9 de diciembre de 2015

La Isla Prohibida



Hacía mucho que no escribía una entrada en esta sección y es que hemos estado secos en cuanto a juegos de mesa se refiere (que no tuvieran reseña, más bien); y ahora le toca al turno a La Isla Prohibida, uno de los regalos que le hice a Krower por su cumpleaños y que tuvimos la oportunidad de jugar este pasado fin de semana en un ratito antes y después de comer, con mucha ilusión al ser la primera de muchas partidas que vendrán en nuestro nuevo piso.



La Isla Prohibida había sido el remoto refugio de un antiguo y misterioso imperio conocido como los Arcanos. Cuenta la leyenda que los Arcanos tenían la habilidad de controlar los cuatro elementos de la Tierra (fuego, viento, agua y tierra) mediante cuatro tesoros sagrados: El Cristal del Fuego, La Estatua del Viento, El Cáliz del Océano y La Piedra de la Tierra. Debido a que se podían usar para causar un daño catrastrófico si cayeran en manos de sus enemigos, los Arcanos mantuvieron los tesoros escondidos en la Isla Prohibida y la prepararon de tal modo que se hundiera si algún intruso intentase hacerse con ellos. en los siglos que pasaron desde la inexplicable desaparición de su imperio, la Isla Prohibida permaneció olvidada... hasta ahora.


Este es el trasfondo de este juego de mesa apto para entre 2 y 6 jugadores con unas partidas de una duración aproximada de media hora, por lo que es bastante rápido de jugar al ser sus reglas y mecánica muy sencillitas, ideal si sois principantes con este tipo de juegos o si jugáis con niños. El objetivo para ganar es conseguir los cuatro tesoros arriba mencionados y escapar en el helicóptero antes de que la isla se hunda. Por lo que véis se trata de un juego cooperativo en el cual todos los jugadores deberán comentar y tomar decisiones en conjunto para poder ganar.


¿CÓMO SE JUEGA?
Para poder jugar lo primero que se tendrá que hacer es configurar la Isla mediante las 24 losetas que serán colocadas al azar según la configuración del manual, razón por la cual aunque no lo parezca realmente se juega como en un tablero con casillas. A su alrededor y también al azar se colocan los tesoros (fuera de las losetas) porque para reclamarlos cada uno de ellos tendrá dos losetas y no una.

En este juego no necesitaréis dados pues las que marcarán los eventos y movimientos serán las propias cartas, de las cuales hay tres tipos:
- MAZO DE INUNDACIÓN - dice qué losetas se inundan (éstas se girarán como indicación).
- MAZO DE TESORO - que a su vez puede tener o Cartas de Tesoro (muestran el tesoro que se podrá reclamar. Para conseguirlo necesitaremos 4 cartas iguales de un tesoro y estar posicionados en una de las dos localizaciones de la Isla), Cartas de Acciones Especiales (cartas de apoyo) o Carta de "¡Las aguas suben!", la mayor enemiga de los jugadores porque hará que se hundan (desaparezcan) las losetas inundadas previamente, dificultando nuestro paseo por la Isla. Jamás podrán volver a la zona de juego las losetas hundidas.
- CARTAS DE AVENTURERO - otorgan el rol que tendrán los jugadores, que puede ser: navegante, explorador, submarinista, mensajero, ingeniero y piloto. Cada papel tendrá una habilidad única y especial descrita en la carta y sólo podréis ejercer un rol durante toda la partida, sin posibilidad de cambiarse (se escoge al azar).

En cuanto a la secuencia de juego es siempre la misma:
1. Hacer hasta 3 acciones, que pueden ser: mover (nuestro peón), asegurar (desinundar las losetas inundadas), entregar una carta de tesoro (a otro jugador estando en la misma casilla) y recuperar un tesoro (esto es, hacerse con él si tenemos 4 cartas iguales del tesoro en cuestión y nuestro peón está en una de las dos losetas correspondientes).
2. Robar 2 cartas del mazo de Tesoro, sin tener jamás más de 5 cartas en la mano. Se nos recomienda que el resto de jugadores sepan las cartas que tenemos, por eso nosotros las pusimos sobre la mesa.
3. Robar tantas cartas de Inundación como el nivel del Agua.


¿QUÉ HACER PARA GANAR? 
Como ya he dicho, lo único que tendremos que hacer es reunir los cuatro tesoros, que todos los jugadores vayan a la loseta de Pista de Aterrizaje y que uno de ellos use una carta especial de Ascenso en Helicóptero.


¿CÓMO SE PIERDE? 
Por desgracia para los aventureros hay cuatro maneras diferentes de perder:
1. Si ambas losetas donde se reclaman los Tesoros se hunden antes de reclamar el tesoro correspondiente.
2. Si se hunde la loseta de Pista de Aterrizaje.
3. Si algún jugador está situado en una loseta de Isla que se hunde y no puede ir a otra loseta adyacente.
4. Si el Nivel del Agua llega hasta la calavera.



Como digo, es un juego muy simple, pues una vez que os leáis las instrucciones una vez y juguéis un par de partidas pillaréis enseguida su mecánica, aunque en nuestro caso se nos antojó que, dependiendo de los roles de los jugadores, el juego puede estar descompensado o no.

Por ejemplo, en nuestra primera partida tuvimos muy mala suerte porque se hundieron las dos losetas de uno de los tesoros; nos fue difícil y lento avanzar en una combinación de Navegante y Buceador, aunque conseguimos hacernos con dos tesoros no fue suficiente para conseguir la victoria.


Por el contrario, en la segunda partida que echamos tuvimos una excelente combinación entre el Piloto y el Buceador y, aunque se nos hundieron varios lugares de la isla y tardamos un poco en reunir las cartas necesarias, nos hicimos con los cuatro tesoros y escapamos de la isla con un nivel de inundación de 3.



Lo fundamental de La Isla Prohibida es que entendáis los conceptos de "loseta inundada" y "loseta hundida", los puntos que hacen perder y entender que la cooperación entre los jugadores es indispensable para ganar, aunque es posible que dependiendo de la combinación de roles y el número de jugadores la victoria sea o no más sencilla. En sí nos ha resultado bastante entretenido, ameno y divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor