de película de terror y otros efectos sonoros inesperados que si lo tienes alto te harán respingar, es la propia oscuridad envolvente. Nuestra única fuente de luz será una linterna, por lo que no sabemos qué cosas pueden estar acechando en la oscuridad. También se consigue que un entorno tan normal como es una calle o una casa se convierta en algo totalmente desconocido y aislado, porque no te encontrarás con un alma viva en todo el juego (ya os aviso).

También es el propio personaje y su manera de contar las cosas lo que conseguirá darle más misterio a todo, incluso inquietud, puesto que como no recuerda nada de lo que ha pasado sólo puede limitarse a observar y caminar encontrando todas las pistas que le ayuden a armar el rompecabezas que es ahora su mente y que nos permitirá conocer detalles de la trama. Es más complejo de lo que parece, puesto que tendremos que tomar decisiones a lo largo del juego que influirán en el desenlace, como bien nos informa su creador en la página: "Home is a unique horror adventure set in a beautifully-realized pixel world. It’s a murder mystery with a twist—because you decide what ultimately happens." -- " Home es una aventura de terror única situada en un mundo pixelado bellamente realizado. El misterio de un asesinato con un toque retorcido, pues tu decides que ocurre finalmente". 


Aparte de las decisiones tomadas también influirá si hemos explorado todos los lugares posibles y observado determinadas cosas u objetos, o encontrar una u otra cosa.
Como no podemos saber exactamente cómo es, es preferible que cada uno juegue como le parezca y vaya sacando sus propias conclusiones conforme avance. Lo hace mucho más divertido.


Conclusión
Home es un juego enganchante y misterioso a pesar de lo simplón de su diseño y su corta duración, que ofrece múltiples posibilidades, puesto que nosotros decidimos el desenlace dependiendo de las decisiones que hayamos tomado y lo que hayamos encontrado a lo largo de la historia. La pega es que sólo está disponible en inglés, aunque no es muy complicado y siempre podemos ayudarnos de un diccionario si tenemos dudas; no es algo que impida en absoluto disfrutar del juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario