9 de junio de 2021

[Reseña] Volumen 1: Teenage Mutant Ninja Turtles #5 y #6


+



Continuando con la serie de TMNT, concretamente en el Volumen 1 (y lo que queda) empezamos el arco del Fugitoid y que abarca los números #5 y #6 (de ahí que condense ambos en la misma entrada, aunque realmente se puede considerar el #5 como el segundo puesto que este personaje tiene su primer número en solitario, Fugitoid #1 (publicado también en 1985) y que no viene incluido en este volumen.  Aún así no creo que sea imprescindible leerlo (yo no lo he hecho, por el momento) puesto que aquí nos cuentan la historia de este entrañable personaje igualmente, aunque entiendo que con respecto al otro número será bastante resumida. 

En lo que compete al #5 el inicio es bastante directo, metido sin ningún tipo de preámbulo de tal modo que una servidora se volvió al número #4 por si se había saltado alguna página: recordemos que terminaba con las tortugas desapareciendo tras accionar Michelangelo de manera accidental el Trasmat a pesar de que veíamos a los Utroms bastante inquietos con el tema. Pues el #5 empieza directamente con ellas en guardia y zurrándose con una especie de fuerza militar mientras el Fugitoid, que había sido acorralado por éstos, pasa apuros en un segundo plano. 

Como las tortugas despachan a sus perseguidores el Fugitoid se une a ellos y gracias a esto los cuatro hermanos podrán situarse un poco, puesto que han quedado un tanto confusos con haber aparecido en este lugar... que no es en absoluto la Tierra:


La primera parte del número finaliza con la historia del Fugitoid (cuyo nombre viene de robot fugitivo), que realmente es un científico llamado Honeycutt cuya conciencia terminó atrapada de manera accidental en Sal, su robot ayudante, mientras su cuerpo perecía tras el impacto de un rayo. Antes de morir el general Blanque le estuvo presionando para que terminara su prototipo de Trasmat dispositivo que permite viajar a cualquier rincón del espacio al instante (teletransporte, vamos), algo a lo que el buen profe se negaba porque se iba a usar con fines bélicos. Los militares pensaron que Sal había matado al profesor y de ahí toda la persecución (o eso piensa Honeycutt, ya veremos más adelante que se equivoca en sus deducciones). Pero pronto veremos que no sólo los militares estos, curiosamente en su totalidad humanos (digo esto porque luego las calles de la ciudad están llenas de aliens de todo tipo pero ningún humano) están interesados en el Fugitoid si no que también lo están los Triceraton, que al final del número secuestrarán al profesor  y huirán al hisperespacio.

Este número en sí nos va a poner en contexto de todo esto y se limitará a mostrarnos la continua persecución y el intercambio de disparos entre ambos bandos, estando el Fugitoid y las tortugas en medio, también interesadas en que fabrique el Trasmat pues es la única opción que tienen de regresar a casa. Nunca un profesor (o robot) estuvo más solicitado que este pobre Fugitoid.


 

Por supuesto no faltará el cliffhanger al final que nos mantendrá en ascuas hasta el siguiente número.



En cuanto al número #6...

Aquí aprenderemos que los Triceratons no resultan ser tan diferentes de los de la Federación con los que parecen estar en guerra. Son una especie tan beligerante que se cargaron su propio planeta y se ven obligados a vivir en estaciones estelares gigantes construidas en asteroides.


El propio Fugitoid verá que ha ido a salir de la sartén para caer en las brasas puesto que los Triceraton, cuyo cabecilla es el gran líder Zanramon, también quieren el Trasmat y por exactamente el mismo motivo que las fuerzas del general Blanque. Igualmente el profesor Honeycutt se niega en redondo a colaborar pero entonces los Triceraton usan a las tortugas como rehenes, que han sobrevivido a la falta de aire porque entran en una especie de trance o estado de meditación profundo (what?). Serán hechos prisioneros a pesar de sus bravatas y como Honeycutt sigue negándose el Gran Líder los hará pelear en su arena de gladiadores en un intento por presionar al profesor, un espectáculo que hasta se retransmite por televisión. 


Mientras tanto, en la Tierra, veremos que April empieza a preocuparse por las tortugas puesto que no tiene noticias de ellas y cuando por la tele ve que alrededor del edificio de TCRI se han congregado los medios de comunicación y dispositivos de seguridad por un extraño rayo surgido del edificio se preocupará aún más (esto ya es un aperitivo de lo que espera más adelante).

Pero, volviendo a la arena, aunque en un primer momento las cosas puedan pintar mal para las tortugas, éstas salen victoriosas y asesinan a sus oponentes. De paso se dan cuenta de que el Fugitoid está en el palco de modo que se las apañan para subir hasta allí y toman como rehén al Gran Líder en un intento por escapar. Llegados a cierto punto en el que la cosa se pone fea de nuevo tras un intercambio de disparos, habrá un resplandor... y con este nuevo cliffhanger terminará el #6.



Sin duda los amantes como yo del género de la sci-fi sabrán disfrutar de estos números donde toda la acción transcurre en un lugar diferente a la Tierra y, aunque haya muchos tiros de blásters de por medio al más puro estilo Star Wars, también hay tollinas ninja. Yo he disfrutado bastante de estos números y, aunque la historia fue ampliada en la serie de 2003 con las tortugas metidas en una cárcel (en sí esta parte me encantó porque es de las más hilarantes) y congeniando con otros gladiadores en lo que esperan la lucha final en esencia es lo mismo. Dos números donde no falta el combate y la introducción de nuevas especies y personajes que tendrán más apariciones en próximos números. Pero esa es otra historia.

Más pronto que tarde os traeré la reseña del siguiente número que pondrá un punto y final (o quizá no tanto) al arco de los Utroms.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor