11 de mayo de 2019

Mistborn o Nacidos de la Bruma: opinión sobre el primer arco

Luthadel, la capital del Imperio Final

Había escuchado recomendaciones del autor Brandon Sanderson desde dos fuentes distintas y hace bastante tiempo, ambas a través de internet y de dos youtubers diferentes: uno que lee bastante a menudo (no recuerdo si la primera vez que le oí mentarlo fue a través de twitter o en un vídeo) y otro que es todo lo contrario. Independientemente de su asiduidad lectora o no, ambos coincidían en decir que Sanderson se había convertido en su escritor favorito y, en el caso de la segunda fuente, me recomendó personalmente leerme los libros, asegurando que me iban a gustar teniendo en cuenta mis preferencias.

Todos sabéis lo a menudo que leo y ese ha sido quizá el motivo por el que he ido retrasando tanto la lectura de estos libros: porque tenía otros en mente, que me apetecía leer con más ganas. Admito que abordé la saga con cierto escepticismo pero también confieso que me ha impresionado satisfactoriamente; una vez me puse con la trilogía de Nacidos de la Bruma ya no quise parar. Y vengo a comentaros mis impresiones al respecto.

SECCIÓN LIBRE DE SPOILERS




A modo resumen sobre la obra del escritor decir y muy a grosso modo que Sanderson tiene dos tipos de libros: los que tienen lugar en el Cosmere (un universo ficticio regido por las mismas leyes físicas que las nuestras pero que no es el nuestro) y los que no. Apenas sé un poquito sobre la historia del Cosmere pero lo poco que he visto me anima a decir que es realmente complejo y que diferentes sagas tienen lugar en su seno: Elantris, El aliento de las dioses, El archivo de las tormentas (la cual quiere que sea su obra magna) y, por supuesto, Nacidos de la bruma (para lo cual tiene planeado dividir en diferentes sagas que transcurrirán en diferentes épocas de Escadrial, el mundo donde tiene lugar la historia).

En el caso de Nacidos de la Bruma, que es la que nos compete, por el momento hay publicados dos arcos y hoy vengo a hablar del primero de ellos y que abarca estos tres libros:


El mundo que se nos presenta aquí se encuentra dominado por tres figuras tan antiguas como imperecederas. Durante mil años los montes no han cesado de enviar su lluvia de ceniza negra sobre los habitantes de la capital Luthadel mientras que por la noche las brumas lo envuelven todo, siendo motivo de temores y supersticiones entre sus habitantes, que son a su vez regidos con mano de hierro por la figura del inmortal y divinizado Lord Legislador. Los skaa, el estrato más bajo y pobre de la sociedad, son los más perjudicados; explotados, esclavizados, maltratados y asesinados por pura diversión por los nobles que los dominan pronto verán alzarse de entre sus filas a un rebelde, al que apodan el Superviviente, que se atreverá a desafiar al imperio clamando venganza, libertad y justicia. Para ello contará con la ayuda de un grupo de bribones y ladronzuelos, entre los que se encontrará la joven Vin.

A pesar de no ser la primera obra de Sanderson (esa fue Elantris) si queréis iniciaros en su estilo Nacidos de la Bruma es una buena forma de empezar. ¿Cómo describir brevemente cómo es esta obra de literatura fantástica? Pues podría decir perfectamente que es una mezcla de Juego de Tronos o El Señor de los Anillos con Matrix... sí, tal cual lo leéis. 
Porque aquí tenéis de todo: contexto medieval, criaturas fantásticas, sucesos paranormales, intrigas, batallas, drama, humor, duelos épicos, romance... y magia, sobre todo una muy especial.
Porque lo que une todas estas historias del Cosmere es la magia pero en el caso de esta saga el sistema no es ilimitado y su base son los metales. Me explico.


Como he dicho hay diferentes castas en esta sociedad: nobleza, obligadores e inquisidores (parte burocrática, religiosa y policial) y por último los skaa. Sin embargo hay una especial que se solapa a todas ellas y ésta es la de los alomantes, que poseen poderes especiales que se obtienen por la ingesta y quema de virutas de ciertos metales (no todos dan poderes, por supuesto). Y dentro de los alomantes hay dos tipos: los brumosos (que sólo pueden quemar un metal alomántico determinado) y los llamados nacidos de la bruma (pueden quemar todos los metales alománticos). Mientras que en otras obras como El Señor de los Anillos o Harry Potter los límites de la magia no parecen estar muy definidos en esta saga resulta todo lo contrario. Quemar un metal te puede dar grandes ventajas pero también ciertos inconvenientes. El ejemplo más claro que puedo poner es el estaño que expande todos los sentidos de la persona que lo quema, algo que puede ser muy ventajoso pero también problemático según qué circunstancias: sí, tu vista se verá amplificada de tal manera que podrás ver en la oscuridad pero si alguien enciende una luz sufrirás una ceguera momentánea. Podrás oír conversaciones susurradas e incluso las que tienen lugar través de las paredes pero serás más vulnerable al frío o al calor... y también al dolor.

Los metales también dan mucho juego a la hora de las contiendas y en Nacidos de la Bruma no van a faltar emocionantes y épicas batallas al más puro estilo del anime, por lo que si sois amantes del estilo que dan los japoneses a sus peleas esta lectura no os puede faltar. 

Sin duda alguna de los personajes que más me impactaron fueron los Inquisidores del Acero, tanto por su aspecto, como por su rol (cazadores de alománticos) como por su siniestra y sádica personalidad.

Por otro lado la lectura no se hace nada tediosa, las descripciones son las justas y suficientes, los personajes son de lo más carismáticos y profundos y la narración es ligera, sin ningún tipo de estilo recargado y que va al grano. Y por supuesto los giros, no sabéis hasta qué punto os puede sorprender el escritor y, os aseguro que por mucho que teoricéis, nunca daréis con la respuesta correcta. Admito que hay algunos puntos en los que la trama parece no avanzar pero ya aviso que cuando la mecha se enciende no hay manera de apagarla. 

Y, si esto no os termina de convencer, puedo decir que intentéis leeros la primera de las obras El Imperio Final; si no os gusta la historia termina de tal manera que podéis permitiros abandonar su lectura para no continuar nunca más, si bien es cierto que os quedarán muchas incógnitas en el aire y os perderéis la conclusión de una historia de lo más emocionante y atrevida. 

Si algún día sacaran una serie de buena calidad que adaptara fielmente la saga yo sería de las que la vería desde el primer día por lo que os recomiendo que leáis los libros porque os van a hacer pasar un rato de lo más entretenido. A mi me los ha dado con creces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor