16 de septiembre de 2021

[Reseña] Mattéo

 

 

  



Hace unos meses descubrí por casualidad esta serie de cómics escritas por Jean-Pierre Gibrat que nos narran las peripecias de Mattéo, un joven humilde de un pueblecito de Francia y también un poco bala perdida que irá dando tumbos de aquí para allá inmiscuyéndose en importantes sucesos ocurridos durante el primer tercio del siglo XX.

La serie consta de cinco volúmenes:

  • 1ª Época (1914-1915) - aquí en un principio pasota de todo se alistará en la Primera Guerra Mundial en parte para impresionar a su novia Juliette, que es una petarda gilipollas de cuidado por cierto, y en parte para callar las bocas de las gentes del pueblo; sí, es que si antiguamente había guerra y tú, como hombre capaz no te alistabas, te tachaban de cobarde. Pronto comprobará que las trincheras no son para tomárselas a broma, ni siquiera los hospitales de los heridos.
  • 2º Época (1917-1918) - a Rusia que se irá con un amigo y vivirá de primera mano la Revolución Rusa. En un principio abrazará los ideales que sustentaron la revolución, como buen anarquista que es (así se define él por temas de familia) pero pronto terminará hastiado y asqueado de los métodos utilizados en dicha revolución.
  • 3ª Época (1936) - digamos el más light, pues han pasado varios años y Mattéo se va de vacaciones con sus amigos por la costa francesa. De fondo, España rogando ayuda para detener a los golpistas y la situación del propio país del protagonista, pues todo está caldeado con la Segunda Guerra Mundial asomando por el horizonte.
  • 4ª Época (Agosto-Septiembre 1936) - Mattéo se aburría y decide unirse al bando republicano español desplegado en Barcelona para frenar en avance de los franquistas.
  • 5ª Época (Septiembre-Enero 1939) - la conclusión de lo anterior. Todos sabemos quién ganó la guerra civil española, de modo que Mattéo tendrá que sortear ciertos obstáculos si quiere regresar a Francia de una pieza.
Y es que parece que al tal Mattéo le va la marcha porque no parará de meterse en problemas, como veis. Aparte de que estas páginas están llenas de sucesos históricos, muestras de las diferentes ideologías políticas y las medidas altamente cuestionables que tomaba cada bando pensando que llevaban exclusivamente la razón también hay tiempo y espacio para contarnos las historias de cada uno de los personajes, tanto Mattéo como sus amigos, algunos más recurrentes que otros, amenizadas con pinceladas de costumbrismo, esto es, que veremos un poquito cómo era la vida de la gente de éstas épocas.


Mattéo es realmente carismático y tiene una evolución notable durante los 25 años que podremos ver de su vida. Cínico, idealista y sarcástico, su carácter se mantendrá pero sus creencias, ideologías y valores irán moldeándose con el transcurrir del tiempo. Es simplemente un tipo cualquiera, un bala perdida que se equivoca más de lo que acierta, lo que le convierte en un personaje bastante realista.
Que por cierto me he percatado y es que precisamente, salvo él, los personajes masculinos no son la gran cosa... al contrario que los femeninos: todos fuertes, independientes y rebeldes, que luchan por hacerse un hueco en un mundo dominado por hombres pero sin que sea un feminismo tan evidente y forzado que nos van metiendo con calzador desde hace unos pocos años para acá en ciertas películas. Aunque si tuviera que elegir cuál de todas ellas es mi favorita sin duda escogería a Amélie, la mejor amiga de Mattéo y con quien no paraba de shippear en cada volumen, deseando que se dejaran de tonterías y terminaran juntos. En cuanto a Juliette, el amor imposible y a la vez posible de Mattéo, he de decir que tiene una evolución que no se merece, pues la que es gafe, trepa manipuladora y gilipollas lo será para toda su vida, la verdad.


Y todo amenizado con unas preciosísimas ilustraciones con una agradecida paleta en tonos pastel. Cada uno de los tomos es una obra de arte que se mantiene a lo largo de toda la serie, algo que se agradece, pues es francamente molesto cuando se cambia el dibujante en mitad de una serie y encima para peor, como suele pasar.
Lo único que no me ha gustado es la forma tan abrupta de terminar todo, pues quedan ciertos cabos sueltos sobre el destino de algunos personajes... no sé, podría haber puesto a Mattéo o Amélie de viejos escribiendo sus memorias o algo así y en una única viñeta dejarnos ver qué sucedió al final. 



Os la recomiendo mucho, sobre todo si os gusta este tipo de temática de guerras, pero también por las historias de los personajes y, sobre todo, por el bello arte que os alegrará la vista en todas y cada una de sus viñetas.




 

1 comentario:

  1. Hace muchos días que había leído este post y la historia me había hecho reflexionar sobre algo pero ahora mismo no recuerdo bien que era 😅... Debí de haberlo escrito en ese momento.

    Tal vez lo de Juliette solo era un excusa, al final se nota que Mateo había nacido para meterse en problemas, supongo que le gustaba estar en las trincheras o era lo único en que era bueno.

    Quizás tengas razón en lo de Amélie, hubiera sido lindo saber que les deparó el futuro. 😐

    ResponderEliminar