12 de mayo de 2021

Sensaciones leyendo Teenage Mutant Ninja Turtles de Mirage

 


Últimamente me ha dado fuerte por las TMNT (cosas que pasan) y por ello actualmente ando leyendo los números originales publicados en su día por Mirage, editorial independiente que se creó en 1983 por Kevin Eastman y Peter Laird. No me voy a entretener contando el origen de las Tortugas Ninja (en adelante TMNT) porque no hay lugar en internet donde busques información sobre ellas que no se mencione; no, lo que he venido a hacer aquí es a escribir una especie de introducción de una serie de reseñas cortas que quiero ir escribiendo a lo largo del año sobre cada cómic de manera individual, comentando qué me ha parecido desde el arte hasta el argumento. En esta entrada por el momento vengo a comentar a grandes rasgos el sabor de boca que me ha ido dejando la serie. 

Ya leí hace tiempo un post en internet en el que mencionaban que se trataba de una "lectura densa" puesto que los creadores hacían lo que querían con sus creaciones (faltaría más por cierto) y que eso implicaba que hubiera ciertas dificultades a la hora de encontrar un orden de lectura, porque entre las microseries, series paralelas, crossovers y tal no es para menos. Intentaré no extenderme demasiado porque el análisis más profundo lo haré en las oportunas entradas correspondientes.

Tras haberme leído más de cuarenta de los cómics a fecha actual puedo confirmar que esto es una verdad como un templo y con esto quiero decir que no sé muy bien qué opinar al respecto. Hay números que me han gustado bastante, otros me han parecido totalmente prescindibles y otros incluso tan fuera de lugar que es hasta molesto. 
Puede que se deba a que esté acostumbrada a series y películas, donde normalmente se sigue una trama principal que cuenta con algunas subtramas secundarias que van surgiendo o resolviéndose a lo largo de la serie/película. Aquí suceden cosas sin más, casi sin orden y concierto, a veces muy forzadas o muy de casualidad que hace que las tortugas intervengan cuando incluso a mi me parece que no tienen motivos para ello, como es el ejemplo de los números de Radical-Carnage, de los que menos me han gustado por muchas razones. No puedes hacer que en el primer número de "Regreso a Nueva York"  Donatello le diga a Raphael a modo disuasorio sobre su idea de volver a por los Foot que nunca fueron "los guardianes de la sociedad" cuando en números anteriores se han estado precisamente inmiscuyendo en asuntos de superhéroes porque pasaban por allí: recordemos que el auténtico motivo por volver a por los Foot es empezar lo que creían haber acabado en el primer número de de todos: acabar con Shredder porque para eso fueron entrenados y porque él y sus fuerzas les atacaron a muerte unos cuantos números atrás. Quizá a Donatello se le olvidara por haber tanto relleno entre medias, pero es que no le encuentro mucho sentido. No sé si me vais pillando.

Este número me gustó, la verdad.

Es que además, a mi parecer, introduciendo temas de superhéroes me da la sensación de que se sale de la temática que tiene que ver más con las tortugas, que son "temas de ninja" o como mucho de ciencia ficción. ¿Qué pinta que haya unos superhéroes tan guays y chulos pero que no hacen nada por luchar contra los Foot cuando hacen de las suyas, por ejemplo? ¿Por qué nunca mencionan los casos de una manera más indirecta que salvo presentándome un número de relleno? Además que es un poco absurdo que ninguna de las tortugas rebata la cuestión: es decir, ellos son ninja pero en los primeros números sobre todo parecen regirse por el código del bushido (eso de decirle a Shredder que es alguien sin honor, que cometa seppuku para recuperarlo, que ellos mismos abracen fríamente la opción de la muerte honorable por morir peleando, etc) y bien que se meten en medio de una pelea que no tiene nada que ver con ellos, que es un asunto a resolver entre Radical y Carnage (números 24 y 27): es decir, son mortales enemigos, duelistas. Según su código no deberían meterse en ese tipo de disputas porque es algo que deben resolver entre ambos dos. ¿O acaso Radical es tan paquete a pesar de su superfuerza, habilidad de vuelo y rayos que no puede ella solita contra su enemigo? Las tortugas NO tienen superpoderes como tal. Casi lo mismo se puede decir del número 13 con Jhanna-Moriah, no era en realidad asunto suyo.

Sí, ahora Jhanna, que te lo dejaron todo mascado. Que vale que la otra juega sucio pero...
 es tu marrón. 


No digo que meter números de relleno o, en otras palabras más amables, historias independientes sea malo. Al contrario, ayudan a expandir el universo aportando muchas más experiencias, de hecho algunos, como el especial número 1 de Leonardo, sirven de introducción a una nueva trama principal. Pero algunos rozan lo absurdo o sólo están pensados con ánimos de parodiar, que también quiero decir que no hay inconveniente, y más teniendo en cuenta que TMNT surgió como parodia especialmente del trabajo de Frank Miller o Daredevil. Algunos me han divertido, como el número 23 con aquella rata patea-culos viajando en el tiempo. El problema es cuando estos números sueltos no te resultan ni interesantes ni divertidos ni de leer ni atractivos de mirar, porque aunque el arte de TMNT en un principio pueda resultar un tanto tosco no está nada mal y va mejorando, pero hay algunos que son canela en rama. Aquí destacaré por el momento el número extra donde conocemos al primo de Casey, donde se ve claramente que el artista no tiene problemas para dibujar a las tortugas ni a los fondos pero sí a los humanos. 

Casey, creo que te dejaste el cuello en Nueva York tío, ve a buscarlo. Y abandona los esteroides.


Otro ejemplo es el número 31: no consigo ver nada en todo ese cacao de borrones negros, aunque seguro que los dibujos no estaban tan mal y eran en cierto modo originales. Una lástima.

¿Qué se supone que estoy viendo aquí? Lucha sí, pero poco más...


En cuanto a los personajes en general se nota también cierta evolución y es que la personalidad de las tortugas en concreto ha ido enriqueciéndose debido a la participación de más personas en el proyecto a lo largo de los años. Sin embargo hay ciertos aspectos que me traen de cabeza: ¿de qué vive Casey Jones? Porque este señor no se le ve que tenga un trabajo remunerado en ningún momento, ni siquiera cuando viven en Northampton. Hasta las tortugas trabajan más que él (Leonardo cazando, Michelangelo cocina, Donatello repara todo lo que está roto de la granja y Raphael monta guardias) y hasta April se busca un trabajo en una hamburguesería del pueblo para ayudar a la manutención. ¿Pero y Casey?

Esa es otra. ¿Por qué April empieza como programadora informática y después no busca trabajo de lo mismo, actuando incluso como reportera el número 32 de Egipto y catalogadora de arqueología? ¿No hay que estudiar para eso?

¿Qué carrera? ¿Qué dices? Creo que olvidaste que eres programadora informática.


En resumen está claro que o bien debido a la popularidad o al ingreso de nuevas personas en las filas de Mirage las TMNT se han ido alejando progresiva pero inexorablemente de sus orígenes iniciales, volviendo sólo a ellos en números muy puntuales, o así me lo ha parecido a mi. Y es una lástima, porque aquí vienes a ver cosas relacionadas con los ninja y aunque hay números muy chulos hay otros que es que no tienen ni pies ni cabeza, ni respetan la propia atmósfera ni la idea original (por favor, ese número 32 de Egipto por ejemplo) aunque obviamente los creadores son libres de hacer lo que quieran porque para ello son los dueños y pueden parodiar el género que quiera, pero a veces está trilladísimo.

Aunque hay momentos, como éste del número 28, que te llegan al kokoro.

Nota: agrego que, en total, hay unos cuatro volúmenes de las series originales de TMNT, cada uno con un buen número de cómics. En las reseñas os iré indicando en qué volumen estamos, aunque por lo que tengo entendido el volumen 3 puede considerarse como historias independientes del universo principal, mientras que el volumen 4 que nos presenta a unas tortugas treinteañeras pero cuyo final a día de hoy aún no está escrito.

Próximamente más reseñas de los cómics individuales en el blog.

2 comentarios:

  1. Desde hace cuanto que no me pasaba por tu blog? O_o No sabía que habías escrito tantas reseñas.

    Supongo que así se manejaban los cómics en esa época, eran como series sueltas que no seguían ninguna guía argumental, algo así como los Simpson, hay muchas series que son así.

    Básicamente dices que hay muchos números que son un disparate, yo no los habría leído, pero seguro algo te llamo la atención y por eso seguiste leyéndolos

    Ahí April es una morenaza! Pensaba que siempre había sido pelirroja y así había permanecido hasta que apareció Megan Fox

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues un tiempo sí. Bienvenido de nuevo.

      Es lo que no me gusta de los cómics; una cosa son los tbos de toda la vida donde, efectivamente, cada historia es independiente de las demás y puedes leerlos en cualquier orden porque no te pierdes nada. El problema del formato en el que por ejemplo se presentan las TMNT es que sí que tienes que haberte leído todos porque puede que haya eventos o personajes que se te escapen. Aquí cada autor hizo un poco lo que quiso, y llega un punto en el que no sabes qué es canon y qué no. Es un poco confuso encontrar una continuidad a todo esto cuando se pretende que así sea entre serie regular, las tales y los números sueltos en general...

      Los leí simple y llanamente porque quería leerme todos los números y en el orden indicado, pero francamente hay algunos que me ha costado muchísimo o, directamente, cuando he acabado lo único en lo que podía pensar era un "pues vale, me he quedado como estaba" o "no he entendido una mierda".

      April de hecho parece tener sangre afroamericana en sus venas, a juzgar por sus rasgos, algo que se ha omitido en muchas de sus encarnaciones, poniéndola pelirroja sólo porque cuando colorearon los cómics le dieron ese tono de pelo. Es bastante curioso, la verdad.

      Creo que esta reseña se quedó corta porque la escribí mientras leía el Volumen 1... quizá escriba otra más completando tras leerme el resto de volúmenes, que por el momento lo estoy haciendo a trompicones y casi sin orden ni concierto. La continuidad se va a la mierda ya del todo en el volumen 4 cuando se supone que han pasado 7 años o así y Shadow, la hija adoptiva de Casey, tiene 15 años y no 7 con cuerpo de una de veintitantos ya de paso, supongo que las subtramas posibles con una niña tan pequeña no son tan interesantes como con una adolescente xD

      Eliminar

Traductor