18 de mayo de 2016

[Análisis] Woolfe: The Red Hood Diaries


Tras mi gran experiencia con Alice Madness Returns decidí probar Woolfe: The Red Hood Diaries, muy similar a primera vista pero enormemente diferente en realidad, por desgracia. Si bien es cierto que igualmente lo hubiera jugado por su estética supongo que tenía grandes expectativas hacia él tras el Alice, aunque en esta ocasión los análisis y votaciones de los usuarios de Steam de lo más variadas me hicieron ir con la guardia alta.

El ser desarrollado de manera independiente por Belgian y el estudio Grin Gamestudio puede ser el motivo por el que ha tenido esa crítica tan dispar llevando a realizar pocas ventas. Ellos a su vez han esgrimido ese motivo para no continuar con el desarrollo de la secuela y declarándose en bancarrota, dejándonos con un proyecto a medias y pasando de todos aquellos que ayudaron desde Kickstarter al nacimiento del mismo. Aunque al ser comprada por Rebellion éstos se comprometieron a devolver a los afectados su dinero. Y todo esto en pocos meses - el juego salió en marzo del 2015, se anunció la bancarrota en agosto y en octubre fue adquirida por Rebellion. Por lo que veis, no ha faltado polémica.

Dejando de lado eso es obvio que volvemos a tener a un personaje de cuento como protagonista con una estética un tanto oscura y una historia muy alejada del cuento original; bien es cierto que existen muchas versiones del mismo al haberse transmitido de manera oral más las versiones existentes de escritores como Perrault o los Grimm, pero la esencia en todos estos es la misma. En Woolfe sólo se toman prestados los personajes mientras que el argumento es muy diferente a cualquier otro.
Aquí Red Hood es una adolescente que busca venganza por la muerte de su padre cuatro años atrás que trabajaba en la empresa de Woolfe (cuyo nombre viene del que representa al lobo como un hombre de negocios ambicioso, cruel y sin escrúpulos) como ingeniero. Como la misma Red dice, ella no cree en los accidentes y alguien tiene que pagar el pato por lo sucedido, por eso viaja a la ciudad de Ulrica buscando que Woolfe pague por lo que pasó. La abuelita, la única familia que le queda a Red, permanece en el bosque.


Realmente la historia promete y nos metemos en la piel de Red buscando pruebas de que la muerte de su padre no fue accidental como se hizo creer. Escuchamos continuamente todo lo que ella tiene que decir, instruyéndonos sobre este universo. Esto nos permitirá apreciar la personalidad que le han dado a esta chica, bastante dura y cínica que, aunque no desea un baño de sangre no durará en empuñar un hacha para abrirse paso hasta la verdad.

Para ayudarnos a entender más la historia, que busca ser enrevesada y compleja, tendremos objetos con los que interactuar y recortes que leer y recoger, esparcidos estos últimos a lo largo de todos los niveles; serán W cuya información se incorporará en el Diario de Red. Será lo único que nos anime a explorar los escenarios, bastante lineales por otro lado, porque aunque estén llenos de detalles el camino a seguir estará muy marcado y no habrá posibilidad de pérdida.
Los gráficos y diseños estéticos sí están bastante bien gracias a la potencia del Unreal Engine, al igual que la estética un tanto decadente y oscura. Es lo mejor que ofrece.

Porque lo que tendremos durante toda su duración es, precisamente algo malo, la falta de profundidad. Woolfe planea, intenta ser un juego profundo y complejo, pero lo que realmente nos encontramos es un intento de ello. Durante toda mi partida he tenido la sensación de que algo faltaba, que algo se avecinaba y, cuando así ha sido, ha resultado ser un final brusco e incompleto. Sólo me llevó un par de horas acabarlo sin detenerme demasiado a recoger los coleccionables y la historia tiene pinta de querer continuar, pero digo yo que podrían haberla incluido aquí y hacer un juego como dios manda. Pero viendo el percal... a saber qué pasó aquí.
Además los controles son un tanto extraños, al menos para teclado, y he tenido que configurar las teclas sin sentirme del todo cómoda, sobre todo a la hora de combatir, cosa que normalmente jamás hago porque me gusta adaptarme y jugar con las preferencias de los creadores.



Hablando de combates... el sistema de combate es... simplón. Dejadme que me explique. 
  • Para empezar tendremos el mismo arma durante todo el juego, un hacha de leñador, sin posibilidad de mejorarla ni cambiarla.
  • Por otro lado, no existe un sistema de combos, tan sólo dos movimientos de ataque -uno normal y otro fuerte- y la posibilidad de esquivar rodando, cosa que tendremos que hacer continuamente porque, al contrario de sus enemigos, Red es incapaz de bloquear. Ni siquiera podremos fijar objetivo.
  • Sí tendremos unos ataques especiales pero que nos los darán según avanzamos en la historia y no por subir nivel o aprender habilidades -olvidaos de eso aquí- realizados siempre con una combinación similar y que gastarán magia. Para recuperar la magia tendremos que romper cosas -sólo cajas- y matar enemigos - muy lento sin las magias - si bien es cierto que nos repondrán bastante cantidad al menos ahora, porque vi comentarios de otros usuarios que decían que ni merecía la pena luchar porque nunca se rellenaba.
  • Para terminar con este punto los enemigos son siempre los mismos, poco variados, y no suponen un desafío especial el acabar con ellos al ser predecibles. 
  • Incluso mencionar que me encontré un bug (o quizá era mi culpa) al pulsar el botón para realizar el movimiento especial, pues apenas tendremos unos segundos para hacerlo y en la combinación correcta, porque de lo contrario sólo activaréis un modo de visión y gastaréis la magia a lo tonto.



Fuera del combate Red tendrá pocos movimientos consistentes en agarrarse a cornisas y desplazarse por ellas y un modo sigilo al ir agachada, sólo aprovechado en el primer nivel. En el resto, es totalmente innecesario. Se agradece el poder rodar al correr y esprintar, pero tampoco es de mayor utilidad fuera del combate. Poco más que comentar al respecto, salvo que al menos tendremos puntos de control en forma de cestas desde los que renacer si morimos, que puede ocurrir de muchas maneras, incluidos pequeños bugs.


EN CONCLUSIÓN
Woolfe: The Red Hood Diaries es un juego que tendría potencial si se lo hubieran querido currar mucho más o hacerlo de un tirón aunque tardaran más tiempo. La historia prometía algo interesante pero se ha quedado completamente a medias, dejándonos con la miel en los labios pues justo cuando se pone interesante se acaba. Los combates son sosos y repetitivos y nada incita a realizarlos, mientras que los momentos de plataformas están bien, aunque escasos. El camino a seguir es lineal y no deja mucho a la exploración. Más que un juego parece una demo de un juego mucho mayor pero que ni siquiera existe. Lo único que merece algo la pena son los diseños de personajes y niveles desde el punto de vista estético y la personalidad de Red. Una pena.

2 comentarios:

  1. Mira que no hago más que leer que el juego no es gran cosa. Hay gente que directamente se ríe de mí por decir que lo voy a jugar y pronto, pero ahí sigo, queriendo jugarlo. No sé qué me pasa con este juego. El género me gusta sin más, veo las capturas y algún gameplay y me gusta sin más, pero luego lo tengo ahí como de los prioritarios xDD.

    Seguro que acabo decepcionadísimo, pero ea... las mentes están como están xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú juégalo y ya está, si tantas ganas tienes. Si lo mejor es probar las cosas por uno mismo pasando un poco de las opiniones, aunque sea en pirata y luego si te encanta pues te lo compras. Yo la verdad no suelo concordar mucho con las críticas (últimamente con temas de cine, para nada) así que...

      Un saludo!

      Eliminar

Traductor