30 de noviembre de 2015

Drácula de Bram Stoker (1992)


Como sabréis aquellos que me sigáis frecuentemente este verano me leí el libro de Drácula tras varios intentos fallidos, escribiendo posteriormente la reseña aquí.Y me gustó, sí.
Otra cosa que también sabréis es que si por ejemplo hay un libro que me encanta y anuncian su versión en la gran pantalla me hace una gran ilusión, pero mi ideal para ello es que el film se base lo máximo posible a la obra original... aspecto que no se ve mucho, por otro lado. 

En resumen y para no irme por las ramas hace años que "mal-vi" Drácula de Bram Stoker (empezada y sin poder oírla bien por jaleo en casa)  siendo más joven y sin haber tocado el libro para nada pero teniendo cierta idea del personaje a partir de lo que se ve o se habla en otros lados. La película me llamó la atención pero aún más que a mis padres no les gustara nada, porque es de esas que ven que la echan por la tele y automáticamente cambian de canal... Y, además, tras leer por internet en no sé dónde que esta peli era la más fiel al libro me dieron ganas de verla otra vez y en condiciones.
Y ahí va la reseña... pero esta vez vomitando bilis, como alguien diría por aquí.

Aviso, ¡SPOILER ALERT!


¿Qué puedo decir de la misma? Pues que si recordara el lugar donde leí ese comentario sobre su gran fidelidad al libro le iba a decir unas cuantas cosas al tipo que lo escribió, porque o nos tiramos el pisto o nos hemos montado también el mismo rollo que Coppola en la cabeza. También si le tuviera delante creo que le arrojaría el libro de Stoker a la cara para que se lo leyera un poco, con perdón del difunto escritor.
Porque es cierto que lo que es atendiendo a los sucesos la película sigue más o menos bien la línea marcada por Stoker, teniendo así una mitad de la misma. La otra mitad es invención pura de la parte más sucia de la mente Coppola.


Es que no, no me ha gustado nada, en absoluto. Me ha dado un poco de asco y todo cómo modifican la forma de ser y actuar de los personajes, la manera en la que pasa de lo pasteloso a lo pornográfico en cuestión de segundos cuando no hay nada de eso en toda la novela salvo, como dije, lo pesados que se ponen los personajes masculinos alabando a las damas de la novela, pero todo dentro de la amistad y con gran respeto.

Tiene un comienzo más o menos fiel, si bien es cierto que comiéndose ciertas cosas, pero eso se lo perdono teniendo en cuenta el poco tiempo que hay para contar tantos sucesos, y eso que la peli dura dos horitas.
Y es que Stoker no sólo nos narraba la historia si no que además nos mostraba un poco cómo era la vida y cómo funcionaba la mentalidad de las personas de la época, bastante alejado de lo que es hoy día. Aquí sí que ves que es como de época pero sólo lo que atañe a la visual e incluso, a veces, ni eso.

Para empezar tenemos el cambio que se da al carácter de los personajes de la trama, sobresaliendo la mejor amiga de Mina, Lucy Westenra, de quien por cierto se puede decir que se lleva la palma en cuanto a modelos horteras y extraños que desentonan con el vestuario del siglo XIX.
Mientras que en el libro Lucy es una joven delicada, amable y enamorada aquí es una promiscua y calientabraguetas del quince obsesionada por el acto sexual; en vez de estar apenada aunque halagada de ser cortejada por tres jóvenes en la película disfruta de lo lindo de la situación y coquetea con todos por igual. Sólo piensa en el sexo, sí, continuamente. Y Mina es su amiga "patosa" y tímida, que le da la risita floja mientras la otra hace juegos de palabras con doble sentido con uno de sus pretendientes... y no olvidar ese beso lésbico entre ambas bajo la lluvia mientras Drácula llega a tierras inglesas, así, de gratis.
Es que ni siquiera se nota que Lucy y Arthur se amen de verdad, ninguno de los dos actores con sus interpretaciones consiguen dar esa sensación. Y es que la forma de desarrollarse los acontecimientos no ayuda a que los espectadores empaticen con la pareja como sí lo consigue Stoker para que la posterior muerte de la joven y el abatimiento de su prometido llegue a calar en el lector.
La parte de su posterior resurrección como criatura de la noche es más acorde a lo que se ve en el libro pero no del todo fiel, sin conseguir que resulte emocionante como sí lo era en la novela con los periplos de la Dama de Sangre por las calles de Londres. Así se cargan una de las partes más emocionantes de la novela (otra es la llegada de Drácula a bordo del barco que me parece super épica, pero en la peli sale lo mínimo y no tiene nada que ver).


Tampoco podré borrar de mi mente la escena de sonambulismo donde Lucy exhibe un extraño camisón rojo putón de lo más hortera mientras es penetrada  (¿en serio?) por un Drácula que más parece un gorila que un licrántropo. Se supone que su forma lupina le ayuda a pasar desapercibido y no ir por ahí fornicando con pelirrojas salidas.


"Hola, soy Lucy. Y ya me he puesto mi modelito de perreo nocturno"

¿En un lobo? ¿Es un murciélago? ¿O es un gorila? No, es Drácula en pleno clímax.


En resumen, que todo lo que rodea a Lucy es puramente sexual y supongo que la razón será, al menos en mi opinión, ganar público con el mero acto tan vulgar como es enseñar pechos, una habilidad muy desarrollada por los dos personajes femeninos de la peli, por cierto. Pero es que parece que han dejado a Lucy como un mero reclamo sexual y aventuro que sólo por el hecho de ser pelirroja.


No voy a citar por supuesto a todos los personajes, pero tras Lucy quiero detenerme en otros dos que merecen la cita: por un lado, el Dr. Seward que aquí parece menos cuerdo aún que sus pacientes y, por otro, el profesor Van Helsing, que para nada tiene que ver con el original
Van Helsing en el libro no es un anciano propiamente dicho, aunque sí mayor y, a pesar de que en un principio es rechazado por lor protagonistas al oír sus teorías sobre la razón de los sucesos acabará convirtiéndose en un buen amigo de todos. En la peli Anthony Hopkins interpreta a un hombre algo chiflado carente de tacto y que, a pesar de que busca hacer el bien, no llega a conectar para nada con ninguno de los personajes. Ejemplos de ello es el mero hecho de referirse a Lucy como "la puta del diablo" mientras se descojona ante la situación vampírica de la joven o cuando le dice en su funeral a Arthur, sin ningún tapujo y con tono impertinente, que quiere cortarle la cabeza al cadáver de la que antes fue su amada.

He de reconocer que esta parte es molona y desagradable a partes iguales, fiel al libro.

Por otro lado y lo mismo alguno me odia por esto, el aspecto de Drácula no tiene nada que ver con el del libro y, aún olvidando eso, no me gusta nada: ni peinaditos raros, ni túnica roja, ni garras exageradísimas ni sombra que va a su bola independientemente de su dueño si bien creo recordar que realmente lo que pasa es que se proyectan dos desde ángulos distintos. Lo único en lo que coincide es que es un anciano a la llegada de Harker.
Además aquí Coppola se saca de la manga - lo cual me parece lo peor de toda la peli - un Drácula enamorado hasta las cachas de su antigua mujer, que se suicidó al creerle muerto durante una de sus campañas militares. Detesto los romanticismos porque en prácticamente el 99% de las películas que ves en tu vida, dando igual el género, siempre te los cuelan aunque no aporten nada a la trama.
Si a esto le sumas que cambias totalmente la esencia de un personaje y que ses pura fantasía húmeda del director pues tienes el cóctel explosivo de la indignación. ¡Y la gente pone a parir a Crepúsculo que al menos se basa en los libros originales! Ni Lucy ni Mina, sus víctimas, se sienten atraídas físicamente por él, ni tan siquiera las llamadas Novias, que le aborrecen salvo cuando les lleva alimento. Y supongo que parte de culpa la tiene en que, con el paso del tiempo y tras muchas versiones, Drácula se va a dormir al ataúd de lo que se llama "vampiros galanes" y no "vampiros desalmados". Además que a Gary Oldman no le pega nada, no sé, no me resulta atrayente.
Y otra cosa, parece que la razón por la que Drácula va a Londres es por el mero hecho de encontrar a Mina y creo precisamente que la recreación excesiva de estos encuentros y diálogos amorosos es lo que le da más linealidad al film en conjunto, pues no profundiza en absolutamente salvo en esta historia de amor.

Otra de las cosas que detesto dentro del romanticismo y que aquí para más inri aún, se da, es precisamente el rollo del amor reencarnado, porque me parece lo más falso que te puedas echar a la cara. Yo no rechazo el concepto de reencarnación en sí, ojo, pero en estas películas es siempre "ella es exactamente igualita que su antiguo amor", lo cual me parece lo más estúpido del mundo. ¿Qué nos quieres decir? ¿Que una persona es incapaz de amar a otra salvo que la nueva tenga el mismo aspecto que la antigua, aunque las personalidades sean diferentes?
Para colmo Mina recordará su anterior vida y se enamorará a su vez de Drácula de tal manera que cuando ves la cacería de los protagonistas hacia el conde te da la sensación de que éstos son unos bastardos que no dejan al pobre vampiro y a su amada dar rienda suelta a su amor, ser felices en la no-vida y que Drácula en el fondo es un cachorrito indefenso víctima de la violencia humana que no es capaz de entenderle. ¡Una víctima de la sociedad!
Me jode el hecho de que mientras que el libro Drácula fuerza con brutalidad, desprecio y burla a Mina a beber su sangre delante de su esposo para convertirla en vampiro dándonos una decente escena de terror aquí hay un encuentro lleno de sexualidad en la que ella, por su propia voluntad e incluso desoyendo al propio Drácula (¿en serio?), es la que bebe la sangre del conde que, como la quiere tanto, duda sobre si querría compartir la maldición.

Y así fue como de terror pasamos al porno.

Y el final es ya... aparte de brusco, es que te dan ganas de patearle la cara a Mina cuando, apuntando a los que en el libro son sus más queridos amigos y marido, se va con Drácula para acompañarle en su muerte. Vamos, que Coppola nos da a entender que pasa de su marido con el pelo casi blanco por todo el sufrimiento por lo que le ocurre en su estancia en el castillo y por el miedo a perderla y va ella y piensa que le den por saco.

Como punto final y a modo de curiosidad ya vi de dónde sacó Crystal Dynamics la idea para una de las armaduras que Kain llevaba en Legacy of Kain: Blood Omen, concretamente la Armadura de Carne, que bebía la sangre de los enemigos caídos. Si no, mirad la siguiente imagen:


(No vi una decente a color, sorry, pero es igualmente roja y recuerda a los músculos del cuerpo)


CONCLUSIÓN
Si no os habéis leído la obra de Stoker, os gustan los vampiros seductores u os la pelan da igual Stoker y el propio Drácula en el sentido de su personaje, os gustan las pelis donde se masca la tensión sexual y pelirrojas cachondas, esta es una buena opción.
Pero si os encanta el libro original y el personaje en particular la peli os parecerá una puta mierda un rollo de los grandes. Y lo siento por Gary Oldman, que me encanta como actor.

10 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, y eso que se vendía como la película más fiel de Drácula, simplemente porque hay escenas que salen en el libro y no intercambian los nombre de Mina y Lucy como en otras películas. Pero ni el personaje de Drácula es como en el libro, que es un ser malvado de verdad, ni la personalidad de Lucy es la del libro, y en general no acertaron con el carácter de los personajes del libro, que los buenos son todos muy buenos y amables, incluso Van Helsing. No me pareció una mala película, pero sí una mala versión si lo que se buscaba era fidelidad. Supongo que lo de las sombras de Drácula es una especie de homenaje a Nosferatu. Hay algunas anécdotas de la película, como la de que la Winona no soportaba a Oldman o algo así, y que en la escena de Drácula chupando la navaja de afeitar Oldman estaba borracho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero bueno, siempre nos pueden vender un lobo con piel de cordero; la piel está ahí pero lo que hay debajo no es exactamente lo que esperas y eso le pasa a esta película.
      Lo de la sombra de Drácula sí que me suena que en el libro proyecta dos sombras o que algo pasa con su sombra, ya no recuerdo porque Jonathan sólo lo menciona una vez entre muchas de las cosas que le chocan del conde.

      Gracias por pasarte :)

      Eliminar
  2. Comparto, aunque tenía una imagen más positiva de Van Helsing, pero creo que porque había olvidado lo que mencionas y porque se trataba de Hopkins. Como fan del libro, no la he querido volver a mirar.

    Igual a la peli le agradezco que me haya dado a Winona Ryder como imagen de Mina. Fue una elección perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tu ves la película sin leerte el libro pues lo mismo te mola el personaje de Van Helsing porque te hace gracia lo bocazas que es pero como te leas primero el libro y veas el vínculo de amistad fraternal que los une a todos... ya es otra historia, y lo amable, cuidadoso y caballeroso con todos en general y especialmente con ellas.

      Curiosamente a mi me pasa igual, siempre me he imaginado a Mina desde que vi la peli hace años.

      Un saludo y gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  3. La película como tal no es mala, pero no es muy fiel al libro. En realidad ninguna adaptación de Drácula lo es... Yo tuve la desdicha de ver la película antes de leer en libro, y admito que ambas me gustan por separado. Pero coincido en que no se parece en nada ni en tema ni ambiente. Para empezar, el verdadero Drácula era de todo menos amoroso. Imagínate al Vlad Tepes histórico, asesino, monstruo que luchó contra los turcos, adicto a empalar a cualquier bicho viviente (ya fuera turco o de su pueblo) y además con un macabro sentido del humor, y extremadamente calculador y colérico... persiguiendo a su amor durante cuatrocientos años... ¿what? Eso es lo que me echa para atrás. Cuando en la novela, Drácula viaja a Londres para sacudirse los siglos de encima, y formar su reino en un país civilizado. La caracterización de las ensaimadas en la cabeza no es nada comparado con la descripción del libro (más parecida al Nosferatu de Murnau), y eso que en la novela solo se describe físicamente al conde y al profesor Van Hellsing. Aunque me gustó la interpretación de Anthony Hopkins, porque... coño, es Anthony Hopkins. En general, la película muestra una parte de la historia mucho más decadente, y sí me gusta que los "buenos" no sean tan perfectos, los hace más humanos, en especial al doctor Seward. Por otra parte, no me gusta que hayan puesto a Lucy de puta verbenera, y menos en la época, que la mujer estaba tan reprimida... Mina parece la típica chica que quiere hacer todo lo que no hizo en su adolescencia. Jonathan Harker es tan soso como en la novela y Rendfield me parece uno de los personajes más logrados. Luego, como siempre añaden poderes adicionales a Drácula. Asumir formas animales no es transformarse como bien has dicho, en gorila xD. Y luego le añaden poderes de telequinesia porque sí (que no tiene en el libro, de hecho en la escena del espejo, Drácula lo arroja por la ventana), los efectos de la sombra aunque bonitos, no tienen nada que ver con los vampiros (aunque son una clara referencia al clan Lasombra del juego de Vampiro: la Mascarada), porque en el libro, Drácula no posee ni sombra ni reflejo. Y además, Lucy escapa de sus perseguidores reduciendo su tamaño a través del hueco de la puerta. Pero quitando eso, no hay que olvidar que una película tiene la única intención de entretener, y por eso, pese a todos los errores garrafales, la sigo viendo, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a lo que dices en la primera línea estoy totalmente de acuerdo, hay tantísimas versiones del mismo personaje... y la última película que han sacado que lleva a Luke Evans a la cabeza es que no me llama absolutamente para nada. Luego también está la película Van Helsing, en la que también se hacían cada movida en la cabeza... Yo qué sé.

      Jo, se me olvidó poner eso: ves al Drácula en la batalla empalando a la gente (mal por cierto, que lo hacían por el culo y la boca) y a la otra medio desgarrándose la ropa por lo que le hecha de menos. No me imagino a una persona como él dando amor y a una mujer deseosa de devolvérselo, aparte ya de sus otras muchas facetas, todas igual de sanguinarias y violentas. En cuanto a su viaje a Londres ya digo que en la película parece que lo hace por pillar cacho con Mina y no para crear más de los suyos, que por un lado yo siempre me he preguntado para qué tendría a esas tres mujeres en el castillo y por qué prefería convertir mujeres pero bueno, lo mismo sí le gustaba recrearse la vista un poco.
      Lo de las ensaimadas (me ha costao un poco asociarlo jaja) ¿son del Nosferatu? Pero si era pelaete ¿no? xD Que por cierto, tengo la película esa esperando a ser vista en una lista de Youtube ^^

      La vi en compañía de mi novio, que a él sí que le gusta, pero no pudo evitar partirse el culo con el aspecto del Drácula-Bigfoot y con que yo no paraba de decirle "mírala, ya tiene la teta fuera otra vez", así que por lo menos me reí bastante teniendo en cuenta que estaba sufriendo en el sofá. El Dr. Seward tiene unas pintas de loco que flipas, los diálogos con Reinfeld me parecía que al final este último se saldría por la puerta y encerraría al Dr. que estaría dando carcajadas guturales mientras apuntaba en su libreta; fíjate que a mi en el libro el personaje masculino que me parecía más atrayente era precisamente el Dr.

      Lo de los poderes he decidido pasar porque si no no acababa nunca de escribir, y ya no digamos todas las debilidades que tienen y que Van Helsing sabe aprovechar tan bien...

      En fin, gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  4. No he visto ni una sola adaptación de la novela que sea fiel al libro y esta sufre de lo mismo. Totalmente de acuerdo, es una malísima adaptación pues cambia la esencia de todos los personajes. Este verano me leí por fin la novela y me entusiasmó, y mi plan era muy parecido al tuyo, volver a ver la película que vi hace mil años y no me gustó, a ver si a lo mejor no la había entendido y ahora sí, pero, sinceramente, se me han quitado las ganas porque lo que cuentas es en parte lo que recordaba.

    Muy buen análisis, bien razonado y lo comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos la hemos leído a la vez entonces y hemos pensado exactamente lo mismo, con la diferencia que yo la he visto y tu no. Me alegro de haberte ahorrado el suplicio, porque yo no pensaba que no me fuera a gustar para nada.

      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  5. Yo entro en el saco de los que le gustó por no haber leído el libro Y_Y.

    ResponderEliminar
  6. uy uy uy "...Detesto los romanticismos porque en prácticamente el 99% de las películas que ves en tu vida, dando igual el género, siempre te los cuelan aunque no aporten nada a la trama.
    Si a esto le sumas que cambias totalmente la esencia de un personaje y que ses pura fantasía húmeda del director pues tienes el cóctel explosivo de la indignación. ¡Y la gente pone a parir a Crepúsculo..." really???? XDDDD me lo dices en serio?? jajajajajaja
    Así que pelirrojas salidas ehh??.... XDDD vaya vaya.
    A mí la peli en sí me gustó la primera vez que la vi, y esta última vez la verdad es que no recordaba más que el principio. Hay muchas cosas de la peli que no tienen ningún sentido, y es verdad que no se conecta bien con los personajes porque se salta todo lo relacionado con el contexto de sus vidas.

    ResponderEliminar

Traductor