30 de julio de 2014

Otro año más vieja... pero igual de nostálgica

A riesgo de deprimirme un pelín con la edad, aunque tampoco es para tanto, me aventuro a comentar rápida y brevemente los regalos de cumpleaños que he tenido este año, que no están nada pero que nada mal, entre unos y otros. ¡Muchas gracias!

De mi querido Krower:


Por un accidente lamentable se me fastidió la cámara de fotos que he venido usando hasta la fecha (que tiene ya como unos diez años o más) y por la cosa de ir al campo y lamentarnos tanto él como yo de no tener una cámara en condiciones con la que fotografiar a la fauna local, Krower decidió que éste iba a ser un buen regalo. Y lo es. Aunque ya la tenía desde un mes antes del cumple era para tan señalada fecha y estoy muy contenta con ella:
Una Sony HX300 de la cual podréis ver su correspondiente unboxing una vez que Krower me pase los vídeos. Se me ha olvidado poner la funda oficial para la cámara que también me ha regalado Krower, más una tarjeta SD para ampliar la capacidad de almacenaje y poder meter muchas más fotitos.


Entre la familia y amigos me ha caído además esto (aparte de dinerillo):




- Dos figuras de acción de Depredador: la de la izquierda es Greyback de Depredador 2, el jefe del llamado City Hunter Clan y el de la derecha es nada menos que Wolf, que aparece en Alien vs Predator: Requiem y que, como bien sabréis si leísteis la entrada, es mi favorito. 

- La trilogía de Depredador: Depredador, Depredador 2 y Predators, cuyas reseñas podéis leer en mi blog... y que estoy encantada con ella, aunque no habría estado mal que incluyeran los extras de las pelis, ya por pedir que no quede.

- Un cepillo eléctrico Oral-B Trizone 700 Edición Limitada en Negro, porque no tenían en otro color (me daba un poco igual de todos modos) y me salía más barato donde lo compré que en el resto de tiendas o farmacias. Como soy propensa a las caries recibí consejo de pasarme al eléctrico y así he hecho, que no me apetece tener más agujeros en las muelas y demás.

- El juego de Final Fantasy VIII para Steam, al cual tenía ganitas y al cual espero poder echarle el guante una vez me quite otros tantos juegos pendientes que tengo.

- Un frasco de colonia llamada Shakra, que se me olvidó echarle la foto.

- Y por fin, tras unos siete años mínimo con el móvil y propiciado por un cambio de contratos y demás con la compañía telefónica, me ha caído ya un móvil "modernillo", eso sí, de gama media. El Motorola Moto G 4G de 8GB en negro es el que mejor se adaptaba a mis necesidades, pues tampoco lo quiero para mucho más. Con el tiempo quiero agregarle una Micro SD para ampliarle la capacidad de almacenamiento y quizá alguna funda, pero ya digo, tranquilamente se irá viendo.



¡Desde luego que estoy contentísima y sin motivos para quejarme! Y no he podido evitar ponerme nostálgica con el móvil, puesto que hasta ahora he tenido cuatro móviles diferentes y eso que soy una persona a la que no le gusta cambiar de teléfono cada dos por tres y a la mínima de cambio. Pero no puedo evitar mirar con nostalgia y cariño mis anteriores móviles:




  • El primero no es el mío y estoy un poco arrepentida porque no está donde esperaba, lo que seguramente signifique que lo tiré a la basura por no acumular más trastos. Era exactamente como ese pero de color azul oscuro. Un Panasonic EB-GD35 fue el primero que tuve y me lo regalaron mis padres por un cumpleaños cuando estaba en el instituto. Recuerdo que cogía en la mano a duras penas y la antena llegó a ser un coñazo, pero era muy ligerito.

Luego, de izquierda a derecha, éstos son los que conservo:
  • Panasonic EB-X100 que también creo que fue un regalo de cumpleaños y que usé durante bastante tiempo de lo que quedó de instituto y algo después. Ya a color y con cámara de fotos, aunque ahora sería de risa su calidad de imagen. Aún funciona.
  • Por último un Nokia 2760 en negro de manera forzosa, porque lo compré en Media Markt y recuerdo que lo quería en rojo y si no, en beige, pero como no les quedaba nada más que en ese color tuve que volver a repetir. Éste lo he tenido durante unos siete años hasta ahora y nunca me ha dado ningún problema, salvo una vez que era imposible abrirlo y tuvimos que usar la maña, lo que se traduce en arañazos en la parte posterior... la de veces que se me habrá caído al suelo y funciona perfecto, muy resistente.
  • Y ya, por último, el Motorola G 4G que ya he descrito arriba.


Y hasta aquí la entrada, que si no me pongo y no acabo. ¡Gracias a todos por los regalos! Pienso disfrutar mucho de todos ellos.

24 de julio de 2014

[Crítica] Predator: Big Game (1992) [1-4]

 

 
"Un Predator se oculta en el desierto de Nuevo México, muy cerca de un acuartelamiento de EE.UU. Ahí comienza uno de los episodios más emocionantes, donde el guerrero y cazador alienígena iniciará su Big Game (Caza Mayor) particular. La tecnología y su fiereza natural le convierten en un enemigo especialmente peligroso, pero... ¿habrá alguien capaz de sorprender a este Predator?"


En esta ocasión voy a ir directa al grano, de sobra sabéis la cantidad de entradas que tenéis sobre Depredador y de los cómics que le tienen como protagonista que hay por el blog al igual de mi parecer sobre la oficialidad relativa de estos mismos cómics.

Sin embargo la historia de Big Game es otra de las que me ha gustado por varias razones que iré detallando un poco más a continuación. 
Al igual que ocurría con la serie Nostromo de 1989 la miniserie consta de cuatro números y en sus páginas de nuevo el cazador espacial hace su aterrizaje en la Tierra con deseos de encontrar adversarios dignos contra los que medirse.
Sin duda aquel que le va a plantar cara será el mestizo Enoch Nakai, un joven cabo reservado y con agudos sentidos innatos que ya desde un principio sentirá que algo no va bien en el desierto cercano a su base, temores que acabarán siendo confirmados con la puesta en escena del cazador asesinando delante de sus ojos a uno de sus compañeros.


A pesar de todos los esfuerzos de Nakai por intentar advertir a sus superiores éstos no toman medidas hasta que la criatura no vuela, literalmente, la base por los aires y hasta que varios habitantes del pueblo cercano aparecen asesinados en extrañas y macabras circunstancias.
A partir de entonces empezará una cacería por parte de los militares contra el extraterrestre, aunque sólo Nakai será aquel que conseguirá tener alguna oportunidad contra él.


Otra serie que me ha gustado bastante como ya dije, puesto que perfectamente podría pasar como una historia del estilo de las pelis de Predator. Algunos planteamientos de la misma son novedosos, como por ejemplo, que los humanos hayan localizado la nave del cazador, aunque por otro lado plantea la pregunta de cómo es posible que lo hayan conseguido si normalmente la nave queda en órbita terrestre y, en cualquier caso, cuenta con sistema de camuflaje.
Lo más entretenido de todo es, como siempre, ver cómo el Depredador encara los líos en los que se va metiendo. Me gustó especialmente el punto en el que acaba con uno de los militares, que van equipados también con visión térmica y acto seguido toma el arma del cadáver para no llamar la atención... protagonizando un momento bastante cómico hasta que aprende a manejar el fusil.


 

El guión corre a cargo de John Arcudi mientras que el dibujo, entintado y color corresponden, por orden, a Evan Dorkin, Armando Gil y Julia Lacquement. Todo bastante decente aunque no me gusta tanto como el de la Serie Nostromo.



Ya ha quedado claro que si os gustan las pelis de Depredador este cómic demuestra estar a la altura en lo que ofrece, tanto por historia como por ilustración.


20 de julio de 2014

2001, 2010, 2061 y 3001, todas odiseas espaciales de Arthur C. Clarke

"2001: Una odisea del espacio" es una de esas pelis con las que parece que tengo la negra: siempre la veo a trozos y eso me impedía entenderla del todo, por lo que finalmente decidí leerme el libro y salir de dudas de una vez por todas. Sin embargo, una vez que la lees sabiendo que tiene continuación es imposible no querer ponerte con el resto, puesto que ya que has empezado por qué parar.

Aunque realmente se trate de una tetralogía sería injusto no mencionar siquiera el origen de todas ellas y que parece haber quedado olvidado en un rincón, y eso que gracias a él surgieron de manera más o menos pareja tanto la primera novela como la película de culto de Kubrik. Se trata de "El centinela" escrita también por Arthur C. Clarke en 1948, donde una misteriosa pirámide rodeada por un campo de fuerza es descubierta en la Luna por unos astronautas. Desde el principio se ve su origen extraterrestre y es apodada con el nombre de centinela por transmitir señales a otros rincones del espacio lejano, señales que cesarán según rompen los humanos el campo de fuerza.


Basándose en esta idea inicial se empezó a deformar y adaptar entre Clarke y Kubrik para contar una historia más grande y compleja que finalmente sería "2001: Una odisea del espacio".
Esto iría desembocando en más historias hasta completar la mencionada tetralogía, aunque como el propio Clarke señala no hay que tomar las historias individuales al pie de la letra, puesto que todas ellas ocurren en universos diferentes; esto explicaría las pequeñas incoherencias que podemos encontrar entre ellas, algo un tanto confuso para el lector.
En la primera novela se nos cuenta el origen de la humanidad, cómo gracias a un monolito negro los homínidos se volvieron inteligentes... hasta llegar a un ficticio 2001 en el que una extraña piedra negra idéntica con la que empieza la novela es desenterrada en la Luna y a la que se bautiza como TMA-1 (Anomalía Magnética de Tycho 1). Cuando el sol incide en su superficie ésta manda una señal a Japeto, uno de los satélites de Saturno, razón por la cual una nave espacial tripulada llamada Discovery 1 emprenderá camino para intentar desvelar las incógnitas que rodean a tan misterioso artefacto.
Sin duda lo más famoso de la película y la novela no es siquiera el TMA-1 si no HAL 9000, la IA que gobierna la nave por su "rebelión homicida" (más bien, conflicto de programación con consecuencias homicidas) y que es motivo por el cual el tripulante Daniel Bowman se ve obligado a desconectarle.
El final de la novela no se parece en nada al final del film (amén de otras diferencias), que a mi gusto es un tanto confuso, aunque el resto de la película me parece genial.


En "2010: Odisea Dos" no ocurre lo mismo que con su predecesora: el guión fue posterior a la novela y su adaptación fue un tanto libre, basándose más en "Lección de historia: la rápida evolución de un mundo hecho habitable" también de Clarke. 
La novela tiene nuevos protagonistas y nuevos motivos para viajar al espacio, que son precisamente el fracaso de la misión de 2001 y el querer saber por qué. Aquí habrá dos naves diferentes debido a la competitividad de las naciones, la Leonov (tripulación soviética y americana) y la Tsieng (tripulación china). Pero sin duda lo que más llama la atención es que aquí la Discovery 1 NO fue a Saturno si no a Jupíter (la razón es lo que expliqué más arriba de los universos diferentes). Paralelamente también se nos contará las investigaciones que realiza un ente que no será otro que el propio Bowman, mutado así tras traspasar el TMA de la anterior novela que estaba en Japeto, conocido comúnmente como "Hermano Mayor".

Finalmente será el propio Bowman quien desencadene un proceso increíblemente fantasioso, relacionado con el hallazgo de vida por parte de la Tsieng en Europa, una de las lunas de Júpiter. Así nacerá Lucifer, convirtiendo nuestro Sistema Solar en un sistema estelar binario.


"2061: Odisea Tres" pretende dar una continuación para mostrar las consecuencias de la creación de Lucifer sobre los satélites jovianos, especialmente de Europa debido a que Bowman prohibió a la humanidad aterrizar en su superficie, con el paso del cometa Halley de fondo.


Finalmente, en "3001: Odisea Final" se nos muestra finalmente los auténticos propósitos de los creadores de los monolitos AMT, cuya denominación en la novela es Primogénitos. Sin duda, la humanidad es uno de sus muchos experimentos en el universo siendo ellos creadores y destructores de la vida (e inteligencias) según sus criterios, puesto que muchos de ellos no siguen el itinerario deseado por sus creadores.
Debido a que la transmisión de los AMT hasta el origen tarda 500 años en llegar y otros 500 años en devolver las órdenes no es hasta este momento en que se decide qué ocurrirá con la humanidad... siendo la resolución bastante negativa para nosotros. Sin embargo se encontrará una solución que al menos alargará la existencia de los hombres otro milenio más.


Sin duda Arthur C. Clarke ha derrochado imaginación y talento escribiendo las novelas y, aunque la menos valorada de todas es 2061, a mi gusto es una de las que más me ha entretenido, sobre todo al final.
Porque precisamente lo malo que tienen estas obras es que pueden llegarse a hacer muy tediosas en cuanto a cosas que nos cuentan que, aunque parece que no tienen mucho que ver con la trama principal, algún detalle aportan para aumentar nuestra culturilla general pero que podrían ser perfectamente desechable. Es una pena, porque seguro que más de uno dejó de leer los libros por este punto o le echó para atrás a la hora de querer continuar con la historia, si bien merece la pena para ser ilustrados con detalles de lo más curiosos. Aunque peque de repetitiva no puedo dejar de recordar las incoherencias entre las obras que son motivo de desconcierto, aunque se limiten a lugares determinados.

Son esos detalles los que se clavan un poquito a la hora de coger estas rosas y que impiden apreciar directamente su belleza y alto nivel de detalle. También la lentitud con la que se desarrollan los acontecimientos y se llega a lo importante, pero una vez que lo abordas la verdad es que se te hace corto y realmente interesante, dándote motivos para reflexionar y pensar.


PD: por cierto, para aquella leyenda que circula que si el nombre de HAL viene de IBM... es decir, que si desplazamos una letra a IBM sale HAL... NO se hizo aposta, pues Clarke lo especifica en su última novela en un epílogo, pero que es un detalle gracioso y que a los de IBM les gustó mucho, por lo que a él también.

15 de julio de 2014

[Crítica] Predator: Serie Nostromo (1989) [1-4]

 

 

De sobra sabéis ya a estas alturas lo que me gustan las películas de Depredador, si no o si compartís gustos, os invito a que os leáis los análisis que hice de cada película y el recopilatorio de información sobre la criatura en cuestión. Ahora que por fin tengo la mayoría de los cómics publicados sobre este interesante cazador puedo por fin analizarlos de lleno en el blog según me los vaya leyendo.

Ya mencioné el hecho de que con los cómics se ha ampliado muchísimo el universo de Depredador, si bien es cierto que no son una base sólida y oficial a tener en cuenta de cara a las películas, por mucha aprobación que hayan tenido de la FOX. La prueba está en los cómics que salieron entre 1987 y 1990, años en los que se estrenaron las dos primeras películas de la saga.
Quizá tengan que ver mucho las críticas iniciales que tuvo el film original, puesto que muchos de los que analizaron la peli no captaron la esencia del personaje. ¿Por qué un extraterrestre gasta tanta energía en la molestia de tener que matar a unos militares? ¿Qué clase de película es esta que carece de historia?

En Predator: Serie Nostromo, que consta de 4 números de 28 páginas cada uno, notamos ciertas incoherencias si tenemos en cuenta la secuela, Depredador 2, pero que en ese momento no existía como para poder usarla de referencia sagrada. ¿En qué me baso? Para empezar, viendo la que se lía al final de la historia de seguro que esos agentes federales le habrían comentado el incidente a Mike Harrigan en esa furgoneta estacionada tras un matadero de Los Ángeles, tal como lo hacen con el caso de centroamérica que veíamos en Depredador con Alan "Dutch" Schaefer.

La historia mostrada en esta serie de cómics tiene como protagonista también a un detective, pero de la ciudad de Nueva York y es nada menos que el hermano mayor de Dutch, al que siempre llaman por su apellido. Es un año especialmente caluroso y pronto Schaef y su compañero tendrán noticias de un asesino en la ciudad, de un modo muy similar al que veríamos en Depredador 2.
Al igual que allí, Schaef tendría encuentros directos con la criatura y con fuerzas especiales que van tras él, relacionando pronto el incidente en el que desapareció su hermano con estos seres. En Depredador 2 jamás dijeron nada acerca del destino de Dutch, pero aquí parecen atreverse a insinuar que o bien está retenido por el gobierno o que finalmente fue liquidado por saber demasiado, si bien nunca nos dicen exactamente lo que ocurrió con él.
El carácter de Schaef es muy similar al de su hermano menor, al igual que su aspecto físico, pues parece un retrato casi exacto del propio Schwarzenegger y la verdad es que está muy a la altura de ser un digno adversario para estos cazadores espaciales.


En cuanto a la historia es bastante amena y entretenida, llegando a ser decente aunque para mi gusto creo que lo estropean en el cuarto número al no parecerme tener mucho sentido lo que sucede al final, con esa alianza entre Schaef y las bandas callejeras que han sufrido pérdidas por el cazador para matar al resto de Predators de un sin fin de naves que vienen como si quisieran invadirnos... 
No lo digo por la alianza, que me parece estupenda, si no por el hecho de que los Predators quieran "vengarse" de Schaef, o bien puede ser que todos quieran llevarse el premio gordo al revalorizarse su valía al haberse cargado a uno de los suyos, algo que también se contradice un poco con lo que vemos en Depredador 2, pues Harrigan es indultado y respetado precisamente por realizar esa acción,  aunque ambas opciones serían igualmente posibles y correctas para mí. Y por otro lado el modo en que acaba todo... es un poco, no sé, forzado o tomado demasiado literal de la información dada en Depredador.


El dibujo, que corre a cargo de Chris Warner y el entintado por Sam de la Rosa y Ron Randall me parece muy bueno, no como otros cómics de Predator que he visto y que son realmente feos los dibujos, por muy bien pintados que estén. Este tipo de ilustración me agrada bastante y la considero de las mejorcitas que se pueden encontrar, ya no sólo en los cómics de Predator.

Y aunque no acaban aquí las aventuras de Schaef, pues podemos encontrarle en otros cómics como Predator: Guerra fría que espero analizar también pronto, os recomiendo esta Serie Nostromo si estáis interesados en los cómics de este extraterrestre tan molón.

9 de julio de 2014

Ready Player One de Ernest Cline


Este es de los primeros libros que leo por recomendación de mi querido Krower, aunque no el primero en sí, algo difícil. Es por eso que no iba a pasar por alto su propuesta, ya que para una vez es él quien la hace y he de decir que aunque no me ha parecido un libro para tirar cohetes, sí me ha gustado su lectura.

Ready Player One está altamente recomendado si eres un friki de los buenos, sobre todo de la década de los 80, puesto que hay continuas referencias en su interior a todo tipo de cosas: películas, canciones, series, videojuegos, juegos de mesa... etc, sin duda su punto fuerte y es que la nostalgia tira mucho de nosotros, pues nos hace rememorar nuestra niñez y adolescencia de una manera muy dulce y paradisíaca.

Ambientada en un futuro no demasiado lejano la trama gira en torno a un juego extendido a nivel mundial, la Caza del Huevo de Pascua, nada fácil de conseguir. OASIS es el mundo virtual donde se encuentra el misterioso huevo cuyo creador ha escondido en algún lugar de ese mundo prácticamente infinito y cuya recompensa sería la fortuna de este hombre, James Halliday. Pistas un tanto rebuscadas es con lo que cuenta la gente para hallarlo, necesitando tres llaves previas para conseguir un acceso total al huevo.
El protagonista será un adolescente Wade Watts, cuyo pseudónimo en OASIS es Parvizal que, junto con otros amigos, harán lo imposible por conseguirlo.


Estamos acostumbrados a ver recreaciones de nuestro posible futuro, algunas optimistas y otras todo lo contrario, pero en Ready Player One encontramos un curioso equilibrio entre ambos extremos. Es cierto que el mundo está demasiado poblado y que hay mucha pobreza, pero por otro lado todos tienen acceso a un mundo mejor, donde pasan la mayor parte del tiempo, que es OASIS, contando además con una sofisticada tecnología como telón de fondo. Vamos, que más o menos están las cosas como ahora pero todo más bestia. Es interesante ver la profundidad con la que Ernest Cline nos sumerge de lleno en este año 2044, pero precisamente esto es sin duda el problema que tiene la obra, pues a veces es un poco largo y tedioso, mucha información que puede incluso llegar a saturar. 

Precisamente la idea de OASIS y la manera en que la gente interactúa con este mundo virtual nos hace recordar por ejemplo a Matrix, aunque con alguna que otra diferencia. Si entiendes de la materia no te costará nada imaginarte y comprender estos problemas y ventajas: la gente viaja de mundo en mundo y lucha en mazmorras repletas de monstruos al más puro estilo como lo haríamos en World of Warcraft o Diablo, con equipo legendario, pociones y un sin fin de artefactos, incluso algunos raros y cotizados entre la comunidad, todo gratis, pero como en todo Free to Play si desembolsas la pasta tendrás muchas ventajas. En el otro extremo tenemos a la gente que pasa de esto y que se dedica a pasear, ir de tiendas, al cine o a realizar otras tareas sociales a lo Sim o Animal Crossing.
Pero todo esto con la misma falta de naturalidad y realismo que ocurre hoy en día con las redes sociales: tu avatar puede no ser en absoluto ninguna representación fiel de ti mismo, incluso si los hay con aspecto de criaturas inhumanas. ¿Cómo saber con quién hablas realmente? ¿Es alguien de fiar o es un tipo cuarentón seboso y sudoroso llamado Chuck que entra a OASIS desde el sótano de su madre, como insinúan en la propia novela?


Ver reflejados los mismos asuntos en la novela que en la vida real eleva nuestro interés hacia ella, amenizado todo con continuas citas de pelis, aparición de juegos, canciones y curiosidades sobre todos estos temas, incluso leeremos nombres que no nos sonaban en absoluto. La guinda del pastel que gustará a muchos.

Así que si eres una persona que reúne todos estos requisitos, sin duda merece la pena que te leas Ready Player One... aunque lo mismo acabes jugando al Comecocos, al Space Invaders o al Just o te pongas a revisionar El Cristal Oscuro o les digas a tus colegas que quieres una rápìda al Dragones y Mazmorras, mientras soplas la caja para quitarle el polvo, por su culpa.