31 de diciembre de 2014

[Crítica] El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos


Más tarde de lo que me hubiera gustado (casi 2 semanas desde su estreno) por fin he visto El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, poniendo así punto y final a una trilogía innecesaria puesto que podía haberse quedado en dos películas siendo fieles a la obra original y todos tan contentos.
Ya hablé de El Hobbit: Un viaje inesperado y de El Hobbit: La desolación de Smaug dividida en una y dos partes, comparándolas con los libros (El Hobbit y Los Apéndices de ESDLA).

En esta ocasión no tenemos queja del cine, pues acudimos un día del espectador y nos salieron las entradas más baratas, pero tampoco es un descuento como para caerte de culo.
Iba con cierto temor porque sabía que cierta cuestión no iba a quedar resuelta (spoiler que vi por ahí) y por el tráiler pensé que ni siquiera había un ejército enano... sin embargo he salido con mejor sabor de boca que con la segunda parte, que fue la que me decepcionó más, aunque también aquí hay ciertos puntos en los que Jackson se lo ha flipado demasiado.
En sí la película, si olvidamos el libro, está entretenida y puede gustar al público, pero algunas partes de la misma me han sabido a poco mientras que otras han pecado de exceso.

Procedo a iniciar mi particular chapa sobre el tema por lo que si no habéis visto la peli y entra en vuestro planes no sigáis porque os comeréis unos cuantos SPOILERS:

19 de diciembre de 2014

Personajes que más adoro de la ficción: Capitán Héctor Barbossa (Piratas del Caribe)


Retomando la sección en esta ocasión me decanto por un personaje masculino y que no se puede decir precisamente que destaque por su honradez y aseo personal, pero que que prácticamente desde el momento en el que aparece en la pantalla pude decir que me encantó.

Sin duda todos los que oís mencionado Piratas del Caribe automáticamente pensáis en el carismático Jack Sparrow interpretado por el camaleónico Johny Deep, pero sin duda muchos de vosotros también formáis la imagen en vuestra mente de aquel antagonista de la primera parte de la tetralogía, aquel segundo al mando que se amotinó contra Sparrow, echándole de su barco la Perla Negra y autoproclamándose Capitán. Sí, me refiero a Barbossa, interpretado por un soberbio Geoffrey Rush. Y como las opiniones de Jack están muy vistas, que me encanta también, pero prefiero ser algo más original y hablar por primera vez de un villano que si bien no tiene tantísimas frases que han pasado a la posteridad, también tiene su miga.

18 de diciembre de 2014

Arrugas (2011): Crítica


Hoy ha sido ya mi último día de clase y, salvo un examen, no hemos hecho gran cosa; bueno, realmente no hemos hecho prácticamente nada en toda la semana, con eso de que los profesores no querían empezar temario, así que una de ellos nos ha puesto la película de Arrugas, con el tema de que está relacionado con los estudios que estamos cursando. Y me ha encantado, es tan bonita como imaginaba y me ha hecho en más de una ocasión que se me saltaran las lágrimas.

Yo ya había oído y visto algo de esta película española en la televisión, con eso de que también se había llevado dos Goya en el 2012 al Mejor Guión Adaptado (pues está basada en un cómic de Paco Roca) y a la Mejor Película de Animación. 


Saga Legado (Eragon, Eldest, Brisingr, Legado) - Christopher Paolini


Estos meses atrás me he estado leyendo los cuatro libros que componen la saga de Inheritance (Legado en español) de Christopher Paolini, una larga historia que empezó a escribir con tan sólo 15 años por puro hobby sin imaginar que acabaría cogiendo la suficiente confianza como para que acaba vendiendo miles de copias por todo el mundo.

Los libros los conocí gracias a la película que se estrenó en 2006, aunque no la vi según salió si no años más tarde tras leerme el primer libro, que me lo compré en un ataque impulsivo en uno de mis viajes con Krower y que empecé a leer en una playa tostándome al sol. Para el resto pasaron varios años más hasta que me los regaló Krower y yo misma decidí empezar a leérmelos porque eran los únicos libros de la estantería que no había leído. Por cierto, la película no tiene casi nada que ver con el libro, podría ser entretenida si olvidamos que se lo pasa por el mismo forro de ahí abajo.

¿De qué va la historia? Paolini nos sitúa en el mundo ficticio de Alagaëisa, donde antaño existían los Jinetes de Dragón, figuras que se encargaban de viajar a todos los rincones del mundo manteniendo la paz y la justicia, ahora extintos desde que uno de ellos, Galbatorix, asesinara al resto de sus compañeros y se proclamara rey supremo de Alagaëisa, ostentando su poder con mano de hierro.
Eragon es un granjero de 16 años que un día, mientras caza en las montañas cercanas a su hogar, encuentra una piedra preciosa que piensa vender a cambio de comida para que su familia pueda superar el duro invierno. Pero entonces la extraña gema se abre y de su interior saldrá un dragón, que quedará vinculado a Eragorn  y que cambiará la vida del muchacho.
El resto de la historia nos cuenta cómo Eragorn y Saphira - esta dragona - comenzarán su viaje por el mundo para aprender lo que es ser Jinete y Dragón, porque son la única esperanza para derrocar al malvado Galbatorix.

¡Atención, contiene ciertos SPOILERS! Aunque he intentado que sean los menos posibles:
La verdad que el argumento en sí está bastante bien y los libros se hacen amenos y entretenidos, aunque para mi gusto, sobre todo en el tercero y cuarto, pecan de ser algo pesados con los politiqueos y las batallas. También el conjunto de los mismos me da la sensación de que inicialmente Paolini tenía ciertas ideas en la cabeza pero que finalmente evolucionaron en otra cosa. Quizá tenga que ver que tenía pensado que fuera una trilogía; y realmente lo es porque Legado, cuyo título verdadero es La Cripta de las Almas, es la segunda parte de Brisingr, pero decidió alargarla más porque no veía un final decente en tan poco tiempo.

Por otro lado algunas trayectorias de ciertos personajes me han parecido un tanto forzadas, como lo es la evolución de Roran, el primo de Eragon. ¿Cómo es posible que un simple granjero se convierta en un Schwarzenegger sólo que le cambias la ametralladora de turno por un martillo? A veces, de un modo bastante sobrado. Es decir, Eragorn también es granjero pero al menos recibe entrenamiento tanto en ese aspecto como en la magia (se puede decir además que lo lleva en la sangre), pero es que Roran no recibe nada si no que más bien parece surgir de manera espontánea. Ni qué decir tiene que de pronto sea un inteligentísimo estratega militar y un líder nato. No sé, creo que se ha pasado bastante en este punto.
También en cierto modo Arya le sigue de cerca, porque es verdad que es una elfa entrenada muy efectivamente y diestra en la batalla, pero es que al final realiza las mismas hazañas que Eragorn o incluso más, por lo que pienso que le resta importancia y protagonismo al héroe de la historia, que es él a fin de cuentas: le supera en combate físico, al ser elfa es también mejor con la magia... ¿por qué coño no la eligieron a ella como esperanza para cargarse a Galbatorix?
Aunque no comparto la opinión de Krower que es que todos los personajes son gilipollas a excepción de Eragorn, pues para él todos tienen telita y le manipulan dejándole como un pringado, es cierto que algunos personajes me han gustado más que otros, pienso que se podrían haber aprovechado mejor en algunos casos (Garzhvog o Ángela, que recuerde ahora) mientras que a otros se los ha dejado, literalmente, olvidados por ahí, como Trianna u Orik y cuando aparecen es de manera casi imperceptible o que te hace pensar "¡Anda, tú! Ya no me acordaba que existías".

En cuanto al último libro, que es el que me parece más mencionable, en mi opinión sobra más de la mitad. Como ya he dicho se ha explayado demasiado con las descripciones de las diferentes batallas y tomas de decisiones, mientras que luego los últimos capítulos parece como si los hubiera redactado aprisa y corriendo, detallando poco y yendo más al grano.
También como ya he dicho hay cosas que no terminan de cuadrarme, como es el hecho que Nasuada sea secuestrada, pues me parece absurdo cuando no cambia en absoluto los acontecimientos. O sea, el secuestro de Nasuada ha sido la excusa perfecta para salvar a Murthag porque como el propio Paolini decía, su idea inicial era matar a Murthag, pero que finalmente se lo desaconsejaron. Me parece bien que se deje aconsejar pero considero que un escritor es el que manda y si le da la gana matar a X personaje porque le hace ilusión, pues adelante. Porque que Nasuada esté secuestrada, repito, NO cambia nada. ¿Se enamoran además de la noche a la mañana? Él que se sepa no es que la odiara en especial, pero ella no paraba de decirle a Eragorn que le matara... y de pronto, como te mira con pena cuando te tortura ¿te enamoras de él? ¿Y Hrothgar, Oromis y Glaedr no le dieron pena? Bah, es que no sé... para que luego además acabe como acabe ese punto... sin comentarios.

Pero fijaos que realmente lo que es el final me ha gustado, al contrario de lo que opina Krower (menudo cabreo que tiene), porque me ha parecido bastante original en el sentido que se aleja a lo que normalmente suelen ser los finales. A pesar de que esto también ha sido una influencia externa lo que ha determinado el mismo según palabras de Paolini, quizá por eso a pesar de que me gusta a la vez me rechina un poco, porque lejos de querer desvelar qué ocurre exactamente para no spoilear masivamente yo lo interpreto como una obra inconclusa, que deja abierto el camino para una nueva novela. El propio autor desveló que había cogido tanto cariño al mundo que había creado que no descartaba, en un futuro indeterminado, que volviera a traerlo de vuelta.

... porque en serio, ¿dónde demonios meten el cinturón de Beloth el Sabio?
(Fin de SPOILERS)


En resumen, Legado me ha parecido entretenida de leer, emotiva en determinados aspectos y aburrida en otros, pero no ha sido ni será de esas obras que calan hondo en mí, quizá también porque creo que está dirigida a un público más juvenil que comienza ya a coquetear con las novelas de fantasía y ficción y no con alguien que ha leído ya muchas y mejores. Se nota la inexperiencia de Paolini en determinados momentos, es mejorable y además no parece nada claro que no vaya a haber alguna continuación en el futuro, lo que deja una extraña sensación de vacío.

8 de diciembre de 2014

(Especial) Personajes que más adoro de la ficción: Daenerys Targaryen


Primero quiero puntualizar que mi percepción de este personaje no es completa, debido principalmente a que no me he leído los libros de Canción de Hielo y Fuego y me he limitado a ver la serie de Juego de Tronos, aunque para mí ha sido más que suficiente para que esta muchacha esté en mi lista de personajes adorables de la ficción por muchas razones. Muchos son los que me han recomendado que no puedo perderme esos libros, sin embargo si los leo me gustaría que fuera en papel y tomármelo con bastante calma, pues son bastantes libros (ni siquiera está concluso el tema) y ciertamente voluminosos.


20 de octubre de 2014

[Crítica] Depredador: Captive (1998)



Siguiendo con el ciclo de cómics de Depredador le llegó el turno en mi lista de lectura a Predator: Captive (Cautivo) publicado en un sólo número por Dark Horse Comics en mayo de 1998.

La historia nos traslada a unas instalaciones de lo más guarrindongas donde un tal Falkner es testigo de lo que el millonario Tyler Stern ha conseguido crear con su dinero: ha recreado un ecosistema de manera  artificial y cerrado para albergar en su interior a un ejemplar de Depredador. A pesar de la soberbia del Sr. Stern (o más bien su obsesión) sobre lo que ha conseguido y sus ganas por aprender más del cazador, Falkner, quien conoce de sobra a la especie, le ha advertido que puede que el Depredador sepa más de lo que parece, que quizá el que está siendo estudiado es Stern por la criatura y que su proyecto no es viable por lo peligroso del espécimen que alberga en su interior.
Pronto veremos que sus advertencias no eran vanas pues el cazador se habrá cansado de seguir el juego y decidirá hacer lo que mejor se le da: matar.



A pesar que la historia, escrita por Gordon Rennie, me ha parecido más que interesante al igual que su desenlace pero no puedo decir lo mismo del dibujo de Dean Ormston, que no me ha parecido nada bonito, si no más bien... personal, con su propio estilo eso sí. Los humanos tienen el pase pero el Depredador... cuando le vi me pareció más un Superpredator como los que salen en la última película de la saga que a los originales. Me pareció otra criatura totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada a ver y eso hace que el cómic en cuestión me parezca fuera de lugar:



13 de octubre de 2014

[Crítica] Predator: 1718 (1996)



Supongo que si sois mega fans de la saga Depredador sabréis por donde van los tiros con semejante título. Os daré una pista: 1718 nos da una idea del argumento del cómic que os traigo hoy e incluso sobre la identidad del cazador que aparecerá en él. Aunque no es el número exacto que apareció en cierta película de Depredador sí es muy aproximado por razones lógicas.

¿Seguís sin caer? ¿Y si os hago recordar Depredador 2 de la cual escribí su correspondiente reseña no hace mucho por aquí? Iros al final de la peli, cuando Harrigan ya ha derrotado a City Hunter (o Ghost, como prefiráis) y han aparecido el resto de sus compañeros. El viejo Depredador le entrega un regalo como señal de respeto, esta pistola:


¡Ajá! Ahora sí, ¿verdad? Supongo que todos, cuando visteis esta imagen, pensasteis que el amigo era más viejo que Matusalén y acto seguido os pusisteis a imaginar cómo se habría ganado la pistola de marras. ¿Qué me imaginaba yo? Pues algo similar al resto de películas; el cazador mata a cierto número de personas de una ciudad y hay un humano que destaca y le hace frente. Finalmente entablan un duelo pero sale perdiendo el humano, por lo que Greyback recoge el arma como recuerdo de un combate épico.

Pues con Predator: 1718 publicado como número único por Dark Horse Comics en 1996 nos explican la historia y no se parece en nada a lo que había imaginado.

El tal Raphael Adolini (aunque nunca le nombran como tal) resulta ser un capitán pirata que vive un motín al no querer aceptar un tesoro que han robado a un hombre de Dios. Por ello sus tripulantes intentarán matarle pero en medio de la refriega se meterá un Depredador al que llaman "el Diablo" o "Ángel Dorado"... que no será otro que un Greyback más joven, cabe deducir.



No quiero spoilear lo que ocurre exactamente por si tenéis el cómic y queréis leerlo, pero sí tengo que comentar que Raphael se ganará el respeto de "Ángel Dorado", recibiendo el arma que a partir de entonces llevará consigo:


No sé si ésta era exactamente la idea que tenían los guionistas de Depredador 2 sobre el crear una historia a partir del hecho de la pistola con Harrigan sobre una época en la que no existieran las armas de hoy en día para luchar y que un Depredador se diera un garbeo por esa época.

Corto, sin apenas diálogos pero con un dibujo bastante bonito... me ha gustado, aunque como siempre me quedo con ganas de más, pero eso ya será para otro día y con otra historia diferente.

[Documental] Un espía entre pingüinos

Como siempre en la 2 podéis ver todos los días en la sección Grandes Documentales todo tipo de programas relacionados con la vida animal; en estos días han estado echando una serie que me ha gustado mucho por varios motivos que ahora expondré. En concreto se llama "Un espía entre pingüinos" y está realizada por la BBC. Consta de 3 episodios, cuyos enlaces os dejo al lado por si preferís verla, cosa que aconsejo:

- Episodio 1 - Viaje -- que muestra desde que los pingüinos llegan a sus zonas de reproducción hasta que nacen sus polluelos.
- Episodio 2 - Primeros Pasos -- en esta parte nos enseñan los progresos de los polluelos.
Episodio 3 - Creciendo -- en el tercer y último capítulo los jóvenes pingüinos terminarán de desarrollarse y tendrán que enfrentarse al reto que supone ser independiente.

En todos los capítulos se sigue bastante de cerca a tres especies diferentes de pingüinos: los Emperador, los Penacho Amarillo y los Pingüinos de Humboldt:

Pingüino Emperador, la especie más grande de pingüino del mundo que habita en la Antártida.

Pingüino de Penacho Amarillo, no confundir con su similar Macaroni (fíjate en las plumas amarillas)

Pingüino de Humboldt o Peruano, tristemente amenazado de extinción.


Lo más gracioso y a la vez innovador viene del sistema de alta tecnología robótica que se ha usado para grabar la mayoría de las imágenes, desde una perspectiva increíble.
En cada colonia los científicos han desplegado diferentes robots que imitan lo máximo posible a ejemplares de cada especie, armados con cámaras para grabar todo a su alrededor. Pero además se mueven y cuentan con mecanismos para incorporarse frente a caídas, algo que no les falta. Incluso son capaces de poner cámaras huevo que soltarán llegado el momento.
Esto no sólo se hace para conseguir nuevos puntos de vista sino también para minimizar el impacto emocional de los animales frente a un elemento extraño; queda probada su eficacia en más de una ocasión cuando algún pingüino intenta "ligarse" al robot de turno o incluso en el caso de una hembra de Penacho Amarillo que ataca a uno de los "espías" muerta de celos. Incluso alguno intentará incubar el una huevo-cámara y otra será secuestrada por un depredador.

Estas tres razas de pingüinos tienen pocas cosas en común aunque si comparten el amor y devoción por el cuidado de sus crías, siendo sus métodos y hábitats tan dispares entre sí.


Os recomiendo de verdad que veáis la serie de documentales porque se pasa volando al ser tan cortita y es que hay muchos momentos tiernos, graciosos y asombrosos sobre la vida de estas aves. De seguro que a más de uno os sorprenderá su resistencia ante las adversidades y su propia capacidad de supervivencia. Además, no me diréis que no son una cucada.




12 de octubre de 2014

[Crítica] Alien Vs. Predator: Duelo (1995)





Tenía abandonada esta sección y mira que tengo ganas de leerme los cómics pero siempre tengo otras cosas que hacer en el PC y no me pongo a ellos.

Presentado en dos números AVP: Duelo es una secuela de la miniserie Aliens vs Predator (series 1) de Dark Horse Comics. Es también la primera fuente oficial en la que aparece un Predalien, ya sabéis, un mestizo entre Xenomorfo y un Yautja. Hemos estado acostumbrados a ver Xenomorfos que salían de humanos pero nunca se había visto que salieran de un cazador, pero como hay combinación de ADN no hay que ser un lumbreras para saber que habrá diferencias entre ambos. Todos aquellos que visteis AVP: Réquiem ya las sabe, pero que sepáis que ya mucho antes en el mundo del cómic se planteó esta posibilidad. 
Decir que he tenido un problemilla con el archivo y es que el segundo número venía desordenado, por lo que me ha costado un poco pillar lo que ocurría al final.





El argumento de AVP: Duelo es muy sencillo y suficiente; un grupo de soldados llega hasta el planeta Ryushi al recibir una señal de auxilio de origen extraterrestre desde su superficie. Se trata de un planeta árido y caluroso, alejado de otros que poseen colonias humanas y con unos días relativamente largos (33 días terrestres) al poseer un sistema binario de estrellas.
Los soldados encontrarán la nave desde la cual se emite la señal y encontrarán a un superviviente, que resulta ser un Depredador. Como está inconsciente, deciden llevárselo pero pronto serán atacados por los Xenomorfos que hay en el lugar.





Pero cuando se liará parda de verdad será cuando del Depredador inconsciente salga un "bicho" y se inicie un ataque de otros Depredadores a los soldados por permitir que esto sucediese... aunque me ha parecido decente, hubiera molado un desarrollo más profundo de la trama, sobre todo porque creo que el Predalien lo merece.




No os quiero destripar más de la historia, pero digamos que al final habrá un duelo interesante con el Predalien y un final un tanto abierto, por otro lado. 

26 de septiembre de 2014

Museo Arqueológico Nacional (MAN) de Madrid


Desde que hace unos meses se me refrescara la memoria gracias a la tele sobre la existencia de determinados museos que me llaman la atención tenía muchas ganas de visitar alguno y este verano le tocó el turno al Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Por supuesto, me acompañó Krower, y tras algún que otro problema e indecisión por nuestra parte pudimos visitarlo durante unas cuantas horas.

La tarifa no es elevada, son 3€/persona, pero podréis disfrutar de la reducida (1,5€/persona) si acudís en grupos de más de 5 personas o si sois voluntariados culturales. Es más, la entrada es totalmente gratuita en determinadas fechas y circunstancias, si sois parados y todos los sábados a partir de las 14:00 h, pero esta última tiene el inconveniente de que el museo estará hasta las trancas de gente. Yo soy de esas personas que detestan las grandes aglomeraciones y que le gusta ir despacito y ver sin estorbos las cosas; mi consejo es que si sois igual de quisquillosos acudáis entre semana a este tipo de sitios, por la mañana si es posible. A Krower le pasa igual y por eso fuimos un día entre semana.

También os aviso que el sitio es bastante grande: son unas tres plantas, más la entreplanta y una réplica de las cuevas de Altamira que hay en el exterior. Por eso os recomiendo que vayáis con bastante tiempo, sobre todo si os gusta pararos mucho para mirar, porque es que no os dará tiempo: nosotros estuvimos unas 4 ó 5 horas y aún así nos faltó ver lo de Altamira y la entreplanta, eso sí, acabamos reventados de todo lo que andamos.


En general me ha gustado bastante todo lo que he visto, la manera en la cuál están expuestas las diferentes piezas y cómo está estructurada la exposición, basándose en la cronología histórica como método de ordenación y centrándose, por supuesto, en España, aunque también hay minisalas con algunas reliquias interesantes de otros países, como Egipto o Grecia. 
Se pueden encontrar multitud de leyendas, mapas y esquemas que ayudan mucho a asimilar la información de manera visual, además de algunos documentales emitidos en televisores que amplían y complementan lo expuesto de manera textual. Así expuestas tenemos multitud de etapas: prehistoria, protohistoria, la Hispania romana, mundo medieval, época moderna...


La gente del museo se atreven incluso a recomendarnos determinadas piezas en su folleto que podemos recoger a la entrada del edificio, junto con el mapa. 
Lo que no nos gustó mucho era el hecho de que no pudieras ponerte al lado de las piezas para echarte una foto, aunque es comprensible porque así se evitan atascos de gente. A pesar de algunas personas se fotografiaban pasándose las normas por donde querían y no recibían la correspondiente reprimenda nosotros no nos animamos. Tampoco se puede echar fotos con flash pero la verdad es que todo está suficientemente iluminado como para echar tomas decentes, de modo que no es un problema.

Si queréis más información, aquí os dejo la página oficial del Museo.













23 de septiembre de 2014

Aquellos maravillosos momentos: The Legacy of Kain Series


¡Estoy nostálgica! No sé por qué pero así es y hoy os traigo una de mis sagas favoritas, una que descubrí por casualidad y de la cual no esperaba que se fuera a convertir en una de esas que se ganan su hueco en el podio de lo mejorcito que he jugado.  
Quizá algunos de vosotros no la conozcáis a pesar de sus años, pero si os digo "Nosgoth" seguro que muchos pensáis automáticamente en el juego en fase Beta de Square Enix, donde nos metemos en arenas donde vampiros y humanos luchan a muerte. Si os digo que este juego está basado (ojo, que no se le considera dentro de la saga) en el universo presentado en Legacy of Kain (LOK) lo mismo ya no vais tan perdidos, sobre todo si habéis leído algo de la Background Story colgada en su blog oficial o si prestáis atención a lo que dicen las razas que controlamos. Porque Nosgoth es el mundo ficticio por donde se mueven los diferentes personajes de la saga de LOK.

Con Nosgoth es posible que Legacy of Kain renazca de sus cenizas.

Crystal Dynamics sería quien diera vida a esta historia, pasando por Eidos cuando ésta se hizo con su control y, finalmente como ya he dicho, recayendo los derechos para Square Enix al haber absorbido a la última compañía.


11 de septiembre de 2014

(Especial) Personajes que más adoro de la ficción: Yoshimitsu


Retomo la sección y me animo a compartir a un personaje del mundo de los videojuegos al que conozco desde hace un porrón de años y que no deja de gustarme a pesar de los continuos cambios que sufre en sus carnes. No lo confundáis con el Yoshimitsu que sale en Soul Calibur, pues es otro personaje diferente.
Si empecé la sección con la inteligentísima aunque problemática Lisbeth Salander la continúo con Yoshimitsu, también conocido como el ninja espacial cibernético, aunque este largo título tiene una explicación y no es del todo exacto, lo digo para que dejéis de fliparlo.

Me limitaré al contenido de los juegos y también comentaré algunas incoherencias en su historia que se pueden encontrar por internet si uno se aburre y se pone a buscar. 

Pero primero ¿cómo conocí a este tipo? Lo conocí a la vez que a la saga Tekken con una demo que tenía para la Playstation 1. Para los despistados, Tekken es un juego de lucha desarrollado por Namco y que cuenta con bastantes entregas hoy en día, pero que la primera de ellas vio la luz en 1994. En la demo te permitían sólo escoger a dos personajes, Eddy (cuyo similar es Christie Monteiro de la cual hablé por aquí, por cierto) y a Xiaoyu, ambos dos luchadores que siempre me pillo cuando hecho el vicio con gente.
Pero ya viendo la introducción había más luchadores que me llamaron la atención, en especial Yoshimitsu, con esa aparición a lo Predator con ese camuflaje óptico, una espada de luz a lo Star-Wars y unas pintas de lo más extrañas, pero ni siquiera tuve suerte que viniera como contrincante en la demo. Y como a mi padre los juegos de lucha no le gustan no me atrevía a pedirle uno para que me dijera que no dándome la brasa con la violencia (ya ves tú).

Tuve que esperar unos años hasta probar en casa de mi prima el Tekken Tag Tournament (TTT), donde estuve toda la tarde probando luchadores y aprendiendo a manejarlos, pero el primero que me pedí fue a Yoshimitsu para quitarme la curiosidad y, como pareja (en los Tag puedes cogerte a dos a la vez) cogí a Julia Chang porque me gustaba su look callejero, que luego se convertiría de mis luchadores favoritos a la hora de jugar.
Yoshimitsu me encantó, aunque me costó pillarle el truco y no en vano, pues está considerado uno de los personajes más difíciles de manejar pero que, una vez que se consigue dominar, se convierte en "una bestia de la naturaleza" como sugerían sus creadores. Si bien es cierto que es un poco sucio que use una espada en combates cuerpo a cuerpo, ya que su daño es brutalmente elevado cuando la clavas y es imposible de bloquear (sólo esquivar), estoy segura que más de uno os lo cogéis si habéis jugado... aunque yo en algunas partidas he jugado con la regla de "no vale usar la espada", algo que tampoco es un impedimento para ganar el combate.
Como curiosidad diré que mi madre, que ha jugado muchas veces conmigo a los Tekken sobre todo por la bolera, le cogió una manía impresionante por los gritos que suelta cuando ejecuta los ataques y por no ser capaz de pronunciar nunca bien su nombre, quedándose en lo más aproximado que articulaba en Fujitsu o Mitsubishi, pero una vez que le conté su historia cambió de parecer y le gustó el personaje.

Decir que Yoshimitsu es de los luchadores más misteriosos de la saga Tekken (ahí reside parte de su encanto) y que es de los pocos que aparece en todos los títulos sin excepción siendo su distintivo el cambio radical de aspecto que sufre en cada entrega. En el manual de TTT aparecían datos nuevos de los personajes pero en el caso de él eran más reservados: tanto el nombre real, como la nacionalidad (aunque se especifica como japonesa de manera inicial) y la edad figuran como desconocidas, aunque leí en la wikipedia que se ha acabado sabiendo que nació en junio de 1959, pero como no lo he visto confirmado en ningún sitio no doy mucha credibilidad, aunque sí que es cierto que al menos ronda los cincuenta por el tema de los años de diferencia entre los torneos. Por otro lado, sí detallaban  su grupo sanguíneo como O, su estatura de 1,78 m. y sus 63 Kg. de peso.
Incluso su sexo era tema de debate al inicio de la saga pues no estaba nada claro hasta Tekken 2, donde pudimos ver claramente que es un varón. Nunca jamás se ha visto su rostro, siendo precisamente en esta entrega donde más se dejaba ver del mismo, como su cuello, mentón y parte de la boca.

Yoshimitsu en Tekken 1. Podría tratarse de una mujer, pero no.

Su rol es el de líder del clan ninja Manji, aunque esto resulta un tanto confuso:  sus estilos de lucha son el Ninjutsu, el Kenjutsu y la danza Kabuki (al estilo Manji, según el manual) pero al portar armadura y regirse por el Bushido más parece un guerrero Samurai, aunque a veces sus métodos no sean muy ortodoxos. Esto no quita que sea alguien con un sentido alto del honor como demuestra el motivo de que se ofendiera por las acciones de Ganryu en Tekken 2.
Pero el motivo por el que me cae genial es porque se dedica a ayudar a los pobres y a luchar contra la opresión. Digamos que la expresión "el fin justifica los medios" le viene como anillo al dedo. Y fíjate que viendo su aspecto nadie lo diría; éste es tan extraño que ahí es de donde viene el apodo de "ninja espacial":

El contraste entre su aspecto y sus acciones es una de las cosas que más mola de Yoshimitsu.

En más de una ocasión los Manji se han dedicado a robar a los ricos, los tramposos o los ilegales para repartir ese dinero entre la gente necesitada, como podéis ver al final de la cinemática del Tekken 1, donde Yoshimitsu arroja el dinero robado del torneo a las familias humildes. Podríamos decir tranquilamente que estamos ante un Robin Hood moderno:


Es precisamente en uno de estos hurtos, en concreto el de los laboratorios del Dr. Bosconovitch cuando pierde su brazo izquierdo. A pesar de todo, el Dr. le ayuda a escapar y, es más, le injerta un brazo mecánico para sustituir el suyo perdido, lo que además le aumentaba los movimientos de combate. Ésta operación es la que completa el apodo de "ninja espacial cibernético".


Este episodio de su vida es realmente importante porque por este motivo se inicia la relación de amistad con el científico, pues Yoshimitsu le dice agradecido que siempre que necesite ayuda acuda a él. Su participación en el Tekken 2 no era por otra causa que para rescatar al viejo profesor de la corporación Mishima, pues le habían secuestrado para obligarle a trabajar en sus proyectos en contra de su voluntad. También su presencia en Tekken 3 es debida al viejo, pues éste necesita la sangre del jefe final Ogre para poder curarse de una extraña enfermedad.
La bondad de ambos personajes no acaba aquí, si no fijaos que en Tekken 4 ayudan a Bryan Fury a pesar de que éste fuera enviado en el Tekken 3 por el Dr. Abel para asesinarles a ambos, pues Abel sabía que para cargarse a su rival tendría que quitarse primero a Yoshimitsu de en medio.
La putada es que, a pesar de que gracias a ambos Fury salva su vida, éste matará a los Manji, destruirá el laboratorio y dejará mal parado al Dr. Bosconovitch. Obviamente el buen rollo de Yoshimitsu se desvanece y sólo buscará matar a Bryan Fury a partir de entonces.

Hasta aquí me estaba gustando más o menos la trayectoria de los acontecimientos del personaje, aunque contaba conque en Tekken 5 sabríamos qué iba a pasar, pero dependía del final que vieras. Cuando sacaron Tekken 6 ambos luchadores son seleccionables, de modo que ya pude comprobar que Yoshimitsu no había cumplido aún su venganza. ¡Y lo que es peor! Nos dejan con las ganas porque en esa entrega su espada (que resulta que está maldita) amenaza con perder su poder y volverle loco si no se pone a matar a los malhechores durante bastante tiempo... en este juego además cambiaron su estilo de lucha aún más que en el 5 al incorporarle una nueva espada llamada Fumaken, lo que potenciaba aún más la dificultad para controlarle.


Y para terminar me gustaría señalar:


- No sé qué cómic será y si está supervisado por Namco, pero me gustaría mucho saber por qué le otorgan la culpabilidad a Kunimitsu  de la pérdida de su mano si la perdió en el asalto al laboratorio del Dr. B y ella no estaba allí. Ésta mujer mola, pero fue expulsada del clan antes del Tekken 1 por robar dinero de las arcas. Es más, tras el Tekken 1 estaba escondida hasta el Tekken 2 y aquí se presenta sólo para robarle la espada a Yoshimitsu, cosa que no consigue al ser derrotada por este. Después de eso, nada se sabe de ella. ¿Entonces qué es esto?

- Una aclaración respecto a cibernético es que en muchos lugares se afirma que Yoshimitsu es un ciborg, como podría serlo Bryan Fury, porque se dice que por culpa de la maldición de su espada tiene que ir mecanizando cada vez más partes de su cuerpo... en ningún momento nos lo aclaran en los juegos, pero creo que es una confusión. Creo que de mecánico sólo tiene el brazo y que todo se debe a sus armaduras; de hecho en TTT si elegís para la bolera veréis que su visión parece la de un androide aunque también es cierto que eso de duplicarse y teletransportarse es realmente mosqueante...
No queda muy claro pues, pero teniendo en cuenta que también se cuestionaba su especie y permanece como "humano" daremos por sentado que así es.

- De todos los looks que ha lucido en cada entrega (dos por cada una) me quedo con las anteriores a Tekken 5, especialmente con Tekken 2 y 3. Ya en Tekken 5 y 6 me van gustando cada vez menos, aunque esto se aplica a casi todos los personajes. Lo mismo puedo decir de la voz, la mejor sin duda es la que sale en Tekken 3, pues a partir de esta entrega le han cambiado al tío que le dobla varias veces.

- ¡Quiero saber qué pasa con él y Bryan! No me gustaría que ninguno de los dos muriese (así es) aunque Yoshimitsu es más probable que se lo acaben cargando teniendo en cuenta el ritual Manji de que cuando se elige un nuevo líder el antiguo cede su espada al nuevo y es sacrificado de manera ritual, supongo que mediante Seppuku (Harakiri).


Para terminar os dejo un vídeo donde juego al Tekken Tag Tournament con Yoshimitsu y Julia Chang, para que os hagáis una idea de su estilo de lucha en esa época:


Y lo que ha cambiado en Tekken 6, aunque la calidad no sea muy buena:



 ¿Habéis jugado a Tekken? ¿Qué opinión tenéis de Yoshimitsu?

31 de agosto de 2014

Aquellos maravillosos momentos: Inicios con la NES y Supervision 76-in-1


Voy a alejarme aún más en la línea de tiempo y voy a remontarme a casi mis inicios en el mundo de las consolas que, a diferencia de muchos, tuvo lugar con tan sólo una consola durante muchísimos años, hasta que me compré la Playstation 1. Yo no he sido de éstos que han tenido prácticamente todas las consolas del mercado porque mis padres siempre han pensado que con una basta, sobre todo teniendo en cuenta que el primer cartucho que tuve para la NES, mi primera consola, tenía un total de 76 juegos arcade, algunos mejores que otros y algunos que no funcionaban a la primera y tenía que insistir a entrar y reiniciar la consola hasta que arrancaba, pero sin duda una fuente ilimitada de vicio. Aquí tenéis la lista al completo: LISTADO.

Sin duda éste ha sido el cartucho que más he usado y al cual más he jugado de los pocos que tengo para la NES debido a la cantidad de juegos que contiene y tan variaditos. Fijaos si lo usábamos que se tiró años sin ser sacado de la consola hasta que me compraron el siguiente juego que era el Super Mario Bros 3, del que sin duda hablaré por aquí en otra ocasión.

La consola, todos los cartuchos (el de 76 es el segundo de la izq.) y dos de los mandos que tengo.

Me la compraron una tarde de invierno, juraría porque me suena que era de noche, cuando yo tenía unos 5 ó 6 años, no lo recuerdo exactamente, en una tienda bastante grande y conocida de electrónica de mi localidad llamada Sonysimo. No recuerdo qué les impulsó a mis padres comprarla aparte quizá de su amor por los juegos como Pong, Breakout, Space Invaders, Pacman y otros tantos a los cuales habían jugado algunas veces en las recreativas. El caso es que pillaron la NES con dos mandos y el cartucho ya mencionado; con el tiempo iríamos ampliando el número de mandos y de cartuchos, pero no penséis de un modo exagerado porque no.
Por aquel entonces, en este cuarto donde tengo el ordenador (ya que no está en el mío propio) teníamos en su lugar una tele pequeña que he conservado hasta este año y un vídeo que usaba yo a menudo para ver pelis por las tardes y aquí fue a parar la consola. En este sitio es donde empecé yo mi vicio con los juegos y donde pasé tantas horas dándole a las teclas de los mandos, a veces sola y a veces con mis padres... porque sí, claro, ya se ve que ellos iban a jugar y tenían hasta sus piques con ciertos juegos a los que nunca podían dejar de jugar.

Arkanoid, Super Mario Bros, Galaza, Abeille, Pinball, Tetris, Balloon Fight, Donkey Kong, Excite Bike, Circus Charlie, Pacman, Mag Max, Ice Climber, Wrecking Crew, Joust (favorito de Entomomatico), Nuts & Milk,  ... y podría seguir, eran de mis favoritos y con los que más solía jugar con mi madre y con mi padre, el último sobre todo a los juegos espaciales (Abeille, Gallaza) y con mi madre los de plataformas (Super Mario, Ballon Fight) o del tipo de Tetris, Arkanoid y Pinball, aunque vamos, tampoco es que no jugáramos a más cosas pero nunca faltaba en la ronda de vicio esos juegos.
Luego ellos, a manera personal, siempre finalizaban con una partida al Star Juster, que es una versión del Space Invaders que incluye casitas que puedes usar como parapeto, juego que a mi de pequeña, no sé por qué, detestaba y que prefería verles jugar a ellos que hacerlo yo. Creo que era porque mi madre no paraba de preguntarme por qué me cargaba las casas para disparar si me mataban y porque se me hacía muy lento, aunque luego con los años le he cogido el gustito y he de defender mi estrategia de destrozar a veces las barreras de protección.



¡Cuántas risas, cuántos piques y cuántos mosqueos y amenazas! A veces me frustraba tanto que vociferaba no sé qué cosas en voz alta (no podía decir tacos y no lo hacía) y eso hizo que un día mi padre se hartara y me la desconectara, metiéndola en su armario y diciéndome que me podía olvidar de ella, por mucho que le suplicase que sería buena y que no metería ruido. Como no me hizo caso, desesperada, me colé a hurtadillas en su cuarto, abrí el armario y me puse a sacarla de ahí aún sin saber cómo me las iba a apañar para enchufarla y sintonizarla con la tele, algo que a esas edades se me hacía bastante lioso. No llegué a afrontar el reto porque mi padre me pilló, literalmente, con "las manos en la masa" y yo me quedaba como una tonta totalmente inmóvil por la cazada y no queriendo enfadar a mi padre. No sólo me regañó sino que metió la consola en el armario de nuevo, quitó la llave y me echó del cuarto, asomándose continuamente por si se me volvía a ocurrir asomarme por ahí... cosa que ya no hice y que al final, con paciencia, hizo que me la devolviera a su lugar.


Las mejores partidas eran sin duda con mi madre dando igual la época, porque hasta la fecha alguna vez conecto la NES y seguimos echando alguna partida a sus favoritos. Con el que más disfruto yo es con el Balloon Fight, un juego donde cada jugador maneja a un hombrecillo con dos globos en la cabeza que vuela para pinchar los globos de unos pájaros que vuelan por todo el escenario, afrontando una serie de peligros como son un pez insaciable en el lago o los dichosos rayitos random que matan de un toque al personaje. Mi madre es de las que gesticulan mucho jugando, mueve el mando a los lados metiéndotelo en la cara pensando que así girará más el personaje, grita y tal, así que os podéis hacer una idea de la que se monta, sobre todo cuando la pinchan o está cerca de la muerte en el lago, porque no sé por qué no es capaz de remontarse y se va hasta el fondo mientras ahoga grititos de "Aaayyy, aayyyy... ¡aaayyyy!".
Pero lo mejor es la fase del bonus porque en ella no hay enemigos, tan sólo 20 globos que van saliendo de diferentes tuberías y que hay que coger para recibir una bonificación extra al reunirlos todos, teniendo que cooperar ambos jugadores. La cosa es que aquí es la única fase en la que puedes pincharte los globos y no morir al caer y ya, por costumbre, no nos limitamos a cogerlos si no que intentamos pincharnos entre nosotras. La verdad que fui yo quien inició eso al resultarme divertida la perorata que suelta mi madre, los pellizcos que se pone a darme mientras se desternilla de la risa y sus esfuerzos inútiles por escapar de mis garras. Pero ¡eh! que no soy tan traviesa, que siempre la doy consejos y le digo trucos para conseguir más vuelo o hacer determinadas acrobacias y no sólo en este si no en todos los juegos, porque tienen su toque oculto que sólo descubres al curtirte tras largas horas de vicio.
Sólo diré que con éste juego estuve una vez tantísimo rato sin morir que acabé pasando de sobra el marcador máximo de puntos (el máximo eran 999.999 puntos, cantidad que una vez rebasada permanece estática y se reinicia el contador personal) y aún así estuve un bueeeen rato siguiendo con él pero que acabé dejando ya por pereza y porque me dieron las horas de comer. Jamás he vuelto a reunir las ganas de intentarlo de nuevo, pero esa fue mi partida perfecta. Ya sabéis que los arcade tienen una alta dificultad que va creciendo hasta un máximo, manteniéndose constante a partir de ese punto.


Con mi padre también he compartido buenos momentos con los juegos de las moscas (Gallaza) y las abejas (Abeille) intentando siempre entre los dos conseguirnos las máximas puntuaciones, el 100%  de los bonus y llegar a la máxima fase posible, cosa bastante difícil. Y no os penséis que mi padre era malo, al contrario, al principio me superaba pero con el paso de los años acabó perdiendo fuelle por no jugar pero aún así se mantenía bastante bien. Eran sus favoritos junto con el de los marcianitos, Super Mario Bros y, en menor medida, Pacman y Lunar Ball, de modo que siempre si le entraban ganas de jugar se decidía entre estos principalmente.
La pena es que, por ciertas condiciones de salud, ya no puede jugar a la consola como antes y es más, él mismo nunca tiene ganas y se conforma con dejarnos a mi madre y a mí jugando y el mirando a ratos o ni eso. Ahí se jubiló un buen contrincante (xD).


Podría seguir contándoos bastantes anécdotas pero entonces jamás acabaría la entrada y hablaros de más juegos que ni he comentado (Battle City, City Conection, Millipecle, Macross, Formation Z, B-Winges,  Pengun Adventure, Karateka, Burguer Time, Bomber Man, etc ) y lo único que quiero dejar patente es que la NES me despierta unos recuerdos bestiales de la niñez y que, a pesar de lo antiguos y feos que puedan parecerles a las nuevas generaciones de gamers, son SEÑORES JUEGOS (en mayúscula) y que siempre tendrán un huequito en mi corazón. Y que, si consiguiera que la capturadora me pillara la NES, grabaría y subiría al canal sin ninguna duda.

30 de agosto de 2014

Aquellos maravillosos momentos - Crash Bandicoot: Warped






¡Muy buenas a todos! Tras verme el gameplay de un youtuber llamado Alexelcapo al que sigo de vez en cuando (no mucho porque ya no mola como antes, pero cuando sube los juegos de mi corazón hago la excepción) me ha entrado un monazo tremendo de hablar de este juego, teniendo además abandonada la sección que nació como una idea de SAeNcSA, el cual también la tiene cogiendo telarañas y aprovecho desde aquí (porque sé que lo estarás leyendo, pillín) que te animes y compartas otra hilarante reseña sobre algún juego de tu infancia.

Pues el susodicho juego se trata, como ya habéis podido deducir con vuestros poderes detectivescos, Crash Bandicoot: Warped, el tercer y último título de la saga - olvidad Crash Team Racing, porque es un juego de carreras y no un plataformas, aunque me encanta y ya hablaré de él por aquí - que creó Naugthy Dog. Ya hablé por aquí de los maravillosos momentos con Crash Twin Sanity, pero eso ya es trabajo de Sierra y es el único que se libra de la falta de interés en el resto de títulos, aunque también jugué a Crash: Lucha de Titanes y a Crash: Guerra al Coco-Maníaco que, si bien no están tan mal como el Crash: Wrath of Cortex no llegan al nivel de los anteriormente mencionados.

Bueno, me pongo al lío que si no os aburro. ¿Cómo tomé contacto con Crash Bandicoot? Pues precisamente Crash Bandicoot: Warped fue el primer juego de la saga al que jugué, uno de los títulos que me encontré un día al volver del colegio encima de mi escritorio grabados por un ex-compañero de curro de mi padre que se dedicaba a estas cosillas en sus ratos libres.

¡Me encantó el jueguecito desde el primer momento! Me recordaba mucho a mi amado Mario con el tema de tener que coger manzanitas para tener vidas y romper cajitas, porque el plataformeo era un tanto diferente y desde otra perspectiva. Encima tenía un gran sentido del humor, algo que a mí me enamora enseguida y pronto me empecé a pegar tales viciadas que no sé ni cómo no se quemaba la consola de tanta caña. Sin embargo encontré, como en todo título que se precie, mi gran némesis, mi espinita clavada que me tuvo un tiempo sin ganas de jugarlo por no poder seguir avanzando.
Veréis, el juego trata de que el archienemigo (y a la vez, creador de Crash y su hermana Coco) el Dr. Cortex, junto con la máscara mala Uka-Uka, empiezan a usar una máquina del tiempo para viajar a diferentes eras y cambiar la historia para hacer a Cortex como el jefazo del mundo. Crash y Coco, alertados por la máscara buena (y hermana de la mala) Aku-Aku se ponen manos a la obra para frenar los planes del malvado doctor y sus secuaces.
Precisamente uno de ellos resultó ser esa espinita de la cual he hablado más arriba y no es otro que el Dr. N. Tropy (o el doble del genio de Aladdín, como prefiráis, creador por otra parte de la máquina del tiempo) y es que este combate, a pesar de tener una mecánica sencilla, se me estuvo atascando durante muchísimo tiempo, llegando a ser realmente frustrante. 


En esa época habíamos retomado contacto con el único tío que tengo por parte de madre y su hijo, el cual resultó ser todo un viciao como yo a los juegos; la diferencia es que yo me tomaba la coca-cola en vasos (no más de tres al día) mientras que el se las bebía en botella (que caía una al día seguro), la bebida por excelencia para acompañar al vicio. Mientras los adultos hablaban de sus temas mi primo y yo nos metíamos en mi cuarto, enchufábamos la consola y así nos pusimos a jugar a muchos juegos que compartíamos: Metal Gear Solid, los Oddworld, Star Wars: The Phantom Menace... y este Crash. Él en ese momento se iba más adelantado que yo y me pasó al Dr. Tropy en un abrir y cerrar de ojos; si mal no recuerdo se iba por el jefe final, Cortex y le metió mucha caña para llegar hasta ahí e intentar pasárselo en mi casa, alternando el mando claro. En su ausencia, volví a pasarme todos los niveles y los jefes para poder afirmar que me lo había pasado yo también todo, eso sí.
La cosa es que cuando vences a Cortex te avisan que todavía quedan gemas y cristales por recoger y te dan el poder de Esprintar para poder hacerte las contrarrelojes hasta el máximo nivel, el platino, y así poder completarte el juego al 105% para desbloquear un final alternativo. Para ello tendrías que coger todos los cristales, todas las gemas (las incoloras y las coloras) y los trofeos en contrarreloj mínimo oro (zafiro, oro y platino). Con las gemas no hubo problema, pero conseguir el oro a veces y ya no digamos el platino era realmente jodido y sólo para expertos. Por lo tanto tuvimos aún muchas horas de vicio porque tanto mi primo como yo íbamos a por todas y pronto comenzaron piques amistosos sobre quién se hacía antes cuál contrarreloj y también echadas de cable en determinadas áreas, pues a veces fallaba yo y a veces fallaba él pero al jugar en nuestras opuestas partidas así nos ayudábamos a conseguirlo. 

Recuerdo particularmente una tarde en mi casa que gastamos enterita en intentar conseguir dos de los trofeos de platino que más nos costaban: los de las murallas chinas. Intentando una y otra vez ambos, incontables pasadas de mando cada vez que fallábamos, pues el mínimo error significaba el fracaso de la misión. Mi primo se fue sin que tuviéramos éxito y entonces, me dio un algo que me resistía apagar la consola, así que tomé el mando y lo intenté una vez más... y me hice con el platino a la primera en la primera muralla. Increíblemente asombrada, se me infló el ánimo y me fui a la segunda pantalla de la muralla, lo intenté una vez... y platino al bolsillo. Recuerdo habérselo dicho a mi primo y que éste no se lo creyera y, cuando pudo volver a mi casa, le mostré orgullosa mis tiempos, con lo cual me aseguró que ahora se sentía obligado a conseguirlo para poder igualarme... todo muy amistosamente, claro.

Platino en la primera muralla. Parece fácil pero no lo es, os lo aseguro.


Si tenéis curiosidad diré que no recuerdo si él consiguió o no alcanzar el 105%, aunque creo que sí, porque yo también acabé consiguiéndolo, si bien salvo cinco casos en los que me quedé con el oro (en las acuáticas seguro, y lo más probable que las del avión), me alcé con el platino en todas las áreas.


Pero este juego también me hace recordar el trolleo que le hice a una niña que era hija de unos amigos de mi tío. Era más pequeña que mi primo y yo (que tuviéramos unos 14 años y ella unos 10 u 11) pero eso no la impedía ser una consentida y de éstas que buscan salirse siempre con la suya a base de protestar a los padres de los demás, que es lo que hacía cuando mi primo no la dejaba tocar la consola porque me comentó que casi le jode un disco una vez y mi tío venía realmente mosqueado porque mi primo se pasaba el día dándole al tema de la consola. Mi primo t, por éstas y otras cosas, la tenía una tirria bastante especial. 

Pero un fin de semana que pasamos en el chalet que tenía mi tío por aquella época mi primo salió con sus amigos y yo me quedé con la niña en casa (más adultos) y nos pusimos a echar partidas a juegos sueltos, en los cuales ella acaparaba el mando y a mi no me dejaba casi probarlo. Jugábamos también a los juegos que ella quería, que yo no conocía y moría casi en el acto o no me gustaban y ella se ponía a jugar durante bastante tiempo con las reglas de turnos que más la favorecían a ella.
Al final conseguí ponerle el Crash porque, aparte de que sabía que la iba a gustar, me estaba vengando un poquito de ella por cotillearle cosas a mi primo cuando él no estaba y por no dejarme jugar con el típico "no así no, es así" y quitada del mando en mi turno. Le expliqué cómo iban los controles como una buena chica y le dije "Mira, empezamos con 5 vidas. Como es un juego en el que te matas con una de pipas, los turnos serán de las vidas que tengas. Si coges 100 manzanas tienes una vida, más las sueltas por el mapa, así que no será difícil que el marcador suba a toda leche.." así la fui explicando todo el funcionamiento, de modo que muy cabrona no fui.
Eso sí, en la parte de la muralla, le dije que si usaba cuadrado iría más rápido y ella, como tonta, se puso a intentar pasarse la muralla de ese modo sin sabérsela, por lo cual se le fundieron las vidas echando hostias. Malignamente triunfante, le tomé el mando y me puse a viciarme y a coger vidas como una descosida y, como me lo tenía más que calculado el juego, no me mataban ni una sola vez. De hecho, fue matarme una vez y saltar exigiéndome el mando inmediatamente, a lo que yo la contesté:
- "No; te dije que los turnos eran todas las vidas que tuvieras. Tú te has matado antes unas siete veces y te he dejado jugar hasta que te has quedado sin vidas. Tu turno acabó ahí y empezó el mío. Sólo me he matado una vez, pero tengo muchas más vidas. Sigue siendo mi turno y, por tanto, el mando es mío". 
- "Pero no vale, tú tienes muchas vidas".
- "Porque he ido cogiendo todas las manzanas. Si tú te has dejado muchas por pereza, no es mi culpa, ya te avisé cómo funcionaba esto".
Me guardé que mi trampa fue la muralla, pero no tengo la culpa si ella no fue lista y pensó que mejor la pasaba andando que no trotando como si el tigre tuviera celo.

Y adivinad... que la niña pronto se cansó y se fue a buscar a mi madre diciéndola que no la dejaba jugar, algo con lo que ya contaba yo y frente a lo cual nada podría hacer.

¡Quiero jugaaaaaaarrrrr y no me dejaaaannnn! - Así era esa peque.

Mi madre me miró significativamente porque sabía lo plasta que era la niña y me dijo que la dejara jugar pero sin insistir mucho y pirándose enseguida. A regañadientes la dejé, me pulió en cuestión de segundos las diecitantas vidas que había conseguido. Pero no me importó, el mono de Play se había estado sustituyendo por otro... me fui a jugar a los dardos, que mi tío tenía una máquina trucada y ahí la dejé, aunque luego vino a buscarme para ver si jugaba con ella, pero se tuvo que volver sola porque yo acababa de empezar un 501 con mi madre y la madre de esta niña. Menudo vicio me eché pa'l body.

Para la hora de cenar llegó mi primo, la hizo esfumarse de una manera muy grosera  y así pudimos recuperar la consola, poniendo el "Star Wars: The Phantom Menace" que era otro juego con el que también estábamos los dos bastante enviciados por el tema de la peli... con las correspondientes idas y venidas de adultos con la niña detrás para que la dejáramos jugar, pero mi primo y yo hacíamos, malignamente, que se matara dándole consejos y órdenes erróneas para luego reírnos entre nosotros por tomarla el pelo de una manera tan fácil.


En fin, que esos son los recuerdos felices y ya muy borrosos que tengo con el Crash Bandicoot: Warped como protagonista. ¿Vosotros habéis jugado? ¿Os gustó tanto como a mí como para completarlo al 105%? ¿Qué recuerdos os hace florecer en vuestra mente? Por mi parte, me despido del todo dejándoos con lo mejor del juego:

El baile que todos imitamos, seguro, al hacernos hacernos con los platinos.