19 de septiembre de 2015

Drácula - Bram Stoker


Normalmente cuando cojo un libro para leer es porque realmente quiero hacerlo, comenzando y no parando hasta haberlo terminado; con esto no me refiero a que no paro de leer sin comer ni dormir, si no que no leo nada más hasta llegar a su final. Hay excepciones desde luego, como fue en el caso de la Narrativa Completa de Lovecraft siendo en esa ocasión por el volumen de la misma y por lo similares que eran las historias entre sí que tuve que hacer pausas y leerme cosas que no tuvieran nada que ver para luego retomarla con muchas más ganas porque me llegaba a cansar. 
Y luego está Drácula; ganas de leer la historia del vampiro más famoso quizá de todos los tiempos no me faltaban, con lo que a mi me gustan estos seres además, pero es que la novela tenía la negra porque la habré empezado a leer como unas cuatro veces para abandonarla sin saber por qué durante tanto tiempo que luego tenía que volverla a empezar para no perder el hilo... y la volvía a dejar de nuevo. Al menos a la quinta fue la vencida y, una vez que la empecé, ya me la leí hasta el final.

Y aquí vengo a deciros qué tal la experiencia.


No ha sido exactamente lo que había imaginado, pero he de decir que en ciertos puntos la historia me mantenían pegada al libro porque estaba realmente emocionante. Una de las magias que tiene la lectura es que te permite meterte en la piel de los personajes y sentir en tus carnes lo que ellos sienten hasta el punto de, por ejemplo, leer un pasaje y que se te ponga la piel de gallina de terror o de emoción.

Quizá se deba a la forma en que está narrada la historia (epistolar) valiéndose de recortes de periódicos, albaranes, telegramas o anotaciones en los diarios personales de los diferentes personajes como lo son Jonathan y Mina Harker, pero también del profesor Van Helsing o del Dr. Seward, por ejemplo. Eso sí, curiosamente nunca sabremos qué piensa el Conde, que es sin duda el personaje más interesante de la novela, aunque gracias a las "adeptas" y a Van Helsing nos podremos hacer una idea, y es que Drácula sale poquísimo, sólo al principio manteniendo diálogos con el Sr. Harker y luego ya poco más. Lo mismo pasa con las llamadas Novias de Drácula, que aunque jamás te especifican que lo sean, sí que es así como se las conoce popularmente a estas tres vampiresas de origen incierto que tampoco es que adoren al Conde precisamente. Ni él a ellas.


Drácula representa la idea clásica del vampiro, que ha sufrido diferentes versiones y modificaciones que van desde el aspecto físico hasta los poderes sobrenaturales; ya sabéis que Stoker se basó en personajes reales de la historia para dar forma al Conde pero también en novelas como El vampiro de Polidori (1816) y otras tantas más. 

El Príncipe Vlad III "El Empalador" y Elisabeth Bathory "La Condesa Sangrienta" son los personajes en los que más se inspiró Stoker para crear a su Conde Drácula. Además físicamente es descrito casi como el mismo Vlad.

Los poderes que todos conocemos de Drácula son su sed de sangre humana (aquí le permite rejuvenecer), fuerza sobrehumana (cuantas más víctimas mayor será) o la telepatía con la que comunicarse con sus adeptos, pero también es capaz de mandar sobre "alimañas" (ratas, zorros, moscas, arañas, lechuzas o lobos) cambiar a la forma de lobo, murciélago o incluso convertirse en niebla e invocar  a la tormenta. Parece ser también capaz de trepar sobre superficies muy lisas a lo lagarto Juancho, como ve Jonathan una noche en el Castillo.
Sus vulnerabilidades son, principalmente, la luz del sol, pero no exactamente como se suele ver en films si no más bien que pierde su fuerza y habilidades sobrenaturales, quedando confinado en la forma en la que se encuentre, si bien la luz del sol directa le mataría. Tampoco tolera los ajos, las hostias sagradas ni los crucifijos, aunque es capaz de sortearlos en su caso por su antigüedad pero no podrá entrar en lugares ajenos a no ser que se le invite (como en la peli de Let me in).
Otro problema que tiene es que debe dormir directamente en tierra pero no en una cualquiera, si no en la misma en la que murió, por lo que tendrá que llevársela con él adonde vaya con un ataúd sobre el que estar cómodo. La conversión de un humano a un vampiro va también más allá de la simple mordida.
Van Helsing de todos modos afirma que el mayor peligro de Drácula es su astucia y capacidad para percibir peligro inminente, además de su crueldad extrema, como cuando ordena a los lobos que devoren viva a una mujer que acude al Castillo cuyo recién nacido es robado por el Conde para alimentar a sus compañeras. 


No quiero comentaros mucho del argumento de la novela porque habréis visto un sin fin de adaptaciones al cine de la misma, aunque por lo que he oído la de Coppola es la más fiel al libro original  (permíteme que me ría) y ya sabréis por tanto de qué va el asunto, pero en resumen Drácula está hasta las narices de los Cárpatos y quiere trasladarse a otro lugar más concurrido y vivo, como Londres, por lo que comienza allanando terreno para todo tipo de preparativos legales para adquirir una vivienda... y con la idea macabra también de crear más de los suyos.

Termino recordando que efectivamente la historia me gustó, pero se me hizo pesada en determinados momentos, sobre todo con los preparativos que hacen los protagonistas humanos cuando comienzan la persecución y caza del conde  (la destrucción de sus refugios) puesto que, aunque los hechos son emocionantes, la manera de narrarla es más aburrida. Las partes que más me gustaron son la estancia de Jonathan en el Castillo, el viaje y la llegada del Conde a Inglaterra en el barco, el propio Conde en sí, Van Helsing y la transformación de Lucy y su posterior destrucción.

12 comentarios:

  1. A mí el libro me gustó bastante, una forma bastante original de contar la historia, buenos personajes, aunque con un tono quizás algo machista en el tratamiento de los personajes femeninos, con frases como que la tal Mina tenía la inteligencia de un hombre y cosas del estilo. En cuanto a fidelidad con el libro, la película de Coppola es la más parecida en cuanto a la forma, porque hay escenas extraídas del libro, como cuando Jonathan ve a Drácula reptando pos las paredes, pero en cuanto al carácter del vampiro es mucho más fiel cualquier otra peli, porque en la de Coppola nos ponen a un Drácula enamorado y en las otras, como en las de Christopher Lee, se nos muestra a un Drácula mucho más cercano al libro, un monstruo cruel, egoísta y malvado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi otra cosa que me chocó es que llamase alimaña a la lechuza, no sabía que se consideraba, al menos en esa época, como tal. En cuanto al machismo es verdad pero por otro lado no hace más que todos los personajes masculinos se derritan en cumplidos hacia Mina y Lucy.

      En cuanto a lo de Coppola así me pasó leyendo que yo juraba que en esa película, la cual he visto sólo una vez incompleta hace tiempo, Drácula se encaprichaba de Mina mientras que en el libro no da esa impresión aunque sí es verdad que se decide a convertir sólo a las mujeres si te das cuenta...


      Un saludo!

      Eliminar
    2. En la película se supone que Mina era la reencarnación del antiguo amor de Drácula y cuya muerte en forma de suicidio al pensar que Drácula había muerto es lo que hizo que Drácula renegara de Dios y se convirtiera en vampiro xdddd.
      Por cierto, en mi edición del libro venía un principio alternativo que modificó más tarde Stoker.

      Eliminar
    3. Ahora que lo dices me suena muchísimo, aunque a mi eso de que la chica de interés romántico sea clavadita físicamente que la otra siempre me ha parecido de lo más chorra.

      Yo también tengo la edición con el principio alternativo, el de la encrucijada del suicida jjj

      Eliminar
    4. Ahora que lo dices me suena muchísimo, aunque a mi eso de que la chica de interés romántico sea clavadita físicamente que la otra siempre me ha parecido de lo más chorra.

      Yo también tengo la edición con el principio alternativo, el de la encrucijada del suicida jjj

      Eliminar
  2. Me gustó mucho Drácula y me sorprendió muchísimo porque he visto decenas de películas de él y la novela no se parece, obvian muchas partes, como, por ejemplo, la importancia de la tecnología de la época en la persecución del Conde. Como dije en la entrada que escribí, es un tecno-thriller victoriano sobrenatural.

    Me parece muy bien y consecuente con la forma de contarlo que de Dracula nunca se sepa qué es lo que realmente piensa sino que solo son especulaciones y deducciones de los demás personajes de la novela a raíz de sus actos. Hace el personaje más misterioso y peligroso de esta forma.

    Una gran novela que me sorprendió muchísimo.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm interesante observación! Me anoto para uno de estos viajes aburridos buscar tu entrada y leérmela jj

      Tienes razón pero admite que hubiera molado saber algo más sobre lo que se le pasa por la olla, aunque las especulaciones iban bien encaminadas. Pero es verdad, gran parte del atractivo de Drácula es su misterio.


      Un saludín!

      Eliminar
  3. Una novela que adoro. La narraciòn a partir de diario y cartas es de lo que màs me gustò; te mete mucho en la mente de los personajes, tanto que aprendì a amar a Mina con su lectura. Hay momentos impagables, como los que mencionas, a los que agregarìa, entre tantos, a los momentos del loco Rendfield.

    Un salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no está mal, aunque eso hace que te cueste seguir la cronología ordenando los sucesos en algunos momentos o que de primeras no sabes de qué están hablando.

      Lo de Reinfeld me pasó igual, me costó mucho pillarlo aunque era obvia su relación con Drácula.


      Un saludito

      Eliminar
  4. Algún día quizás la acabe. Algún día...

    ResponderEliminar
  5. El libro me pareció una obra maestra, tanto su manera de contar la historia como el contenido. En especial, el aspecto de Drácula que en realidad está caracterizado para ser repulsivo y no un sex symbol. Y además te das cuenta de las cosas que se pasan por alto en el cine de vampiros con respecto a este libro. Por ejemplo, que el sol los abrase es algo que se puso de moda con la película de Nosferatu. Y lo de las estacas en el corazón no es del todo cierto. En la Europa del este del siglo XVIII, a los muertos sospechosos de vampirismo se los clavaba literalmente contra el ataúd para impedir que salieran y usaban unas estacas de hierro bastante grandes. Lo más peculiar del libro es que Drácula es poderoso pero no indestructible, de hecho, la gracia está en que unos simples humanos logran derrotarlo mediante su inteligencia. Coincido contigo en que, efectivamente el conde es peligroso porque es muy astuto, no porque tenga tantos poderes (que los tiene, pero no los puede usar siempre, o si no habría tirado la casa abajo y se los habría cargado a todos), aunque me atrevo a decir que el personaje histórico era mucho más terrible que el fantástico. Me gusta que caractericen al vampiro como un espectro, no como un dios. Y sobre el machismo, es muy típico de la época, y se nota cuándo se escribió. Excelente publicación :D

    ResponderEliminar