27 de enero de 2015

[Análisis] A bird story



Freebirdgames nos ha traído este pasado mes de noviembre la que por algunos es aún considerada, erróneamente, como la continuación del aclamado Tothe moon. A bird story es, como acabo de señalar, una historia diferente e independiente de la primera en cierto modo, aunque comparten muchas cosas en común como veremos a continuación.

A bird story es una historia corta (realmente corta) pues apenas dura una hora en la cual, con ausencia total de diálogos, donde veremos la relación tan estrecha que se creará entre un niño y un pájaro con un ala rota y que, por tanto, ni puede volar ni buscarse su sustento como tampoco puede huir de los predadores y otros peligros.
Kan Gao nos señalaba que a pesar de que A bird story transcurre antes de los hechos de To the moon señala que en el episodio 2 de la serie este niño en su vejez será paciente de los Drs. Watts y Rosalene, que sí que salen en To themoon como bien sabréis los que habéis jugado a él.





Es cierto que A bird story cuenta con una banda sonora y unos diseños muy bonitos, estando también realizado con el RPG Maker, pero no consigue estar a la altura de su predecesor por varios motivos;  su ya mencionados escasa duración y ausencia de diálogos, su interactividad es prácticamente nula puesto que como nos están contando una historia realmente no tenemos mucho que hacer pero que si no nos introdujeran esos momentos de interacción la inmensa mayoría podríamos aburrirnos con tan sólo mirar el monitor de nuestro ordenador.
Tenemos limitados nuestros movimientos a las teclas de dirección, como mucho el espacio para saltar o realizar alguna acción en concreto o pulsar dos teclas de dirección a la vez, pero ni tan siquiera podremos correr ni observar nada de nuestro entorno, tan sólo aquellos objetos marcados con un destello y caminar por los itinerarios cerrados que nos marcan para que la historia siga desarrollándose.
Luego también están determinados momentos surrealistas como que el niño sea capaz de hacer un avión de papel gigante arrancando las hojas de su cuaderno y luego usando el avión resultante para volar, volviendo mágicamente el papel a su estado anterior como si nada hubiera pasado. Es cierto que la historia nos invita un poco a soltar nuestra imaginación y que, en realidad como veremos, está narrada desde la propia perspectiva del niño, de sus recuerdos (muy similar a To the moon con gente que carece de cara definida) y que quizá nos indique la presencia de los Drs.  en el siguiente capítulo, como que ya están trasteando en sus recuerdos y cambiándolos para que sean más bonitos o alegres.


Y aunque el hecho de que esta amistad entre niño y pájaro puede ser relativamente habitual (quién no ha intentado o ha rescatado algún animalito enfermo de la calle) el juego no nos ofrece momentos tan sensibleros como To the moon, como que quizá le falta cierta profundidad o mayor duración para poder conseguirlo.


CONCLUSIÓN

En resumen, A bird story sufre la presencia de To the moon al haber colocado este el listón tan alto, lo que nos hacía esperarnos que este juego tuviera algo más que ofrecer, aunque realmente no fuera su intención llegar tan lejos. A bird story es demasiado corto y superficial como para que cale hondo en el jugador, aunque es cierto que el apartado artístico y la banda sonora son tan encantadoras como podía esperarse, pero cuya historia no consigue calar tanto como To the moon.

2 comentarios:

  1. La verdad es que me ha resultado flojísimo, no por su duración, sino por su planteamiento y su historia...

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, a mi me pasa igual, no es lo que esperaba, pero bueno.

    ResponderEliminar

Traductor