1 de febrero de 2022

[Reseña] Volumen 1 Teenage Mutant Ninja Turtles #16, #17 y #18

 
+


+



Volvemos a la sección de los cómics de TMNT; concretamente continúo con la serie regular del Volumen 1 y hoy toca el #16 (no canónico), el #17 (canónico) y el #18 aunque los tres pueden ser considerados como números de relleno porque no continúan ni desarrollan la trama principal y, además, no parecen regirse por la línea temporal ya que ambos tienen lugar en la ciudad de Nueva York, salvo que me digas que las TMNT han ido de visita porque se han cansado de los bosques verdes de Northampton. De ahí que decida agruparlos en esta misma entrada: la siguiente ya será sobre un arco completo.

Como veis, es realmente complicado seguir un orden cronológico con la serie en sí. En fin, vamos al lío:


  • Sobre Teenage Mutant Ninja Turtles # 16
  • Publicado en julio 1988 su portada de lo más genérica no nos da absolutamente ninguna pista de qué va a tratar. Tened en cuenta, como ya mencioné, que es un número no considerado canon por los creadores Eastman y Laird, ya que fue escrito, dibujado, entintado... bueno, absolutamente todo él hecho por Mark Martin, conocido por su humor y sátira desenfadados, así que preparaos porque eso es lo que vamos a encontrar en este número. Y encima con bucles temporales ahí, para facilitar las cosas.

    En esta ocasión las tortugas tendrán que ayudar a una niña a nacer como tal... es decir, la niña que vemos como tal existe gracias a la intervención de las tortugas, pues fue a pedirles ayuda cuando aún era un.. bichito raro. Es un poco confuso y disparatado todo esto como ya he dicho, de modo que no os interesa demasiado entender qué está pasando o buscarle una lógica. 

    ¿Por qué esta niña nace como un bichito tan raro como brillante? ¿Por qué requiere de una máquina del tiempo para que todo salga bien? ¿Qué sucede con el padre? Mira, no sé si es por la traducción o en general por la historia en sí, yo apenas entendí nada más allá de lo explicado en el anterior párrafo. Aunque los dibujos son un tanto caricaturescos, como es el estilo de este señor Mark Martin, se dejan ver por lo menos. Aunque todo el tema de las paradojas temporales y demás... bueno, mejor no opino, salvo que yo no lo hubiera metido en la serie regular como tal... como más de la mitad de números que vendrán después.

    Por cierto tendrá su secuela en los número #22 y #23 de la serie regular, que se mantendrán en su línea, pero que admito que gracia me hicieron porque ahí sí la tienen... pero si me pongo a hablar de esto es adelantar acontecimientos.


    • Sobre Teenage Mutant Ninja Turtles # 17
    Admito que la primera vez que leí este número venía escarmentada del anterior y cuando vi la temática puse los ojos en blanco porque estaba, de nuevo, ante un relleno... pero una vez que lo leí completo me gustó bastante por diversas razones. Fue publicado en noviembre de 1988 y está escrito por Kevin Eastman y Eric Talbot, siendo este último también quién se pone a dibujar.

    Michelangelo se encuentra vagando por lo que parece el Japón Feudal buscando a sus hermanos perdidos y, de casualidad, pues se topa con una familia que resulta que está siendo perseguida por un samurái capullo que lo único que quiere es casarse con la chica por la fuerza, mientras que su padre se encarga de aplastar con su yugo a la población de la aldea de la que provienen. Como es de esperar Michelangelo decidirá dejar de lado por el momento su búsqueda y ayudará a esta pobre gente a recuperar su libertad.



    Y diréis ¿Qué puñetas es esto? Vuestra confusión quedará eliminada cuando veáis la última página del número que pongo a continuación y no con ánimo de haceros spoiler, si no para comentar una curiosidad:


    Ese poster de Melting Pot (cuya traducción podría ser Crisol) hace referencia a una novela gráfica que existe de verdad y que colaron como promoción o publicidad en los tomos de Mirage, ya que fue desarrollada durante años por Kevin Eastman y Eric Talbot. No he encontrado mucho sobre ella (supongo que no tuvo mucho éxito y ha quedado como anecdótica para coleccionistas) salvo que tiene temática Heavy Metal y que consta de cuatro números publicados en 1993 y 1994. En 2007 Eastman sacaría una versión corregida y revisada, de 170 páginas... bueno, por si teníais curiosidad, ahí dejo esto.

    Otra razón por la que pongo la página completa es porque aquí se nos muestra por primera vez una de las aficiones de Michelangelo, que es escribir ficción y que por ejemplo en el Volumen 3 de Image (no canon a pesar de que toma como referencia los dos Volúmenes de Mirage) sigue realizando, en esta ocasión de forma más profesional, permitiéndole así contribuir económicamente a la manutención del hogar formado por Casey y April.

    Volviendo al número 17 en sí me gustaría preguntar una cosa. ¿No os recuerda a algo? Porque a mi me recuerda poderosamente a The Last Ronin: vale, la historia no es la misma, pero tiene muchos guiños a la serie cerrada que empezó a ver la luz en el 2021 y que concluirá este mes de febrero en su último número. ¿Quizá un  Michelangelo solitario es una idea que rondaba en Eastman ya por aquel entonces y que decidió llevar más allá finalmente décadas después?
    Es cierto que hay diferencias pero Michelangelo aparecerá armado no solo con sus nunchakus si no también con katanas y mostrará una versión mucho más madura y oscura de sí mismo, como sucede en Last Ronin, donde también luchará contra "los poderosos" para restablecer la libertad de un colectivo como es, en este caso, la ciudad de Nueva York en vez de una aldea japonesa.




    Además esa página del final permite que nos relajemos y entendamos el por qué de una historia llena de clichés, con unos comportamiento demasiado típicos en sus personajes: la dama que funciona como interés romántico en apuros, el intrépido guerrero sin miedo, el malvado que lucha sin honor y que ambiciona poseer a la chica... porque es una historia ficticia escrita por un adolescente que está en esa edad  impresionable y calenturienta (a ver no hay nada explícito, es todo muy platónico, pero ya me entendéis), ambicionando a protagonizar una historia de acción como las que ve una y otra vez en las películas y en los cómics y por tanto aprovecha para evadirse en ese alter ego de su realidad. Nada que no sea perfectamente normal y que no hayamos hecho todos en más de una ocasión.

    Por eso este número está guay, entra dentro del canon y me parece más que correcto; además tiene la temática que esperas de historias de ninjas y demás, pero yo le habría puesto como un Tales y no en la serie regular, si bien mantiene esa esencia, dureza e implacabilidad que caracterizan a la serie en general. Eric Talbot se compenetra bastante bien con Eastman y eso queda reflejado en este número; no es para menos puesto que ambos fueron compañeros de clase durante su infancia.


    • Sobre Teenage Mutant Ninja Turtles # 18
    A pesar de que este número, publicado allá por Febrero de 1989,  es más que olvidable y no es canónico, he de decir que contiene unas cuantas premisas interesantes y/o divertidas. Y aunque en mi opinión parece hecho más por un homenaje a la figura de Bruce Lee, como bien vais a percibir vosotros mismos nada más ver la portada del número, pues bueno, se deja leer... aunque no tenga ningún sentido a nivel argumental de por qué las tortugas están en China. En fin, supongo que no importa. Por cierto, número a cargo de nuevo Kevin Eastman y Eric Talbot, aunque se une Mark Bodé.


    Como digo, vamos a considerar como irrelevante que las tortugas estén en China, porque así es. De casualidad en lo que buscan un sitio para comer dan con un restaurante cuyo dueño está siendo extorsionado por la mafia local para que contrate sus servicios: si no lo les paga, le destrozan el local. Por suerte para el señor no sólo aparecen las tortugas si no que también regresa su sobrino de un viaje y, aunque se llame Chang, nos recuerda sospechosamente a Bruce Lee y ya no sólo en el físico si no en las tollinas que reparte. Vamos, que ya sabréis qué viene a continuación: machacar a los mafiosos para que les dejen en paz de una vez. 

    Y éstos viendo el percal deciden contratar los servicios de un luchador profesional, cuya masa muscular es inversamente proporcional a su intelecto y que, graciosamente, tiene fobia visceral a las tortugas por un trauma de cuando era pequeño.




    Pues eso, no es un número para tomar en serio, al no ser canon ni tampoco continuar o desarrollar la trama principal. Es simplemente para que nos relajemos y echemos el rato; al menos hay cosas guays como mafia, clubes clandestinos donde se masca es submundo de clandestinidad e ilegalidad por donde deambula la mafia, peleas interesantes... pues eso. Que no está mal aunque es igualmente prescindible.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario