28 de julio de 2016

Reflexiones: La hipocresía de las redes sociales


La moda no es algo que deje indiferente a nadie, ni siquiera a mí que siempre me he jactado de no seguir las modas. Pero decir eso sería una mentira, en cierto modo. Me explico: si algo no me gusta nada pero nada nada, por muy de moda que esté la menda no va a caer. Por ejemplo, el tabaco siempre está de moda entre los jóvenes pero yo jamás he probado una calada, bastante he inhalado con dos chimeneas empedernidas que tenía en casa.

Pero con la experiencia y mi propia debilidad he aprendido que nunca debes decir "de este agua no beberé" - por mucho que lo siga diciendo es sólo engañarme a mí y a los demás que me rodean - porque tarde o temprano es posible, aunque no seguro ojo, que caigas en lo que tanto reniegas.

Las redes sociales son el mejor ejemplo. Hace muchos años me hice Tuenti (cuando era exclusivo que necesitabas invitación interna) por acercarme a un grupo de amigos, años después también me hice facebook porque ahí estaban otros amigos que hice jugando al WOW y que viven, como se suele decir, "al otro lado del gran charco". Twitter no me gustaba pero ahora le he cogido el gusto por culpa del canal... etc. En otros casos he sido yo la que ha atraído a la red gente y no a la inversa, sin quererlo ni rogando.

Y sí, admito que enganchan y te hacen pasar buenos ratos, mantienes contacto con gente que de otra manera lo mismo no puedes (por eso del charco o porque vivan en otro punto de tu país por decir algo) y te entretienes en ratos muertos viendo vídeos, viñetas y gifs de todo tipo... pero precisamente gracias a todo esto he comprendido lo dañinas, falsas e inútiles que pueden llegar a ser las redes sociales.

4 de julio de 2016

[Reseña] El último judío - Noah Gordon


En esta ocasión la recomendación de leerme el libro que os traigo hoy al blog ha venido de mi señora madre. Me adivirtió que me gustaría mucho y, en efecto, así ha sido. Me lo he ventilado en apenas un par de semanas en el transporte de casa al trabajo y trabajo a casa y, como viene siendo un habitual, me ha dejado con ganas de más. 

El último judío tiene como protagonista al joven Jonah Toledano (Jonás), un muchacho judío que queda separado de su familia durante la época inquisitorial de España bajo el reinado de los Reyes Católicos, momento en que los judíos fueron expulsados del territorio peninsular. Este libro nos cuenta sus andanzas en pos de una supervivencia y de encontrar un lugar donde nadie pueda perseguirle por lo que es nunca más.


Traductor